Ir al contenido principal

SARA de SEDA VERDE

-


-
El viejo vestido verde se le vino encima en el preciso instante en que abrió el último cajón del mueble.
Se subió al cuerpo de Sara acomodándosele con esfuerzo, como un vendaval repentino y caprichoso que había esperado por aquel momento desde el día en que ella lo arrumbó al descuido, y paulatinamente se fue olvidando de su existencia.
Los recuerdos no se resignan al abandono y hasta suelen querer cobrar venganza, si es que confirman con el paso de los días, que han sido destino de olvido.
Este era el caso del viejo vestido que a diferencia de otros, tuvo su tiempo de revancha.
La seda ajada y añosa se dio ínfulas de novata y se retorció por el cuerpo de la mujer queriendo caer en gracia. Sara, que poco comprendía por aquel momento que era lo que pasaba, y seducida por lo que habían sido en algún tiempo esas galas, se dejó envolver suave. Se irguió con aires de aquellos tiempos, estirando el cuello para que la mirada se le haga más alta y hacia el cielo, y se miró de reojo en el espejo. Estaba tan hermosa como por aquellos días, por aquel entonces, donde otra era su vida.
Caminó por el cuarto envuelta de verde, un paso, otro, el tercero y al dar el cuarto su pie se puso pesado, lento, debiendo hacer el primer esfuerzo para moverse. Luego otro y cada vez un poco mas. Cuando ya no tuvo aire para caminar, quedó quieta en el medio de la habitación, inmovilizada por un extraño abrazo que la fue ciñendo lentamente, subiendo desde sus pies hacia las pantorrillas, apretando sus caderas hasta sujetarse fuerte por la cintura, camino al cuello. Cuando la seda verde solo le dio posibilidad de respirar, Sara se ufanó del perfume que aun conservaba la tela y eso bastó para continuar sintiéndose como aquella "agraciada".

Como brotes de hiedra, cada botón adherido a su espalda, se fueron enraizando a su piel clara. Los ojales de aquel viejo vestido fueron su horca en aquella tranquila tarde de marzo, cuando Sara permitió que sus recuerdos cobraran vida para salvarla.

Comentarios

  1. Siempre llego de visita diciendo hola amiga, hola amigo, esta vez llego diciendo hola hermana, hola hermano y tiene un sentido ademas de un porque, supongo lo decubriras de visita por mi blog. Tu sitio interesante y hermoso como siempre. Te espero para peregrinar algo juntos. Mucha luz hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. No sería que Sara había engordado mucho?

    Me voy antes de que me respondas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. rescatar y reconciliar recuerdos es revivirlos, bien por el resucitado vestido verde
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola, me ha gustado tu cuento. Volveré a leerte. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. MAGNÍFICO.

    DE RAÍZ A COPA.


    La metáfora de su historia es sencillamente magistral.

    El cierre es de antología.

    Boquiabierta y aplaudiéndote,
    me voy retirando Maga sin hache,
    CORRO
    a poner cerrojos a mi placard,
    a mis cajones,
    a mis baúles,
    a mis libros,
    a mi mueble de zapatos,
    a mi pequeña caja de joyas,
    a mis álbumes de fotos,
    a ...
    Ya iré viendo sobre la marcha !!!


    Besos millones.


    SIL

    ResponderEliminar
  6. Vaya con los recuerdos vengativos!!!!
    Lo mejor va a ser deshacerse de ellos antes de que se apoderen de mi.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Como el cuento de Cortazar! Muy lindo, Magah!

    ResponderEliminar
  8. Cuántos recuerdos retornan para apoderarse de nuestro presente, tal y cual como la imagen de este vestido...

    Excelente texto!!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  9. Cuántos recuerdos retornan para apoderarse de nuestro presente, tal y cual como la imagen de este vestido...

    Excelente texto!!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  10. Maghita que buen texto.
    El final inesperadamente valiente como Sara.

    Aplausos y abrazos como diaria nuestra amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Uf, me fue faltando el aire como a Sara... tendré cuidado, pondré llave (como Sil) o trataré de convencerlos de que es un olvido sutil y cariñoso... no lo sé. Besos!

    ResponderEliminar
  12. No conviene guardar
    un recuerdo tanto,
    no vaya a volverse
    contra nosotros
    en esa lenta espera
    desde el olvido
    a la vida.

    Besiños Magah

    ResponderEliminar
  13. Precioso, Magah. Y certero: a veces los recuerdos aprisionan hasta matar y vamos, una y otra vez, a buscarlos...

    ResponderEliminar
  14. Los recuerdos se vuelven físicos a veces. Y si la salvaron entonces ella deseaba que así fuera. Hace falta que un vestido verde reaparezca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que buen texto Magah!
    Hay recuerdos tan vivos que nos salvan. Y otros que nos matan.
    Besos reina!

    ResponderEliminar
  16. Hola Magah,
    Como siempre tus letras siguen siendo productivas.
    Me encanto tu relato.
    Besos.
    Fer.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Magah:
    Soy un terrible pelotudo infeliz. No tuve mejor idea que equivocarme y leer "El viejo vestido DE verde" se le vino encima... Y tu cuento se me convirtió en una suerte de violación consentida, con recuerdos, perdones y revanchas contra ese viejo maldito que había cometido tantas tropelías...
    Cuando me avivé de mi terrible error ya había gargajeado solito tu asado servido en fuente de plata.

    Hoy fui inducido al error por tanto imbécil que no usa corrector o no sabe escribir, y estoy casi acostumbrado a tener que leer entre líneas para entender lo mal escrito (la gran mayoría). Esta vez se me puso totalmente en contra. Ha pagado justo por pecador, otra vez.

    You never have a second chance for a first impression.
    La bronca que tengo.

    ResponderEliminar
  18. Magah, amiga libriana! sabes siempre me voy cotntento al terminar de leerte.. siempre me sorprendes!!!

    ResponderEliminar
  19. A mí también me pasa: los recuerdos me salvan y si no a mí, a mi blog. No puedo dejar de escribirlos.
    Saludos y espero volver.

    ResponderEliminar
  20. Verde que te quiero verde.
    Un abrazo fuerte Magah, un beso y mis mejores deseos.
    Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  21. Hay recuerdos que más vale no recordarlos... que dan vida a lo inanimado y después... pasa lo que pasa.

    Bonito relato. :)

    Besicos.

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno Magah! me encantó! la seda convertida nuevamente en piel... qué fuerte para una mujer! me conmovió, me erizó la piel, de seda ó de gallina...

    ResponderEliminar
  23. El pasado podra estar enterrado, pero jamás muerto...
    un beso

    ResponderEliminar
  24. Quién puede mirarse al espejo y decir con claridad dónde termina la realidad, dónde comienza la fantasía y qué de lo que creemos recordar no es más que un anhelo de lo que alguna vez hayamos querido que sucediera en verdad.

    Conviene siempre confiar más en la mente de quien nos desvista.
    D.

    ResponderEliminar
  25. Qué buen texto! Me encantó.
    Besote para vos.

    ResponderEliminar
  26. Maravilloso relato, me encantó. Es increíble cómo, con una buena pluma, se puede hacer una gran historia de la situación mas sencilla, como probarse después de años un viejo vestido verde.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  27. permitió que sus recuerdos cobraran vida para salvarla...

    Wow, Magah...es texto es maravilloso, pero la frase, esa frase, es casi un minicuento, es una gozada...

    Muy buenas letras!

    (Me enamora también la foto de las sombras)

    Un beso inmenso.

    Vuelvo a Mil Orillas.

    Deseo que el año esté lleno de cosas buenas para ti y para los tuyos!

    ResponderEliminar
  28. Excelente escrito. Esa seda cobró vida y recuerdos...

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  29. El vestido de seda verde, recobró vida.
    Qué miedooo
    ¡Bien contado!
    Un abrazo maguita

    ResponderEliminar
  30. Excelente Magah. Imágenes y climas construidos con perfección.

    ResponderEliminar
  31. Excelente relato... lleno de vida, excelente imágenes que se me hacen familiares aunque jamás me "calzaría" un vestido verde y no porque haya engordado como dice Toro... que es definitvamente un Salvaje!

    Besazos!!!

    ResponderEliminar
  32. Mientras te leía, pensaba, que los olvidos son aliados, amigos, reparadores, y sanadores.


    Si, he olvidado muchas cosas, personas, y hoy me siento libre, sana, liviana.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Miércoles... nunca más me pongo el vestido de seda verde. Cof, cof, ejemmm, digo nunca más dejarse dominar por los recuerdos, son implacables.
    Bellísimo, Magah.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. ay, mierd!... me he quedado estupefacta!

    que impactante sensualidad la de esos botones y esos ojales!

    aplausos!

    ResponderEliminar
  35. Abrazos dolorosamente suaves, no crees?? lo demás, da igual.

    Besos de colores

    ResponderEliminar
  36. Los recuerdos hay que dejarlos salir cuando ya son inofensivos. Mientras, que sigan arrumbados en el placard, bajo siete lleves. Despues es solo amago de lastimar, ya no duelen, quizás solo nos arranquen una sonrisa.

    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico