Ir al contenido principal

DOS PUNTOS






La Señorita Susana dicta:

-Redacción, dos puntos, Día de paseo.
Pienso, pienso...rumeo ideas con la punta del lápiz en la boca, veo por detrás del árbol al chico que me gusta, empiezo a escribir, me mira, creo que no se anima a acercarse, uy, está re lindo y yo debo estar re colorada, se va a dar cuenta...pero que se acerque...ahí viene. ¿Qué hago? ¿Qué digo?...nada, yo no tengo que decirle...Gracias, le digo, me dio un caramelo, de los que me gustan a mí. Después me agarra de la mano y me invita a que nos sentemos debajo del árbol, me cuenta que del otro lado del río está la casa de Don Funes, que tenemos que tener cuidado si lo vemos que se acerca por que dicen que es un hombre muy malo. Me hago la que me da miedo y me acerco para tocarlo, estoy intrigada por saber si su piel es suavecita como me la imagino. Si, es bien lisa. Me gusta y ahora lo veo, está colorado, su cara parece una manzana. Me quedo quieta y entonces el se anima a tocarme la rodilla, seguro que el también quiere saber si yo soy suave, y yo siento que su mano lo es. Pero pienso que si toca mi cara será mejor, justo me pregunta si puede tocarme la nariz para saber si es tan fría como la de él. Es que es invierno, pienso, los dos debemos tener la nariz fria.


La Señorita Susana se asoma sobre mi hoja, lee, me la quita y sin disimulo me dice que eso está todo mal, que debo contar un día de paseo.


La foto es mía.

Comentarios

  1. La señorita Susana murió hace tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo te hubiera puesto una excelente nota.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Magah. Recordaba la escena en que el maestro de Pinky ( The Wall) se burla en público de el cuando le saca la hoja con las letras de canciones que escribia.
    Toro tiene razón....¿ será igual ahora?. Muy bueno. Beso.

    ResponderEliminar
  4. La Srta Susana se muere, pero de envidia.

    Beso grande, Maga-h-

    SIL

    ResponderEliminar
  5. Qué cosa la Seño! No entendía nada de paseos. bueno ahora podes seguir escribiendo la historia, ya sos grande1
    besoo

    ResponderEliminar
  6. Claro! habría que ver qué ideas tenía la Señorita con respecto a un día de paseo!!
    Porque ese paseo Magah pintaba de lo mejor :)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Se incomodó la señorita, imaginando el devenir de ese paseo.

    ResponderEliminar
  8. Qué ternurita! Ahora que ya no se toma dictado ni se pide redacción. Con que armen una oración con sujeto y predicado sin k en lugar de c y sin Q' me conformo... Si escriben esto, a la bandera de una!
    Lindo post Magah!

    ResponderEliminar
  9. ahh, ya de chiquita venía la cosa... pobre susana, qué le habrá pasado por la cabeza, no?, quizás al leer lo que pasaba por la tuya se le hizo intolerable darse cuenta que por la de ella no pasaba nada. Qué triste. Qué linda historia, me encantó magah!!!!

    ResponderEliminar
  10. Fue un verdadero paseo por la costa del río, sentados bajo ese añoso eucalipto y pensando que esa piel es tan suave como la imaginaste.
    La seño no entiende nada, o prefiere olvidar que alguna vez salió a pasear también.

    ResponderEliminar
  11. Cuantas señoritas Susanas ven que ese paseo que vos describis como algo pecaminoso hay en este mundo.
    No hay nada mejor en la inocencia de un niño que justamente descubrir sentimientos sin dobles intenciones.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. La señorita Susana Castradora desconoce el buen paseo y lo más triste es que nunca un chico le regaló un caramelo

    Besooo Magahita
    Saudades

    Estercita

    ResponderEliminar
  13. suerte el cartel avisador. la señorita Susana se ha derrumbado sobre la ilusión lisita de su hoja, suerte que tu imaginación te había sacado de allí.

    qué dulcitas letras! que bellas fotos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Cuánta ternura! Me he dado cuenta de que cuando nos gusta alguien, todas las composiciones son sobre el mismo tema. Celebro el derrumbe.

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
  15. Ocurre que la señorita Susana no sabe pasear como dios manda.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. me encanto, besitos con cariño desde México.
    chao

    ResponderEliminar
  17. Es un relato muy tierno.

    Muy humano. Me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Que mejor paseo que el que empieza en la rodilla!

    ResponderEliminar
  19. ¿Ves por qué la escuela atrofia la imaginación?

    Un abrazo Magah.

    ResponderEliminar
  20. Que ingenuidad y a la vez cuanto despertar de tantas emociones. Como uno busca, desde temprano, desde siempre, ese contacto especial, eso... esta expresado en ese "paseo" tan lindo. Paseo por la intriga, la sensualidad, el fluir de la consciencia de esa chica, el encontrar un poco de mujer en todo eso.
    Me encanto.
    Beso!

    ResponderEliminar
  21. La señorita Susana se acordó de otros tiempos olvidados y quizas le dio un poco de cosa...nada que la lleve a pensar de algo que dejó atrás!

    un beso

    ResponderEliminar
  22. ¿Señorita Susana? Ah, sí, me acuerdo perfectamente de ella. Se hacía llamar señorita Jacinta, para disimular, pero seguro que era la misma persona.

    Y también recuerdo que hubo un rebelde, uno de nosotros le hizo ciertas protestas delante de la clase, que ni respiraba.

    El año siguiente, no volvió, no sé qué sería de él. Quizá se escondió detrás de un árbol...

    ResponderEliminar
  23. desde luego, es que las Srtas. Susana de hoy en día se las saben todas..

    besos,

    ResponderEliminar
  24. Muy buena la foto y el cuento Magah! Las cosas que pueden pasar debajo de un árbol "que puede derrumbarse" no?

    ResponderEliminar
  25. Siempre hay una Señorita Susana que no nos deja contar nuestro día de paseo... Habitualmente nos obliga a contar SU día de paseo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico