Ir al contenido principal

JOANNA



Le pasó la mano por el pelo luego que cerrara la puerta tras de ella.
Se quedó conmocionado, parecía que había entrado un hada. 
Y él que sólo había visto y esperado el cuerpo de esa mujer, ahora tenía la sospecha de que también tenía alma.
Se retiró unos pasos para poder verla, y se encontró con una mirada casi de niña, que por momentos miraba sus pies, o los de él. Se lo preguntaba mientras intentaba saber que hacer con sus manos.
Daba un paso hacia ella pensando en besarla y dos para atrás cuando no podía sentir más que deseos por seguir mirándola.
La vió tan linda que hasta fantaseó con que era un holograma y que si estiraba su mano, la misma se perdería en un cuerpo inexistente.
Respiró fuerte para sentir su olor, su aliento, y no sintió nada. Ni perfume.
Esa no era la mujer que el había encontrado en el bar en una trasnoche de alcohol, llorando, arruinada sobre una mesa mojada de  lagrimas y  ron.
Esa era la mujer de sus sueños, la que perseveraba cada noche de pesadillas o desvelo, la que lo abrazaba cada noche de alcohol y ron, cuando terminaba dormido en el banco triste de una estación de tren, mientras intentaba subir al vagón para volver a su casa. La que desaparecía cada vez que él despertaba.
Cuestión de encuentros, de esas cosas extrañas que pasan en un momento entre  algunas miradas, un día y sin saber como y por que, esas personas se ven.
Por fin se ven.



Esto escuchaba mientras escribía algo a cerca de estos encuentros que inesperadamente surgen cuando uno por fín VE. 








Gracias  Rob por hacerme conocer a Joanna.

Comentarios

  1. Los encuentros más sublimes suelen ocurrir siempre sin saber cómo ni por qué.
    Quizás éso los hace más sublimes.



    Abrazo, MAGA-H-


    SIL

    ResponderEliminar
  2. verse no es de todos los días, claro.
    Pero cuando sucede ocurre la magia y también el susto.
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahí si hay que verse todos los días, justamente para no correr el riesgo de perderse de vista, no?

      Aún me resulta una materia pendiente y trato de aprender cada día.

      Beso!

      Eliminar
  3. Preciosa historia y sugestiva la manera de contarla.

    =)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Neo, tal vez sea también sugestiva tu mirada.
      Es la forma de mirar que mas me gusta tener sobre las cosas.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Muy buen texto! Es un enorme canto al coraje. Porque hay que animarse a VER. Tengo la certeza que existe una buena cuota de circunstancia fortuita, pero sin la predisposición de por medio, quizás la oportunidad pase rozando y se pierda en el laberinto del tiempo.
    Larga vida al encuentro!
    Abrazo grande, mi amiga!
    P/D: Me gustó mucho la canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo demasiado en las circunstancias fortuitas Bee, pero sí, hay que tener coraje para animarse a sacarse la armadura, la venda de los ojos y todo esos pertrechos que se supone nos mitigan el dolor, y entonces sí, ahí uno puede ver.
      No es fácil, supongo que el texto tiene bastante de esperanza.

      Gracias Bee!

      Eliminar
  5. Me encantan esos encuentros, esa mirada que se cruza en una noche cualquiera. La noche se olvida, mas no la mirada. UN beso.

    ResponderEliminar
  6. Cada uno decide cuándo dejarse ver y por quién...

    P.D.:Aunque no reculte fácil pasar desapercibido,hay muchísima más gente de la que podríamos imaginar que lo logra!!!

    BESOS A TIENTAS

    ResponderEliminar
  7. Por suerte GABU...
    Aunque es verdad, no resulta tan fácil.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Un abismo de la noche al día, dos vidas paralelas, dos caras antagónicas quizá. Ambas conviven a veces sin armonía... Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  9. http://www.goear.com/listen/2a2bc13/detras-del-miedo-laura-canoura

    ResponderEliminar
  10. A veces sospechamos que tienen alma, pero suelen ser sólo sospechas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero suele pasar también que la tienen pero no es la que va con la nuestra.
      Esa cuestión misteriosa, tan lejana a la razón.

      Eliminar
  11. Oh! Maghita... a mi que me gustan estos cuentos, que a veces no son tan cuento, cuando una mirada te ve y te ves en ella y sabes que siempre será así.

    Esa dulzura me puede.

    Un abrazo HERMANA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te provoque estas cosas Cecy!!!

      Abrazo grande.

      Eliminar
  12. Lleva mucho tiempo llegar realmente a VER. A veces ni alcanza una vida. Pero qué maravilla es cuando a tiempo vemos lo que siempre hemos tenido delante.

    Saludos, Magah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconfortante, no?...de esas cosas que no vemos a diario.

      Escuchaba la canción desde tu blog mientras escribia.

      Abrazo

      Eliminar
  13. Cuando uno esta de resaca, todas estas cosas suceden...

    ResponderEliminar
  14. Esa Joanna parece una mujer inolvidable.
    Envidia me da.

    jajajajjaa, acabo de leer lo de si no leíste no comentes, jajajjajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, Usted leyó?...ah! si si...joanna es inolvidable.

      Beso

      Eliminar
  15. Lindo post! Es todo poesia tu relato. Que magicos encuentros. Me gustó la frase "Se quedó conmocionado, parecía que había entrado un hada".
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estela. Casi milagrosos los "encuentros"
      Abrazo!

      Eliminar
  16. Cada tanto cae un rayo y que no te fulmina, vio?

    ResponderEliminar
  17. qué tranquilidad. todavía me quedan cosas por encontrar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mabel es un alivio saber que siempre hay algo por delante.

      Uf!

      Eliminar
  18. Ver, que cosa tan facil de decir pero que una gran mayoria entiende por Mirar.

    Me gusto el texto.

    Besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Levi.

      A veces miro también. Se hace lo que se puede, no?

      Eliminar
  19. ¿Sí? ¿Al fin se ven? ¿Es necesario?
    Acá en el mundo real no tenemos de esas simetrías que abundan en la ficción. Aquí se van con otro y son felices por allá… y uno también.
    Siento que si se vieran no lo notarían… incluso si compartieran el asiento del último tren.

    Un beso,
    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted siempre rebelde...no le parece que puede ser posible que se vean? Usted nunca vió a nadie? si dice que no, no le creo, y con su permiso!!!
      Igual lo quiero.

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Que bueno! No se por que me parece que usted no es tipo de andar regalando elogios! Y beso.

      Eliminar
  21. Uy, qué linda historia disparó Joanna, el hada que nos presentó Rob. Me gustó mucho tu descripción, Magah: que ella se mire tímidamente los pies, que no huela a nada, que parezca un holograma o algo que puede desvanecerse apenas se la toca. Sí, si: así deber ser un hada o una mujer ideal, así de perfecta e inasible.
    Habría que "ver" que ocurrió después que se vieron...
    ¿Continuará?...

    PS: hablando de ver: veo la foto de Frida en tu blog, levanto apenas la vista y... veo la misma foto en mi panel de corcho. Otra hada, ¿no? Pero muy de carne y hueso, para su pesar y su gloria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las hadas que llevamos dentro y que de tanto en tanto y con buena suerte, salen, se dejan ver.
      Abrazo y celebro que Rob no haya dejado vernos!

      Eliminar
  22. ah, mire. qué cierto es éso que acabo de leer:"...su capacidad de ilustrar con las letras no la deja en desventaja frente a un pintor." y qué bien VE, ultimamente.
    dejo abrazos. y ganas de verla, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted es mas lindaaaaaaaaaaaaaaaa...y la quiero mi amiga, mi amiga, si?

      Eliminar
  23. Es muy bello el texto, los tiempos en los cuales, uno al final Ve, como lo has descrito. Besos, un placer esta lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mire viniendo de usted este halago, me agrando eh?
      Beso y gracias!

      Eliminar
  24. escuche, yo habìa escrito una cosita y ahora nostà!

    pero decìa sobre su mirada y sus veres, y de algunos encuentros.
    y de qué bien VE ustè, ultimamente.
    y que no se pierda los encuentros!
    un abrazo con ganas de verla, compañera.

    ResponderEliminar
  25. Una muy buena historia. Ver y ser visto depende de nosotros mismos, pero no es tan fácil. Creo que sucede más en la vida artística que en la real. En la vida real somos más de decir que de hacer, cada vez lo constato más.
    En mi caso particular, creo que te diste encuentra en aquella reunión, en persona me gusta ver, pero no tanto ser visto. Artísticamente ni lo digo, es de una obviedad extrema, lo sacás al toque.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto también acuerdo con vos Humberto, también en persona me gusta ver más que ser vista, aunque a veces no parezca. El revuelo suele ser una estrategia para que no se vea más que el vestido y nada de adentro. Usted entiende. Claro, hay ojos sagaces.
      Beso

      Eliminar
  26. Cuando uno por fin se ve, se desata otro tipo de magia. Los ojos suelen ser fieles a la hora del encuentro. Muy buen escrito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, suele resultar cuando nos sacamos la máscara. A usté jamás lo hubiera "visto".
      Besos enmascarados!

      Eliminar
  27. Ey, no veo mi comentario, ¿me están censurando?

    ResponderEliminar
  28. Dichosos los que la puedan ver.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cuestión de abrir los ojos...digo, el corazón, lo cual no suele ser tan fácil

      Beso

      Eliminar
  29. buèh..........se ve que he sido impaciente!
    y cherente, por suerte.
    abrazos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico