Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

"Puta" para Jean Baudrillard.

Texto abrelatas.


"Llamo puta a la mujer capaz de desaparecer totalmente por pura perversidad, sin necesidad amorosa, por pura tentación de escurrirse entre nuestros dedos. Es este poder de absorsión histérica en la ausencia, mucho más que la prostitución física o mental, lo que hace que las mujeres sean unas putas. Y reconozco y admiro esta facultad de huir que sólo se concede a los seres que no conocen el obstáculo de los juicios de valor.
Lo masculino, en cambio, está debilitado por los mecanismos de representación. No tiene la facultad de retractarse de forma tan repentina y absoluta, necesita descolgarse de su imagen. Mientras que la mujer, por puro reflejo o estratagema, puede convertirse en ausencia y sorprender con ello al hombre tan cruelmente como puede encantarlo con su presencia." (Jean Baudrillard, Cool Memories, p. 30.)



Blogs que inspiranDelivery Post Crucifixión



DARSE

-

Las paredes temblaron, sudaron y las ventanas se abrieron de repente como dos inmensos ojos sorprendidos. El viento salió jadeando y el piso comenzó a moverse debajo de sus pies y entre sus nalgas. Se mecía despacio hasta que un torrente rojo empezó a agitarla. Las imágenes y los sonidos se fueron alejando hasta desaparecer. Su voz se hizo grave y se coló por cuatro pisos a la redonda. Más ventanas se abrieron en los alrededores. Algunos se tranquilizaron pensando en que sería una gata aullando en algún tejado. Otros tronaron ante la inspiración divina y más de uno se quedó esperando ser atrapado por la tormenta. Y por fin estalló. Como un relámpago su mano se hundió en su carne y rompió las escarchas que se convirtieron en agua entre sus piernas. Se fue destiñendo de a poco, casi en el mismo momento se le cayeron los brazos a los lados del cuerpo y se le aflojaron las piernas. Se mordió los labios y se quedó en silencio, ajena al sin fin de personas que la rodeaban e intento calmarse …

EL OLOR

(Remixado)--

Supongo que ya te habrás dado cuenta que desde hace unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa y que he andado empecinada en encontrar la causa. Supongo también que no te habrà pasado desapercibida mi desesperación por terminar con esta situación tan desagradable. Lo creo, aun cuando vos seguís pareciendo un sordo y yo una muda que ya no pueden hablar de nada.
Como hago cada día desde hace más de una semana, me levanto y abro todos los ventanales de los cuartos. Camino buscando minuciosamente en los rincones de cada habitación. Rompí y desarme cada mueble para asegurarme que en el interior de las puertas o detrás de las cajoneras no hubiera algún animal muerto. He buscado entre los libros de la biblioteca, los he deshojado uno por uno dejando esparcidas por el piso todas las hojas.
Te confieso que por momentos me he sentido molesta de ver cómo te quedabas mirándome sin hacer nada, como si fueras un simple espectador.
Aùn conservo la esperanza de descubrir en tus gest…

MANDALA

(REMIXADO)-

Miré a través de la ventanilla salpicada por la lluvia. Apenas veía más allá de mis narices.
Iba hipnotizada por las extrañas formas de las gotas y los caminos caprichosos que recorrían sobre el vidrio empañado. Por momentos me sobresaltaba  la aparición, desde el más allá, de algún  par de  luces que se acercaban veloces y desaparecían al pasar a nuestro lado.  El conductor del taxi era prudente, circulaba despacio, mucho más de lo que yo hubiera querido, para lo que intuía sería un viernes determinante en mi vida.   Se detuvo en el primer semáforo de la avenida que recién había tomado y en ese mismo instante y sin siquiera haberlo planeado, tan sorprendido el taxista como yo misma de lo que estaba haciendo, me quité el cinturón de seguridad, abrí la puerta del vehículo y me bajé. Con un fuerte empujón la golpee para que se cerrara tras de mí y di un primer paso casi a ciegas, mientras sentía el frio helado del agua cayéndome encima y el viento que se arremolinaba entre mis p…