Ir al contenido principal

MANDALA

(REMIXADO)-

Miré a través de la ventanilla salpicada por la lluvia. Apenas veía más allá de mis narices.

Iba hipnotizada por las extrañas formas de las gotas y los caminos caprichosos que recorrían sobre el vidrio empañado. Por momentos me sobresaltaba  la aparición, desde el más allá, de algún  par de  luces que se acercaban veloces y desaparecían al pasar a nuestro lado. 
El conductor del taxi era prudente, circulaba despacio, mucho más de lo que yo hubiera querido, para lo que intuía sería un viernes determinante en mi vida.  
Se detuvo en el primer semáforo de la avenida que recién había tomado y en ese mismo instante y sin siquiera haberlo planeado, tan sorprendido el taxista como yo misma de lo que estaba haciendo, me quité el cinturón de seguridad, abrí la puerta del vehículo y me bajé. Con un fuerte empujón la golpee para que se cerrara tras de mí y di un primer paso casi a ciegas, mientras sentía el frio helado del agua cayéndome encima y el viento que se arremolinaba entre mis piernas.

Tal como venía comportándome, sin posibilidad de dar alguna explicación lógica, de pronto giré mi cabeza hacia la derecha y vi que un auto se dirigía hacia mí. 
De pronto dejé de verlo.
Sentí un espantoso ruido a roto, calor, un horrible olor a quemado y luego nada.

Ahora comienzo a sentir.
Parece que estuviera sumergida bajo el agua tibia, siento algunos ruidos a lo lejos pero no logro reconocer ninguno. Siento la piel por dentro, espesa, rugosa, todo lo que puedo ver está empañado. Tampoco puedo determinar que hay a escasos centímetros de mí, aun cuando tengo los ojos bien abiertos. No hay mucho espacio donde moverme. Siento mis latidos y la sangre acelerada circulando por mis venas.                                                                                

De pronto me empieza a faltar el aire, con esfuerzo intento respirar. Extiendo los brazos como queriendo abrir una puerta, empujo y paso al otro lado. Una palmada que me sacude y rompo en llanto. Alguien me tiende desde mis piernas cabeza abajo.

Estoy desnuda y  tengo frío.

Comentarios

  1. Mierda...esto si que meda un poco de la histeria y terrorrrrrrr!!! Es que...quisiera saber de ella...Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. esos tomatitos te sentaron bien, maguita. las letrs se vuelven a mover...

    ResponderEliminar
  3. Es que volver a nacer es, o debe ser, un hecho traumático. Pero siempre es una buena noticia.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca creí en reencarnaciones, pero tu texto la nara con maestría.

    =)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A medida que te leía me agarró cierta desesperación!!!
    Algo similar a tener un pie en cada mundo...


    P.D.:Hubo una vez en mi vida en que sentí algo muy parecido,sólo que nadie me sostenía de las piernas cabeza abajo,sólo recuerdo que al abrir los ojos lloré,de miedo y asfixia... :S

    BESITOS EMPÁTICOS (?)

    ResponderEliminar
  6. Toda una experiencia, que vuelve desde el momento que tuviste frío y comenzaste a llorar.

    Me gusto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. aps!
    se me ha erizado la memoria!
    no puedo pensar, por sentir.
    un abrazo renacido.

    ResponderEliminar
  8. Esa intensa sensación de volver, de recomenzar, de ser nuevamente origen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pobrecilla.
    En la primera lectura imaginé una muerta almacenada en el más allá.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Será posible? Tendremos chances? Has descrito en forma brillante a mi entender. Los tiempos de la nacrración son muy buenos. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Entonces te recibe un pecho tibio, y sabés que llegaste a casa.

    ResponderEliminar
  12. Según lo que leo de Brian Weiss - que me se la compro de tanto en tanto - volvemos una y otra vez hasta aprende lo que tenemos que aprender...
    Espero que ella llegara a un sitio mejor del que venía...
    Beso

    ResponderEliminar
  13. Magah! Me pareció hermosa la manera de narrar la llegada al mundo nuevo! Me encantaron las imagenes y sensaciones que describiste... Beso!

    ResponderEliminar
  14. Si este primer momento mítico pudiera ser recordado, la ciencia psicológica daría un vuelco, te lo aseguro.
    Muy bien imaginado, Magah, me gustó.

    Como también la respuesta a "pudrir-se", me diste un buen trago de mi propia medicina.

    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  15. Muy buenas las imagenes ,como dijeron se siente más que se piensa...
    Nunca termino de creer en la posibilidad de volver, pero a veces uno vislumbra algo...
    besos
    ella

    ResponderEliminar
  16. Excelente Magah....no solo la forma sino el fondo. El eterno retorno de los ciclos naturales. Bue.....yo pensé en eso....no se rían. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  17. Impresionante relato y da para reflexionar varias cosas. La primera es que no le pagaste al tachero, bad karma :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le juro que yo lo pensé pero no daba Atooooo, no daba!!!

      También supuse que alguien lo pensaria y mirá...

      Eliminar
  18. Deseseperantes palabras.

    Me gusta como las lleva.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Al principio de tu relato me quedé como achuchada! luego tranquila. Supongo porque como dice Male un pecho tibio te espera y te sentís en casa.

    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  20. Me encantó tu escrito tan lleno de poesía. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Hermoso, hermoso, hermoso, a pesar de las imágenes tremendas que anteceden al nacimiento.

    ¿crees en la transmigración?


    Beso grande.

    SIL

    ResponderEliminar
  22. Un cuento muy visual. También un cuento en que las sensaciones se sienten como una música.

    Me encantó conocerte

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  23. Bueno, a eso llamaría yo "volver a empezar" y no todas las otras pavadas... Dá como una angustia claustrofóbica, no???

    Muy bueno lo tuyo!!!

    Besis

    ResponderEliminar
  24. Yo quiero creer, para recobrar un cachito de esperanza...

    Mil besos

    =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico