Ir al contenido principal

CARTA PARA ANGELA

-

Cuando estés leyendo esta carta es probable que yo ya esté lejos. Tal vez un poco asustada y queriendo volver, pero no lo haré, confío plenamente en que si ustedes creen que es este el momento de dejar el hospital, realmente así sea.
Creo que más que confiar en ustedes, es necesario empezar a confiar en mi misma y ese es un desafío por demás de tentador para mí, que soy de agarrar el guante.

Quisiera pedirte que revises el cajón de la mesa de luz del cuarto que ocupé durante este tiempo, allí hay 8 cartas que escribí a escondidas y que nunca envié. No por que no me haya animado a hacerlo, simplemente por que siempre supe que el destinatario era yo misma.
No es fácil comprenderme algunas veces, e imagino que si a mí se me hace complicado, lo será mucho mas, para los otros.
Me gustaría que las guardes, tal vez alguna vez pueda volver por ellas y que para ese día ya ni siquiera tenga sentido conservarlas.
Escribir fue un ejercicio que me hizo mucho bien, en más de una oportunidad hallé respuestas que ni siquiera buscaba y que estaban latentes para salir. Fue una buena manera de decir en voz muy baja algunas cosas que de otra manera no hubiera podido. Me permitió un dialogo fluido conmigo misma y creo que algo de mi recuperación ha tenido que ver con ello.
Sin duda coincidirás conmigo, que esto demuestra que aún en mis peores momentos, en mi interior, había un fervoroso deseo de recuperación. Como bien dijiste, afuera de los infiernos en los que una se mete, vaya uno a saber con que beneficios, hay una vida y he decidido ir por ella. Despacio y abriendo las alas muy de a poco.
No quiero volver a quebrarme, me da mucho miedo, y sin duda eso hará que me cuide yo misma.

No voy a ponerme nostálgica, es mas, me regañarías, pero íntimamente sé que en este momento, a quien se le está cayendo una lágrima, es a vos.
Prometo escribirte e ir contándote como me va la vida.

No olvidaré nunca tu ternura.
Te abraza.

Ursula
-

Comentarios

  1. Paradójicamente, las cartas que no enviamos, incluso aquellas escritas a nosotros mismos...
    nos pintan de cuerpo y alma.

    Ursula encontrará la fuerza.
    Siempre habrá un ángel (sin importar el género) que se quede por ahí, velando por nuestro buen vuelo.

    Abrazo de madrugada, maga sin hache.


    SIL

    ResponderEliminar
  2. Me parece estupenda la manera en que te pones en la piel y las letras de Úrsula. Logras conmovernos a través de la fuerza y el carácter de estos textos tan reales y emotivos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo Maghita! Qué lindo escribís! Qué lindo!

    ResponderEliminar
  4. Que la escritura es terapéutica es una verdad palmaria.

    ResponderEliminar
  5. Me empieza a dar mucha pena.

    Me conmueve.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Cartas escritas escondidas en un cajón; me suena tan cercana la situación....
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Maghita

    A mí, se me aprieta mucho el corazón cuando leo estas cartas...

    Y ésta en especial, por ser el "corte de hilo", o "corte umbilical", de Ursula y el Hospital (Angela).

    Mientras te leo, pienso, que algunas sicólogas, o sicoterapéutas como Angela, leerán cartas así, dejadas en gabetas, en cajas, maletas, debajo de la cama, etc....,

    y cuanto dirán esas cartas...,

    es como abrir un tesoro, es mirar el alma de tantos pacientes, que "pacientemente" esperan por un poco de comprensión, ternura, y atención.

    Te comparto algo personal, empecé a hacer mi maestría en consejería.

    Precisamente, en estos días pensaba que escribir es una terapia, que libera, y sana.

    Y sana.

    Estoy por recomendarlo.

    No sé a que te dedicas Magah, no sé si eres escritora, poeta, sicóloga, consejera matrimonial, etc., pero estas entradas de Ursula, y sus cartas, me ministran, me llegan, me avivan, me alimentan.

    (Se nos están cayendo lágrimas... a tantas... me incluyo)

    Que tierna eres !

    Me encanta !

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No es una mala idea la de escribirse cartas a uno mismo. La memoria es frágil, y toda recuperación la requiere en plenitud.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Buenìsimo. La fuerza llegarà, estoy seguro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vete a por la vida
    que te está esperando,
    ya que la fuerza
    no te falta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. "Escribir fue un ejercicio que me hizo mucho bien, en más de una oportunidad hallé respuestas que ni siquiera buscaba y que estaban latentes para salir. Fue una buena manera de decir en voz muy baja algunas cosas que de otra manera no hubiera podido. Me permitió un dialogo fluido conmigo misma y creo que algo de mi recuperación ha tenido que ver con ello"

    Elegí este fragmento porque me identifica por completo.

    Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No suelo escribirme pero si hablo con el niño que fui, a quien por cierto lo tengo de muy mal humor pues todavia quiere que cambie algunas cosas, lo importante como lo es para Ursula el despegar de a poco y espero sinceramente que Angela se este enjuagando esa lagrima.

    ResponderEliminar
  13. Empezar a irse con los mismos pasos que darías para acercarte más doliéndote en los pies y en el alma, pero alma que se aleja. Y eso es suficiente. Muy bien.

    ResponderEliminar
  14. Otra Cortazariana? :) y encima de Libra? debes ser lo mas, como yo :P

    jejeje, muchas gracias por tu vueltita. Nos veremos.

    ResponderEliminar
  15. Ursula ,tu carta ha hechoo humedecer los ojos de los poetas montevideanos que en la distancia te abrazan con sus versos.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Las cartas de un ser alado a una ángela deben ser de mucho vuelo. Mucha libertad y a cuidarla.
    D.

    ResponderEliminar
  17. ufff hoy simplemente te digo queme encanto magah...

    y me quedo con esta que tanto me identifica...
    "Fue una buena manera de decir en voz muy baja algunas cosas que de otra manera no hubiera podido. "

    ResponderEliminar
  18. Insisto en que todo en la vida esta envuelto por un misterioso porque...

    P.D.:Muy entrelìneas,las cartas tuvieron un sentido para ambas,se presiente un vuelo lento pero àgil...

    BESITOS CON ABRACITOS :)

    ResponderEliminar
  19. Magah: ahora con tiempo, puedo pasar y expresar que es bella la historia que se va tejiendo con Ursula. Dejala volar que te va a llevar a territorios impensados. Linda manera de contar historias. Saludos y volveré a ver cómo sigue jajajaja. Si no sigue vuelvo igual, lindo blog. Saludos bis.

    ResponderEliminar
  20. A pesar de su claridad, hoy Úrsula me transmitió una cosa triste, como un tipo de fortaleza que la escuda contra la piedad externa, o no... tan externa… dan ganas de sacudirla y darle una trompada para desestructurarla :)


    Magahita, sabías que sos muy talentosa? Los climas que creas son geniales

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  21. Y nosotros no olvidaremos la ternura de este Personaje, peleando por levantarse, en un mundo que no tiene piedad para los que se caen.
    Bien, muy bien Magah!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Yo también me envié cartas con ninguna respuesta, pero llenas de palabras reales...
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Esas cartas son el diario de bitácora. En ellas, Úrsula anotó el estado de la atmósfera, los vientos que reinaban, los rumbos que se proponía, la fuerza con que navegaba, la velocidad de su nave y las distancias navegadas, y hasta observaciones astronómicas para la determinar su ubicación y su rumbo. Es bueno que quede a resguardo.
    Escribís tan lindo, Magah!

    ResponderEliminar
  24. Escribir siempre es una buena terapia, te ahorra mucho psicólogo.

    ResponderEliminar
  25. confío en que Ursula dejó esas cartas y se llevó esas alas...; me he emocionado como Angela!

    besos!

    como dice ricardo, qué lindo escribís..., pero qué lindo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…