Ir al contenido principal

SABINA

-
-¿Te preparo el desayuno?- Preguntó desde la cocina.
- Sì, me gustaría tomarlo en la cama, desde la ventana se ve el cielo y está muy azul. No quiero perdérmelo.- Le contestó Sabina.

Caminó despacio hacia el cuarto con la bandeja para dos entre sus manos delgadas.

Sabina olió el café en su piel y las tostadas entre su cabellera colorada. Dejó la ensoñación entre sus piernas y cuando hubieron terminado, bebió y untó con mermelada cada una de las tostadas.
-

Comentarios

  1. Bueno. Breve y efectivo.

    Un momento màgico cotidiano, bien descripto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ...Sabina olió el café en su piel y las tostadas entre su cabellera colorada....

    Como algo tan simple y de todos los dias tiene la magia que querramos ponerle o la magia que querramos que tenga.

    ResponderEliminar
  3. No debe existir mejor lugar para guardar la ensoñación...verdad??

    Este post huele a café, a dulce mermelada, a tostadas,(y a ensoñación...:)

    Abrazo infinito, maga sin hache


    SIL

    ResponderEliminar
  4. Lo primero es lo primero.
    Claro que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Delicioso...

    (Quiero que me lleven el desayuno a la cama...)

    Un beso, Magah!

    ResponderEliminar
  6. Mágico desayuno a flor de piel. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy prometedor. ¿Será por eso que el desayuno es la comida más importante del día? Probablemente. Hay que revisar la dieta...

    Un Abrazo Magah!

    ResponderEliminar
  8. Un merecido desayuno es un buen comenzar...
    besos.

    ResponderEliminar
  9. BUE NI SI MO

    quiero!!!

    ResponderEliminar
  10. Hace siglos que no puedo hacer eso. Prometo volverlo a hacer, es una sensación preciosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me diste ganas de depertar desayunando piel y ganas...

    P.D.:El poder del cielo es magnètico!!

    :P

    BESOS Y TENTACIONES

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico