Ir al contenido principal

RETIRO

Retiro, 24 de diciembre de 2008

Aquí todo el mundo espera, agarrados de sus equipajes, en pequeños grupos o en soledad.
Un pasaje en mano con el destino señalado.

De fondo sonoro, los motores encendidos de los ómnibus próximos a partir, murmullo de voces entremezcladas, un altavoz que va anunciando las salidas o entradas de los micros, e indica el número de plataforma para la partida.

Pasa, excedida en kilos, oprimida por una bermuda floreada, la típica señora con el sombrero de paja y antiguas gafas de sol.

La madre abnegada, acalorada, resignada, arrastrando entre malabares, bolsos, bolsitas, cajas y al energúmeno hijo adolescente, recién levantado de su cama, apenas peinado, con cara de “¿A dónde vamos?, conectado de sus orejas a un mp3.

El yupi que solo se quitó la corbata y cambió sus zapatos por un par de zapatillas blancas. Relajado entre una tribu indiferente que no le presta atención.

Las chicas modernas, lindas ajustadas, que hasta hacen combinar el color de las ojotas con el esmalte de sus uñas, las que han decidido revelarse y pasar estas fiesta en grupo, alejadas de la convencional reunión familiar. Aliviadas, y marcando rumbo hacia el extremo opuesto de lo pre establecido.

La pareja apurada que abre puertas corriendo, con los rostros desencajados y enrojecidos, jadeando y gritando algo inentendible, mientras con las manos en alto agitan un pasaje a modo de bandera flameante.

El nieto que acompaña a la abuela, la sube a micro, la sienta, acomoda su equipaje, le pone una estampilla en la frente, y cuando baja se frota las manos, y su cara satisfecha dice: “Tarea cumplida”.

El pibito insoportable que llorisquea y grita, aburrido en la espera, tironeando el pantalón de su padre.

Los que sacaron las camisas hawaianas y las gorritas con visera de entre la ropa de verano, guardadas con naftalina. Caminan ensanchados y con desparpajo, riendo y hablando en voz alta.

Una parejita se despide, más que acaramelada, abotonada contra la pared del hall.

El señor que pasa comiéndose un pancho, luciendo una bermuda corta, de la cual penden dos piernas lechosas y peludas, que terminan en un par de alpargatas con suela de goma recién sacadas de su bolsa de compra.

La chica “cheta” que calza caras botas de carpincho y chalina al cuello. Pasa y va dejando una estela de perfume caro. Un señor elegante le lleva el bolso y la acompaña hasta la escalinata del micro.
Un hombre le grita a su teléfono celular, mientras gira alrededor de su "Sansonite" y se agarra la cabeza.

Un flaco de espesos rulos se pelea con una enorme reposera plástica, adornada con un esmerado moño verde, al intentar meterla en la baulera del micro.

Inmiscuida en el mundo ajeno, entra, oportuno, un mensaje de texto en mi celular, era Pablo, le cuento donde estoy. Dice que me estoy convirtiendo en una hippie mas.

La imagen dinámica, cambiante segundo a segundo, va quedando retratada en mi cuaderno rallado, atravesada por mi subjetividad, hasta que quien la lea, se apodere de mi mirada, la haga suya y entonces los ruidos, los colores, los olores y las sensaciones le pertenezcan.

“Empresa Chevaliert, con destino a Arrecifes, anunciado para las 15,08, sale de plataforma número 31”

Minutos antes de que yo emprendiera mi viaje, alguien habrá escrito en su cuaderno rayado: "Una mujer sola, sentada en el piso de la terminal, apoyada contra un panel de vidrio, fuma mientras escribe absorta en un cuaderno"

Comentarios

  1. jaja muy buena la descripción, la espera de otra mirada que comparta la tuya, y la mirada final, la que te mira mirar...
    Este escrito lo podrías dibujar ó pintar?

    ResponderEliminar
  2. Ricardo: Increible nosotros!! jaja, hace una hora mi prima, que es artista plástica, leía mi blog, le gustaron las imagenes y me propuso lo mismo. Pintar, escribir juntas, de alguna manera plasmar de distintas manera y a traves de las distintas miradas, algo en común.
    Yo solo pinto a trves de mis palabras.

    Gracias siempre.

    Magah

    ResponderEliminar
  3. Esto es MUY bueno Magah. Esto... a la novela!! con lo otro,con lo de anita S ¿como sería? Avanzas en tu escritura, al cuadrado, al cubo, a la cuarta, a la quinta... exponencialmente. Que te hagan reverencias los gilipolas!!! Yo me quito el sombrero

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. (el de Eduardo Costa era yo con otro usuario!=S)...

    Es asi donde nos convertimos en aquel personaje del que otros hablan...tal vez esa privacion de lo "unico" (sentimiento interior..una suerte de egoismo natural)sea mejor que exista. somos uno mas. y eso es lo unico.

    Me encantoo.. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Kapitan:
    Tal vez no sepas cuanto valoro tu opinión. Me conmueve tu confianza en este aspecto mio, me deja, paradogicamente, sin palabras y descalza.

    Te abrazo, siempre.

    ResponderEliminar
  7. Lucy, si, ya sin dudas, somos uno mas en este universo infinito, todos, como podemos, solos, siendo.

    Gracias Lucy por venir.

    ResponderEliminar
  8. Magah seguro serás una excelente novelista
    Preciosas las imágenes los sonidos
    qué buena descripción detallada
    me encanto leerte

    qué interesante hacernos cómplices a tus lectores : buen recurso!

    Muy bueno.

    KLS

    ResponderEliminar
  9. KLS, me cuesta creer que hago esas cosas, como usar recursos, solo escribo, como siento, desde el corazón.
    Gracias, me emocionó lo que dijiste y dicen. Es ir creyendo en que el sueño puede ser posible.

    ResponderEliminar
  10. sin querer estuve en Retiro el 24 de diciembre de 2008 , yo soy de las que se sientan y observan todo lo que vos escribiste y hasta pude sentir el perfume y cada uno de los olores .

    ResponderEliminar
  11. La imagen dinámica, cambiante segundo a segundo, va quedando retratada en mi cuaderno rallado, atravesada por mi subjetividad, hasta que quien la lea, se apodere de mi mirada, la haga suya y entonces los ruidos, los colores, los olores y las sensaciones le pertenezcan.

    “Empresa Chevaliert, con destino a Arrecifes, anunciado para las 15,08, sale de plataforma número 31”

    Minutos antes de que yo emprendiera mi viaje, alguien habrá escrito en su cuaderno rayado: "Una mujer sola, sentada en el piso de la terminal, apoyada contra un panel de vidrio, fuma mientras escribe absorta en un cuaderno"


    Magnífica descripción, bien logrado el objetivo, y estupendo el remate.

    ResponderEliminar
  12. Me sorprende de verdad, señora. Tiene un auténtico talento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico