Ir al contenido principal

EL OLOR

(Remixado)--

Supongo que ya te habrás dado cuenta que desde hace  unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa y que he andado empecinada en encontrar la causa. Supongo también que no te habrà pasado desapercibida mi desesperación por terminar con esta situación tan desagradable. Lo creo, aun cuando vos seguís pareciendo un sordo y yo una muda que ya no pueden hablar de nada.
Como hago cada día desde hace más de una semana,  me levanto y abro todos los ventanales de los cuartos. Camino buscando minuciosamente en los rincones de cada habitación. Rompí y desarme  cada mueble para asegurarme que en el interior de las puertas o detrás de las cajoneras no hubiera algún animal muerto. He buscado entre los libros de la biblioteca, los he deshojado uno por uno dejando esparcidas por el piso todas las hojas.
Te confieso que por momentos me he sentido molesta de ver cómo te quedabas mirándome sin hacer nada, como si fueras un simple espectador.
Aùn conservo la esperanza de descubrir en tus gestos  la razón de todos estos años juntos, pero me sigues resultando un ser impredecible, siempre duro y con una expresividad escueta, casi huidiza, a quien solo puedo captar en esencia cuando estoy atenta a la yema de tus dedos, cuando cada tanto, trazan surcos suaves sobre mi piel.
Aun me seduce ese estar tuyo lejano y contemplativo. Aun deseo, como el primer día, encontrarme con tu cuerpo y que arremetas contra el mío golpeándonos nuestros odios más viejos.  Y a pesar de nuestras desesperadas ganas de dejar de desearnos y terminar de una vez por todas con todo esto, seguimos esclavos de esta enfermedad que parece no tener remedio y nos hunde en tanta soledad.

Pero sabés amor, ese olor me  incomodaba, mucho más que nuestras mutuas ausencias. Entonces insistí en la búsqueda. Desarmé los cobertores de los sillones, los he dejado desvestidos, quedando a la vista sus esqueletos de madera, y hasta he hurgado en el relleno de los almohadones.  Bajé los cortinados y los quemé  en una fogata que hice en la bañera. Descolgué los cuadros, las fotos, las láminas que adornaban las paredes y despedacé el papel que las cubría. Me metí entre los postigos de las ventanas y en los taparrollos, levanté los listones de madera que formaban el piso de este cuarto y del contiguo, hallando solo un profundo espacio que estaba más aireado que el que nos circunda a nosotros.
Ahora te veo plácido, iluminado por la luz de la mañana… y quiero tocar tu cara, acariciarte con la misma desesperación de siempre, excitarte, pero no puedo, solo mis ojos parecen poder moverse, una rigidez en mi brazo me impide tocarte.
Mis pupilas se inquietas, buscan el espejo en la pared, a los pies de nuestra cama, y sabés qué?, acabo de descubrir por fin de donde proviene ese terrible olor que nos fue envenenando… vos y yo estamos
sencillamente muertos.
.
.

Comentarios

  1. Uff, cuantas relaciones ya estan muertas mientras tratan de parecer vivas.
    Elmiedo a la soledad da paso a un comodismo horrible.
    Beso beso

    ResponderEliminar
  2. Debe ser una de las revelaciones más penosas que puede experimentar una pareja. En la superficie, ilusorios momentos de pseudo intimidad o complicidad En lo profundo y pugnado por salir, el olor fétido de lo que murió hace mucho tiempo.
    Implacable texto y narrado de una manera muy perturbadora.
    Muy buen post, Magah! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Si una es valiente y se empeña termina buscando lo que encuentra, por muy doloroso que sea.


    bss

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo! Pero nadie quiere abrir los ojos para aceptar ciertas realidades. A veces, estamos muertos, y es mejor no insistir! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La segunda y la tercera oración lo dicen de antemano: todo estaba podrido entre los dos. Y cuando las relaciones apestan, no te dejan respirar... Qué bueno que exista la posibilidad de abrir puertas y ventanas. Buen texto, Magah! Beso grande!!

    ResponderEliminar
  6. Me dejaste muda Magah! La muerte se presenta de muchas maneras, a veces es singular, a veces es plural, a veces grita, y a veces calla... Esta muerte que describis, me suena conocida... A veces no hay mas remedio que oler, limpiar, y volver a empezar. Beso!

    ResponderEliminar
  7. Es muy bueno este texto Magha.
    Y cuando se huele a muerto es mejor airear, a que se siga pudriendo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. oh, no! me recordó a viejas y lejísimas épocas, esa búsqueda desesperadía mucho dolor.
    besos

    ResponderEliminar
  9. terrible!
    excelente y terrible...

    ResponderEliminar
  10. Quizás hubo un tiempo en el que habría bastado salir a dar un paseo, cambiar de aire a unos mismos junto a la casa. Si ya no pueden salir, ahora, es demasiado tarde.

    ResponderEliminar
  11. Negar la muerte del amor es tan doloroso, como inútil buscar y revolver la causa pero ¡qué difícil es aceptarlo!
    Muy bueno Magah, un abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡M encanto!!!

    Muy, muy bueno

    Y gracias a ti ahora se lo que debo hacer: enterrarla

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Uf, a veces es tan obvio y nosotros nos negamos a verlo (aunque algo huela mal).

    ResponderEliminar
  14. "Espléndido", diría mi tía Chola. Estoy sientiendo un olorcito... ¡Querida!

    ResponderEliminar
  15. Genial!! encontré el blog de casualidad, me llevé una sorpresa.
    muy bueno, este relato tiene unas imagenes muy interesantes!

    ResponderEliminar
  16. ¿Quién no ha sido espectador y protagonista del estado de putrefacción amorosa alguna vez?

    P.D.:Cuesta ponerle la tapa al féretro,pero sólo así se podrá dar paso a la próxima resurrección cual Ave Fénix... :)

    BESOS AROMÁTICOS =)

    ResponderEliminar
  17. Mirás para otro lado, tirás desodorante, la remás, le ponés onda, te hacés la cabeza pensando cosas raras pero la realidad es una sola y no hay vueltas al respecto.
    Gran texto con grandes reflexiones!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Excelente.!! solo quien sabe lo que se siente puede plasmar algo asì.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Tal cual. Bellísimo texto. El amor muerto no avisa, nos descompone lentamente. Maldades del amor, seducción del amor....besos.

    ResponderEliminar
  20. Brillante Magah!! Excelente manera de describir una relación muerta. Como la gente se empecina a negar lo obvio hasta que lo obvio se hace tan evidente que es imposible ignorarlo.

    ResponderEliminar
  21. Gran relato. Supongo que las relaciones suelen morir mucho antes de que uno se de cuenta. Estas líneas lo ilustran muy bien. Mis felicitaciones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, asi pienso esas muertes, como los viajes, uno se va mucho antes aunque no se de cuenta.

      Eliminar
  22. Tu texto me fue revelador, de entrada dije... el muerto es el tipo, obvio...
    Pero el final... eran los dos, ups...!!
    Parece que tengo que mirarme más al espejo.
    Toda una interpretación psicoanalítica.

    ella

    ResponderEliminar
  23. Cada vez parece más luminoso el texto.
    Ya me había dado en el corazón aquella vez, y ahora, también, con doble impacto.
    Es una bala de plata, Señora.


    Es el único cementerio- ése- del que si no escapamos, es por cobardía, palabra ésta de la que podría dar cátedra.

    Por allá arriba lo dijeron: EXCELENTE Y TERRIBLE.

    ResponderEliminar
  24. Caramba, me gustó mucho.
    Pero mucho, mucho.
    Mucho, mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  25. ¿Es esto un apartado especial para "pudrir-se"?
    Si es así, lo has sabido separar muy bien para darle un lugar de extrema relevancia en el proceso vital. Porque... ¿quién no ha sentido que hedía en algún momento?
    En lo personal, no podía tapar el olor ni con Miyake, y eso que es fuerte.

    Muy buen texto, con un in crescendo orquestal.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  26. La mayoría de las casas huelen mal por lo mismo.
    Pero los que viven en ellas no lo quieren reconocer y siguen juntos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. No saber terminar con lo que no reporta mas que frustración conduce a la muerte en vida.

    ResponderEliminar
  28. mire, vea, leí esto. y me fui.
    y volví por si hubiera cambiado el texto...
    o esta sensación.
    pero no.
    mierd!...

    beso

    ResponderEliminar
  29. Cuando al menos uno de los dos tiene la valentía de hurgar y descubrirlo todo... causa un gran dolor pero es una tarea a las que pocas veces se animan.

    Muy buen relato Magus.
    No me deja una sensación de tristeza.
    Porque alguien se a animado a buscar y a encontrar.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  30. Todo el moho de la desolación a veces se instala en nosotros mismos, mientras nos empeñamos en buscar su germen en lugares cercanos, sin entender la procedencia de tanto desconsuelo.
    Me ha encantado.
    Gracias por visitarme, y besos ahora desde La Casa de la Lluvia.

    ResponderEliminar
  31. Excelente. A veces nuestro olfato es escaso en algunas circunstancias y el tiempo .....pasa.

    No puedo dejar de pensar en los dias once o los cercanos, los diez......o los doce. Siempre me acuerdo. Bien por ti.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dany!!...14 meses y ni una pitada, tan firme como el primer día.
      Gracias por tu compañía y como me dije aquella vez, si puedo dejar de fumar puedo hacer mucho más. Si puedo dejar el cigarrillo puedo dejar otras cosas tan o más perjudiciales que el pucho.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…