Ir al contenido principal

SABINA

-
-¿Te preparo el desayuno?- Preguntó desde la cocina.
- Sì, me gustaría tomarlo en la cama, desde la ventana se ve el cielo y está muy azul. No quiero perdérmelo.- Le contestó Sabina.

Caminó despacio hacia el cuarto con la bandeja para dos entre sus manos delgadas.

Sabina olió el café en su piel y las tostadas entre su cabellera colorada. Dejó la ensoñación entre sus piernas y cuando hubieron terminado, bebió y untó con mermelada cada una de las tostadas.
-

Comentarios

  1. Bueno. Breve y efectivo.

    Un momento màgico cotidiano, bien descripto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ...Sabina olió el café en su piel y las tostadas entre su cabellera colorada....

    Como algo tan simple y de todos los dias tiene la magia que querramos ponerle o la magia que querramos que tenga.

    ResponderEliminar
  3. No debe existir mejor lugar para guardar la ensoñación...verdad??

    Este post huele a café, a dulce mermelada, a tostadas,(y a ensoñación...:)

    Abrazo infinito, maga sin hache


    SIL

    ResponderEliminar
  4. Lo primero es lo primero.
    Claro que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Delicioso...

    (Quiero que me lleven el desayuno a la cama...)

    Un beso, Magah!

    ResponderEliminar
  6. Mágico desayuno a flor de piel. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy prometedor. ¿Será por eso que el desayuno es la comida más importante del día? Probablemente. Hay que revisar la dieta...

    Un Abrazo Magah!

    ResponderEliminar
  8. Un merecido desayuno es un buen comenzar...
    besos.

    ResponderEliminar
  9. BUE NI SI MO

    quiero!!!

    ResponderEliminar
  10. Hace siglos que no puedo hacer eso. Prometo volverlo a hacer, es una sensación preciosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me diste ganas de depertar desayunando piel y ganas...

    P.D.:El poder del cielo es magnètico!!

    :P

    BESOS Y TENTACIONES

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

EL OLOR

-
Hoy algo se siente distinto, si bien el olor es más espeso, yo me siento menos cansada, más liviana. Acabo de abrir los ojos a la mañana que se mete en el cuarto por las hendijas de la ventana, y al girar la mirada hacia tu lado de la cama, llamativamente te encuentro atento, sereno, parece que hoy me escuchás.
Supongo que te habrás dado cuenta que desde hace ya unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa, y que he andado empecinada en encontrar la razón.
He comenzado cada martes con desesperación, abriendo todos los ventanales de los cuartos, buscando minuciosamente en cada rincón, detrás y por dentro de cada mueble, por entre los libros de la biblioteca, algún vestigio que me indique que me aproximo a la fuente de ese olor viciado.
Te confieso que por momentos me sentía molesta de ver como te quedabas mirándome sin hacer nada. Otras veces me hacías reír con alguna ocurrencia y otras tantas me daba miedo tu mirada áspera, pero inevitablemente siempre, y aun en este momento, me re…

LA CULPA ES DEL CHANCHO

Estoy borracha, bueno eso creo.
Si bien metí de manera correcta la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aún estoy bajo los efectos de una noche de excesos.
Entro y cierro la puerta con un golpe fuerte tras el cual también se va mi cuerpo tironeado por la inercia. Me incorporo con esfuerzo y me centro en mis pies, uno para adelante, después otro y así despacito, de a uno, me digo. Ahora estoy en el living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se van corriendo de un sitio a otro. Me causa gracia, me desconcentro de las pisadas y me detengo. Es una sensación extraña sentir que todo gira, y que cuando extiendo una mano para detener alguno de los objetos que se caen delante de mi nariz al piso, nunca llego a tiempo y todo se hace añicos, salvo, los que a escasos milímetros del piso cambian de dirección y vuelven a sus lugares, intactos. Son los menos, claro. El piso parece un campo minado y apenas puedo moverme, tengo mie…