Ir al contenido principal

TUCA



Entró volando por la ventana un dulzón olor a porro.
Como un censor infalible mis cableritos mas agudos se prendieron a esa nube traslucida y como si fuera perdiendo volumen y me fuera transformando en una rastro liviano, me dejé llevar y salí volando.
La nube tomó rumbos desconocidos, se daba el lujo de viajar sin brújula y ese no era un tema de preocupación, ni siquiera era tenido en cuenta.
Entonces creí, entre oleadas de bruma, que  estaba segura, que aunque perdida, podría llegar a buen puerto. El comandante era un navegante seguro.
Perdí el reloj, se desprendieron las agujas y los mismísimos minutos saltaron a lo lejos. Me pareció verlos caer sobre un techo, cerca de donde había un búho que escudriñó perplejo el sonido del segundero. Me alegré al ver que el  animal se fuera, así sin más, dejando el tiempo de lado.
Se me cayeron los zapatos, los dos juntos, ya no quedaba nada de mis pies, parecía que ya no los necesitaba. ¿Para qué? , me pregunté, si así de repente me habían crecido alas.
Podía ver todo desde arriba, tener una mirada entera de la espesura de la selva y del fin del río a orillas del cemento. Todo parecía quieto salvo un sin fin de gusano de luz, apurados, agolpándose para salir e irse…tal vez al cielo.
¿Por qué sonaban allá abajo las sirenas?.
Alguien desde algún lugar lejano nos gritó que nos fuéramos, entonces subimos más, y  en las alturas perdí la cinta roja que anudaba mi pelo. Cayó ondulante en medio de la oscuridad.
Y después perdí las lágrimas, pero también los suspiros, y me fui poniendo dura y hasta  la risa se me hizo añicos.
Y como si viajara con un desconocido, me apareció el miedo y hasta sentí frío.
La luna parecía tan helada desde tan cerca…
Y comencé a desear el regreso, y lo hice a solas. Ahora  me molestaba el pelo en la cara y el paso ciego del tiempo.  Y el cielo era tan infinito que parecía que me desarmaba convirtiéndome en un montón de estrellas sueltas en el espacio, como si mi piel se hubiera abierto para que me deshaga.
Pero yo nunca había querido romperme y entonces en ese momento volví a escuchar las sirenas y esperé a que me salvaran.

Cerré el cuaderno y lo guardé en el cajón de la mesa. Con nostalgia me quedé mirando  la luna por la ventana.


Comentarios

  1. Un viaje lleno de "nostalgia". Up and down. Un beso, Magah.

    ResponderEliminar
  2. Darse el lujo de viajar sin brújula,
    prescindir de los pies,
    ver alas creciendo...

    qué hermoso viaje de ensueño.

    Siempre tenemos que volver,
    pero nadie nos robará lo soñado.

    Un beso grande, Maga-h-

    SIL

    ResponderEliminar
  3. literariamente volada.
    o literalmente?
    abrazo!
    f

    ResponderEliminar
  4. así es como se debe viajar, completamente fuera de este mundo y flotando! me encantó.

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces queremos huir a nuestra realidad, pero mas tememos a los cambios y por eso nos quedamos con las manos vacias.


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Inevitablemente, hay que desprenderse de unos lastres, si se quiere volar. Incluso si nos hacen volar. Y siempre llega el momento de más altura cuando nos planteamos soltar hasta el último paracaídas. Si nos falla el piloto, a partir de ese punto de no retorno, volver a tocar tierra es muy doloroso.

    ResponderEliminar
  7. Por ese motivo hay que tener chocolate a mano...pero no soy de aconsejar.

    ResponderEliminar
  8. Cierto, es un viaje maravilloso...volar y sacarse pesos de encima, cruces...

    ResponderEliminar
  9. Esto cuento es excelente, Magah.

    Qué contenta quedé.

    ResponderEliminar
  10. ¡Drogadicta!

    Perdón, no quiero reavivar viejas polémicas, pero usté me obliga.

    En otro orden de cosas, muy bueno lo suyo. Muy poético.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alcoholicoooooooooooooooooooooo!!!!!

      Está perdonado, pero usted me provoca Sr Yoni. No tiene remedio!

      Otro saludo a usté!

      Eliminar
  11. De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas. Un placer siempre.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Don't worry, be happy con una pizca de "take a walk on the wild side" y una porción de "el gato volador...".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vea, en este blog, por ahora (por que ya estoy aprendiendo inglés) sólo se habla en castellano.
      Tenga a bien volver con una traducción. ¿Quiere?

      Estaré agradecida!

      Eliminar
  13. Pegarse una buena voladura no viene para nada mal!!!

    P.D.:Lo malo de todo lo que ha sido bueno es saber pilotear cuando pega el bajón... ;)

    BESOTIS

    ResponderEliminar
  14. Algo asi me paso el viernes pasado con tanto olor dulzon en River.

    A veces perder las cosas malas no es tan bueno.

    Besote grande.

    ResponderEliminar
  15. Es genial Maghita!
    Ese romperse sin querer, pero darse cuenta y dejar que te salven, para poder apreciar la vida, es un buen viaje, un gran viaje.

    Abrazo!

    Animate, te espero.

    ResponderEliminar
  16. Hacerse etéreo y seguir y sentirse a salvo. Un fluctuante viaje hacia el infinito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Viajar...volar sobre las letras,
    cruzar el mar...sobre las estelas,
    y volver...
    para abrazar...la belleza,
    y volver...
    para abrazar la amistad.

    Un fuerte abrazo Magah...¡feliz aniversario!

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno..
    me dejé llevar por tus palabras y volé también... sin peso...
    No sé a vos, pero me costó volver...
    me asusté, me dolió... pero cuando abrí los ojos, los lastres ya habián perdido ese peso aplastante que te deja contra el piso.
    ... y pude elevarme a unos centimetros... pero volé.
    Gracias
    un beso
    ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! Que bueno!!
      Me alegra que lo hayas vivido conmigo.

      Abrazo!

      Eliminar
  19. Aventuras sobrevolándonos y predispuestos a soltarse...
    Nada mejor que soltar amarras y disfrutarlo!!!

    Beso Magus ;)

    ResponderEliminar
  20. Siempre nos quedarán las ventanas.
    Y la luna.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Impecable! Un gustazo conocer tu casa. Y encima debuto con un post que no tiene desperdicio... Viaje alucinante y un regreso elegido. Eso es lo mejor, poder elegir. Te estoy viendo, mirando la luna por la ventana. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico