Ir al contenido principal

Entradas

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…
Entradas recientes

LA CULPA ES DEL CHANCHO

Estoy borracha, bueno eso creo.
Si bien metí de manera correcta la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aún estoy bajo los efectos de una noche de excesos.
Entro y cierro la puerta con un golpe fuerte tras el cual también se va mi cuerpo tironeado por la inercia. Me incorporo con esfuerzo y me centro en mis pies, uno para adelante, después otro y así despacito, de a uno, me digo. Ahora estoy en el living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se van corriendo de un sitio a otro. Me causa gracia, me desconcentro de las pisadas y me detengo. Es una sensación extraña sentir que todo gira, y que cuando extiendo una mano para detener alguno de los objetos que se caen delante de mi nariz al piso, nunca llego a tiempo y todo se hace añicos, salvo, los que a escasos milímetros del piso cambian de dirección y vuelven a sus lugares, intactos. Son los menos, claro. El piso parece un campo minado y apenas puedo moverme, tengo mie…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

MENTOLMENTE

Comer pastillas de mentol sin azúcar. Tener un paquete siempre en el bolsillo. Olvidarlo a riesgo de un desbande de comida. Calmar la ansiedad, la voracidad, justo en ese momento en el que sedesea encender un cigarrillo para evitar una comilona. Pensar, en el preciso instante de desenvolver una pastilla y llevarla a la boca, que ese instante fatídico pasa. Pensar que todo pasa, y repetirlo tantas veces hasta la distracción, entonces, comprender que el momento ya pasó. Desdramatizarlo. Hasta que el deseo vuelve a aparecer en el momento menos esperado. Y esta vez la voluntad al servicio del desquicio mental y entonces respirar, respirar y respirar, buscar una pastilla de mentol sin azúcar, llevarla a la boca y pensar que todo va a pasar, y por fin pasa. Desdramatizar otra vez. Y otra vez ajustarse cuando el apetito voraz avanza, lento pero firme. Y desear una bocanada de humo para ahuyentarlo y no tener más que un paquete de pastillas para comer y para aspirar, para pasar esos segundos fun…

EL TREN

-No se asuste, yo la voy a tratar bien... no haga pucheros, ¿quiere? Sepa, mujer, que yo no hago esto todos los días, ¿eh?, pero a la final, acá estamos usted y yo, sentados frente a frente… Derechita, apóyese bien contra el respaldo del asiento, ¿quiere?... Mire, tenemos todo el tren para nosotros, el vagón desierto, hasta el guarda nos dio vía libre…ja ja, vía libre, eso es… vamos a poder elegir a dónde queremos viajar… ¿A dónde quiere ir usted?... No la escucho… ¿Qué?... Más fuerte y ¡sin llorisquear!... ¿a San Fernando, dice?...no, no, vamos a ir más lejos, iremos a Gobernador Garmendia… ¿A qué no sabe por dónde queda?... Queda en Tucumán, de donde yo vine hace una pila de años… ¿Siente?, el tren ya está en marcha… Mire qué linda se ve la ciudad iluminada desde la ventanilla… y a usted… las luces le adornan la cara y se pone re linda, así, llena de luces. ¿Sabe?, de noche tiene la piel más blanca, parece un relámpago cuando lo alumbra todo... y me imagino que sus tetas deben ser c…

El beso de Federico

Llamame, llamame, llamame...

Lunes
- Linda cara y linda delantera pero la muy turra se fue con un saco largo hasta la rodilla y no me ha quedado más que imaginarme que tiene un maravilloso culo… por suerte llegó puntual. Estaba morado del frio porque como buen colgado me fui sin campera…sí, habló lo justo, no me aburrió ni me llenó la cabeza…debe ser culta, una grosa de esas que sacan chapa de humildes, se le notaba de acá a la china… no mencionó a ningún ex y sólo tomó un café. Me gustó pero me parece que se dio cuenta y se hizo la estrella…ah! tenía un perfume bárbaro,seguramente caro...creo no equivocarme al pensar que a este tipo de mujeres hay que dejarla venir solitas sino después nadie las baja del pedestal, con buena suerte te meten en la cama y después se van…si le intereso me va a llamar. Martes -Un divino absoluto, súper puntual, creo que llegué tres minutos antes y el tipo ya estaba esperándome, súper correcto. Al principio me pareció un poco desalineado, además estaba de mangas cortas y hacía mucho…