Ir al contenido principal

SAPOS Y LUNAS




Espacio natural, playa, palmeras, mar. Dos pequeños ranchos separados entre sí por unos cien metros.
Cielo muy celeste y el sol en el cenit de la escena.

1er día.
"A" abre la puerta de su rancho.
"B" escucha a lo lejos el chillido de una puerta y se asoma. No ve nada.
"A" mira, respira el aire en el exterior, ve el rancho vecino a lo lejos. Se sorprende. Le gusta, pero momentos después ya no ve nada y vuelve a encerrarse.
Luna Negra.

2do día, por la mañana.
"A" vuelve a abrir la puerta, mira, respira profundo y siente una voz que le sale de adentro. Grita.
"B" escucha, se asoma y ve.
El día se va haciendo noche, "A" y "B" permanecen sentados en la puerta de cada rancho, tomando distintos tintes según les pega el sol.
Luna Nueva.
Se observan de lejos. Les agrada lo que ven. Siempre en silencio pero sin perderse de vista.

3er día.
"A" y "B" mantienen una charla amistosa. Cada uno se acerca un paso hacia el otro. Se sienten cómodos.
Luna Cuarto Creciente.
Media naranja.

4to, 5yo, 6to día
Un paso mas cerca cada día.
Risas, halagos mutuos.
Ganas. Cosquilleos, mariposas, bichitos de luz y hasta sapos con coronas.

7mo día.
Dan todos los pasos necesarios para el abrazo en la mitad del camino.
Se abrazan, se tocan, se miran,  saben que se conocen. Se vuelven a abrazar.
Luna Llena. Plenilunio.
Se miran, se ven.
Se quedan dormidos enredados, brazos y piernas.

8vo día.
Cielo muy celeste y el sol en el cenit de la escena.
Solo se ven los dos ranchos cerrados.  "A" está  arreglando sus ropas frente a un espejo. "B" está haciendo mismo en su rancho.
Luna Cuarto Menguante.
Se miran cada uno desde su ventana hasta dejarse uno a otro sin ropas.
Descubren las cosas propias y ajenas que no les gustan.
Y el sapo es sapo.

9no día.
El sol lastima a la vista.
Se encuentran frente a frente en el centro del camino, se miran, se reconocen en el otro, todo queda expuesto, sienten miedo y ambos corren cada uno hacia su rancho. Cierran la puerta, la ventana. Silencio.
Luna Negra.
Desconfianza, soledad.

El décimo día amanece entre nubarrones.





La foto es de Ricardo Fasseri

Comentarios

  1. Si desde el vamos pretendemos,después del deslumbramiento,que aparezca el príncipe,estamos al horno!!! ://

    P.D.:Mientras te leía me proyecté la imágen de dos jóvenes,esos que ambicionan cambiar,donde la experiencia no hizo mella aún,esos que todavía no saben que en la vida todo es un toma y daca...

    BECHIOS MUCHIOS :)
    Le cambiaste la fachada a tu rancho??
    Negro??
    Mmmmmmm!!!!

    ResponderEliminar
  2. Si GABU, un rancho mas despojado y con ambiciones eróticas!
    Me prestás imágenes??



    Pd: Y sí, venimos en combo !

    ResponderEliminar
  3. GABUUUUU, pero que hacés por acá??? No estás de vacaciones???

    ResponderEliminar
  4. Juro que esos ranchos tienen una especie de atracción particular...algo me pasa!

    ResponderEliminar
  5. Yo estaba recontra atenta a lo que pasaba entre ranchos... pero no me esperaba los nubarrones!!! uuh!

    Beso Magah!!!

    Faltó la Nueva Luna!!! jeje

    ResponderEliminar
  6. Querido joven!

    A mi me pasa lo mismo que a usted vea!

    Sépalo!

    ResponderEliminar
  7. AXIS!

    Próximo capitulo lo que pasa adentro del rancho!!!!!

    Y ya vamos con la nueva Luna!

    Besoss!

    ResponderEliminar
  8. La vida misma...


    Los nubarrones quizás larguen algunos lagrimones, para lavar las huellas.


    Abrazo grande, Maga- h -


    SIL

    ResponderEliminar
  9. Mojados bajo esa lluvia que viene... ¿por qué no bailarse una ranchera?

    Saludos, Magah.

    ResponderEliminar
  10. Si le agregamos unos días mas, el rancho me gusta.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Cada tanto uno puede confundir un sapo con una rana, pero convengamos, que los que ya pasamos los 50, a esta altura, difícilmente nos comamos más sapos...
    Beso!

    ResponderEliminar
  12. SIL...
    Si, la vida misma, hecha de soles y lunas...o menos romántico, una de cal y una de arena. Abrazo para vos!


    ROB K
    Está buena la alternativa de una ranchera, pero conociéndome, si hubiera que mandar otro final yo no los haría bailar ranchera precisamente. De cualquier manera agradecida por la opción! Abrazo!


    CECY
    Muy bien eso de pedir un poco mas, es una buena manera de encarar la vida. La cuestión es saber acomodarse cuando no hay más, en este caso, días! Pero veremos, creo que si los entretenemos con algo puede que en quince negocien!
    Abrazooooo!


    ATO
    Sepa que no puedo opinar al respecto de su comentario por que no es mi caso. Yo aún me como algunos sapos! Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  13. Son los riesgos de todo acercamiento!
    =)

    buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. A ver... el texto me gustó, de eso no hay dudas, pero me hizo pensar en esa demora innecesaria de algunos, esa eterna procastinación que sólo lleva al fracaso.
    Otros, en una noche lo resuelven todo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  15. Así es da miedo cuando uno se reconoce en el otro, pero entonces después de ese día de chuparrón si se tiene coraje y valentía se sigue indagando para quedarse en la superficie y aceptar las cosas malas del otro y bendecir las buenas, .. en las relaciones humanas a estas alturas ya sabemos que no hay nadda perfecto ni perfectos encajes pero si uno se siente cómodo y se reconoce en el otro vale la pena seguir adelante... besos grandes..

    ResponderEliminar
  16. En dónde estarían esos ranchos?
    Acá cerquita?
    o lejitos?
    bo...
    Besá sapos, dale,
    pero conciente eh?
    Muchos príncipes se disfrazan a drede.
    Un abrazo Magah!

    ResponderEliminar
  17. Qué pena... me encantó esta historia, pero me dió pena. Abrazos maguitah

    ResponderEliminar
  18. Al fin y al cabo....un ciclo completo....de luna, de ranchos y de clima. Hay que saber estar bien en cada ocasión. Un beso!

    ResponderEliminar
  19. A mí eso me pasa en diez horas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Bella narración teatral. Y ciertamente, sin afán de descubrir lo obvio, suele ocurrir cuando en realidad se proyecta aquello que quiere verse en lugar de ver lo que hay, que suele ser muy atractivo en sí mismo y, sobre todo, real. Besos. Ha redecorado su rancho, y no ha quedado mal. La felicito.

    ResponderEliminar
  21. lindo relato...
    ... vas avanzando en el texto, buscando el siguiente día...
    pero... deja un sabor amargo...
    Me gustó lo que dice Humberto... "...eterna procastinación que sólo lleva al fracaso..."
    Podrían haber ahorrado una semana... pero, nos habíamos quedado sin historia...
    besos

    nosotros dos

    ResponderEliminar
  22. Es que a veces el desengaño, viene al trote.
    Aunque el consejo mas sabio es no meterse con la vecina del frente.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Tanto tiempo magah! me gustó ese rancho, es todo cuestión de tiempo. Yo prefiero esos ciclos y el movimiento, antes que el vacio. Lo que no crece, disminuye, pero vuelve a empezar. Por lo menos, así me gusta creerlo a mi. Beso grande!

    ResponderEliminar
  24. Me traduce alguien éste último comentario???

    El lunes arranco a "re estudiar" inglés.

    ResponderEliminar
  25. "Te deseo un lindo día, lleno de disfrute/felicidad"

    Saludos


    PD: excelente la imagen de cabecera

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

EL OLOR

-
Hoy algo se siente distinto, si bien el olor es más espeso, yo me siento menos cansada, más liviana. Acabo de abrir los ojos a la mañana que se mete en el cuarto por las hendijas de la ventana, y al girar la mirada hacia tu lado de la cama, llamativamente te encuentro atento, sereno, parece que hoy me escuchás.
Supongo que te habrás dado cuenta que desde hace ya unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa, y que he andado empecinada en encontrar la razón.
He comenzado cada martes con desesperación, abriendo todos los ventanales de los cuartos, buscando minuciosamente en cada rincón, detrás y por dentro de cada mueble, por entre los libros de la biblioteca, algún vestigio que me indique que me aproximo a la fuente de ese olor viciado.
Te confieso que por momentos me sentía molesta de ver como te quedabas mirándome sin hacer nada. Otras veces me hacías reír con alguna ocurrencia y otras tantas me daba miedo tu mirada áspera, pero inevitablemente siempre, y aun en este momento, me re…

LA CULPA ES DEL CHANCHO

Estoy borracha, bueno eso creo.
Si bien metí de manera correcta la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aún estoy bajo los efectos de una noche de excesos.
Entro y cierro la puerta con un golpe fuerte tras el cual también se va mi cuerpo tironeado por la inercia. Me incorporo con esfuerzo y me centro en mis pies, uno para adelante, después otro y así despacito, de a uno, me digo. Ahora estoy en el living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se van corriendo de un sitio a otro. Me causa gracia, me desconcentro de las pisadas y me detengo. Es una sensación extraña sentir que todo gira, y que cuando extiendo una mano para detener alguno de los objetos que se caen delante de mi nariz al piso, nunca llego a tiempo y todo se hace añicos, salvo, los que a escasos milímetros del piso cambian de dirección y vuelven a sus lugares, intactos. Son los menos, claro. El piso parece un campo minado y apenas puedo moverme, tengo mie…