Ir al contenido principal

HACER MEMORIA


Comentarios

  1. Y a veces elegimos mal...como individuos y como sociedad.
    Un beso, Magah!

    ResponderEliminar
  2. Aunque elegiste el título "Hacer memoria" me gusta la propuesta de la frase de saber "Hacer amnesia". Saludos =)

    ResponderEliminar
  3. Traté de hacerle caso a la frase y casi me olvido de mí mismo, a último momento logré recuperar la maldita memoria.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  4. ... hasta que llega el momento en que también olvidamos qué habíamos elegido olvidar.

    Saludos,

    Rob.

    ResponderEliminar
  5. Casualmente hace dìas que me ronda en la cabeza ante determinada situaciòn, porquè he perdido la memoria?? y no me lo puedo perdonar.!!

    Justo en estos tiempos, la memoria en mi vida es todo un tema.

    Abrazo querida Magah.

    ResponderEliminar
  6. La memoria es impostora, y tiene voluntad propia!!!
    Es muy complicada de manejar, ya que hace lo que quiere con nuestros recuerdos y corremos el riesgo de terminar olvidándonos de nosotros mismos...
    Yo misma he caído en mi propio olvido alguna vez...

    Besos

    Hace algún tiempo escribí sobre esto
    http://noctambulaydespojadaenbuenosaires.blogspot.com.ar/2010/10/memoria-impostora.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en casi todo, con vos, Novia.
      Estaría bueno si pudiéramos ejercer algún control sobre la memoria, en lugar de que ella nos controle a nosotros...

      Eliminar
  7. Memoria selectiva, que le dicen.

    Los psicólogos lo explican.
    Y después, uno termina haciendo lo que puede.

    Todavía no encontré la vuelta a ese secreto resolutivo de elegir lo que debe olvidarse.


    Otro abrazote.


    SIL

    ResponderEliminar
  8. Estaba pensando justamente en lo que comento Sil, iden.

    Je.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico