Ir al contenido principal

CUESTIONES DE LA RAZON

-
Ángela volvió hoy a decirme que debo pensar en que estoy en condiciones de irme de este lugar.
Me da miedo. Irme de aquí es casi como volver a dejarte, volver a quedarme sola.
Se lo dije y me preguntó: ¿Sola de qué?

En los días que he estado en este lugar me he sentido contenida, acompañada y cuidada, por ella y por otros que de manera más anónima también estuvieron cerca. Sabía a cada momento que si recaía, siempre habría alguien para ayudarme y orientarme para volver a organizarme, pero irme, implica que todo eso que tan bien me ha hecho, debo prodigármelo yo. Es como si aquí hubiera aprendido a caminar de la mano de ellos y ahora me sueltan.

Es un desafío para estos últimos días, imaginar y planear como quiero vivir de ahora en mas, que deseo y como lo quiero, que quiero y me hace bien y que no. A quien quiero volver a ver y a quien no. Debo poder decidir cada una de estas cuestiones.

No renunciaré a mis alas, que aunque no las muestre, me laten adentro, pero ya no deseo caer de la sobrexcitación a la denigración como solía vivir cuando estábamos juntos, prefiero planear suave, volar bajo y cerca de la tierra.
Aún siento las heridas, profundas y tengo mucho miedo.
“Despacio” dijo Ángela “Afuera hay una vida que aún te espera. Por una vez, ve y aduéñate de ella. Suavemente”

Aquí también he aprendido que algunos paraísos quedan muy cerca y que por alguna razón no he sido pájaro.
Cuestiones de la razón, no te parece?... Vamos a ver cuanto me duran.

Hasta muy pronto
Ursula.

-

Comentarios

  1. Todo comienzo es un desafìo.

    Hay que arriesgarse.

    Bien escrito, como siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. y me parece bien que por ahora esten guardadas y latentes, pero nunca nunca te olvides que esas alas estan ahi, nunca dejes de volar magah y por mas que ahora lo hagas bajito y planeando va a llegar el dia en que sientas confianza para volver a arrojarte del mas alto precipicio y vas a ver que van a estar tan fuertes que no te vas a estrellar

    un abrazo bien grande!

    ResponderEliminar
  3. Cuánto se mete en el alma cada palabra de esta historia, che...

    Yo, muchas veces he querido ser pájaro y sin embargo, siempre he temido estar demasiado cerca del sol, y al ímpetu del viento, y a la tan azul inmensidad del mar...
    Quizás por eso, no he sido pájaro.

    Aceptada mi naturaleza entonces, ya seria hora quizás, de empezar a buscar algún paraíso terrenal, que no esté tan lejos.:)

    Abrazo inmenso, maga sin hache.

    SIL

    ResponderEliminar
  4. Ojala que dure mucho.
    Volar bajo ayuda a que si uno se cae, las heridas no duelen tanto.

    Pero bueno a veces nos gusta volar y subir, que le vamos hacer.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. quedarse sola de una y que te agarre una nostalgia de vos tremenda. a mí me pasa. cuando no está Mabel, obvio.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que Úrsula aprenderá ¿qué remedio? a caminar de la mano de la Razón, por senderos bien marcados, con pocos declives y sobresaltos. Es de esperar no obstante, que alguna vez, una locura linda (de esas que se viven de a dos) la lleve a algún paraíso... y salude a la Razón…con su dedo anular.

    ResponderEliminar
  7. La libertad nos pone a elegir, nos expone al riesgo de tomar decisiones equivocadas, pero también condimenta con anclajes afectivos que nos devuelven a la tierra cuando sueñan nuestras alas y no nuestras corduras.

    Elegir la protección de la jaulita de oro no aporta en mucho más que cerrarnos las puertas del alma.

    Animate, Úrsula, nos vemos ahí afuera… si me dejan salir.
    D.

    ResponderEliminar
  8. las cuestiones de la razón sirven para pocas cosas, cuando de ser feliz se trata.
    me gustan las alas de úrsula latiendo dentro.
    y que haya decidido saborear cada caramelo sabiendo qué saborea.
    y me gusta Ursula. Dígale que cuenta conmigo en la lluvia y en el sol y en las cuatro estaciones.
    Y dígale también que mis razones de razón son un poco distintas.

    abrazo con alas! esta escribiendo precioso!

    ResponderEliminar
  9. bonito texto, si señora.

    ResponderEliminar
  10. Bella ♥

    No renuncies a esas alas que te viven tan hermosa-mente por dentro.

    No importa cuan alto vueles, lo importante es volar de acuerdo a tu capacidad, y resistencia.

    Que bello consejo: ve, aduéñate de ella, suavemente...

    Mi Bella amiga, creo que Angela ha coordinado algo muy bello, lindo..., y es que tiene escuadrones de ángeles esperando por ti en cada esquina, ve, confía, y acaricia con suavidad.

    (Magah, mirá!..., le he agarrado cariño a tu Ursula, :))) envíamela en vuelo de alas VIP a mi isla por un fin de semana. :)))

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Una vez que uno comienza, las cosas se revelan mucho más sencillas de lo que parecían. El problema es animarse.

    Muy bueno lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Esa es la cuestión MAGH: "animarse a dar el salto", como diría Cortázar. Lo mismo dice mi terapeuta. Lo mismo deseamos muchos. Y bueno... ¡vamos por más!, pero que las alas sean de sueños fuertes y hermosos, porque con Ícaro ya tuvimos bastante...
    Un beso grande
    Rodolfo

    ResponderEliminar
  13. Esos temores a mejorar de un trastorno psico-emocional, aquel genial observador de la condición humana (mediocre teórico), Don Segismundo Freud, lo denominó: BENEFICIO SECUNDARIO DE LA ENFERMEDAD .

    En realidad no solamente se manifiesta en los desequilibrios mentales!.

    ¿Cuántos nos resistimos a levantarnos y ponernos a laburar cuando mejoramos de una gripe por los tesitos y la comidita a la cama que nos acercaban nuestros seres cercanos?

    Se´gual…!

    Besos.
    Rik

    ResponderEliminar
  14. Como dice Daniel, vivimos entre el anclaje en la tierra y el volar. Yo creo que hay que saber volar, y para eso, no hay que perder de vista la tierra. La jaulita de oro realmente la detesto!

    ResponderEliminar
  15. Cuando uno se siente protegido y cuidado es muy difícil irse de ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Úrsula hallará ese
    mundo que quiere,
    lleva fuerzas para
    reemprender el vuelo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. para siempre, esas cosas duran para siempre.

    ResponderEliminar
  18. siempre cuesta dar ese primer paso, quizas el que nos aleja de lo conocido y del lugar donde nos instalamos, aunque ese lugar no nos guste del todo o nos traiga dolor. Que hay afuera, no lo sabemos, quizas la posibilidad de volar otra vez.

    un beso
    me encanta lo de Ursula

    ResponderEliminar
  19. siempre hay alguien a nuestro lado que nos enseña a caminar, pero en algun momento debe soltarnos, xq nuestra vida es nuestra y solo nosotros debemos caminarla, decidir el rumbo a tomar, si bien se pueden quedar a nuestro lado para acompañarnos en el camino, no pueden caminar siempre llevandonos de la mano, creo no?..
    Besotes enormes magah!!! buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  20. No importa. No es "lo que dura dura". Es mucho más hondo.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Planear la vida, con las alas,
    que nunca tuvimos...
    ...pero tantas veces soñadas.
    Dejar caer el vuelo,
    .. sobre los nidos,
    donde a veces esperamos nada,
    y tantas otras...a los amigos.
    Que salven el vuelo de las alas,
    que volaron por encima del camino,
    donde la vida se hace plana,
    y sólo el roce de otras manos,
    despierta nuestra fé en el destino.

    Desde la distancia,
    desde el recuerdo,
    un gran abrazo Magah.

    ResponderEliminar
  22. Alas que laten adentro, una imagen que me cuesta construir...

    ResponderEliminar
  23. Estoy empezando a amar a Ursula ;)

    Besos comprendidos

    ResponderEliminar
  24. Mag esto es para Ursula con cariño, como dice Facundo Cabral:
    "... vuele bajo por que abajo esta la verdad, eso es algo que los hombres no aprenden jamas..."

    Pero vuela, no atrofies esas hermosas alas, despacio, tranquila sin grandes metas pero con el norte fijo, te seguimos Ursula, no vas a estar sola.

    ResponderEliminar
  25. Qué buena historia, Maghita!
    A veces esas cosas, situaciones o personas que nos hacen sentir seguros, nos juegan en contra y no nos permiten soltar para poder andar sin muletas.
    Besote y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  26. Sigo apostando por esta Úrsula que siempre encuentra la locomoción apropiada, que cambia de ambiente pero nunca está quieta. Vuela, nada, repta, camina, salta o corre: va en busca de lo que quiere y de lo que siente. Creo que ni la razón propia ni la sinrazón ajena podrán inmovilizar su inquieto impulso vital.
    Tus letras movilizan, Magah!!! Te leo y es como jugar a la "Batalla del movimiento"!
    Besos transportados

    ResponderEliminar
  27. Es un gustazo leerte. El desafío de Úrsula es bien grande: desplegar sus alas sin que el vuelo la dañe ni la desconecte de la vida...
    Mucha suerte para ella!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. ya vas saliendo Úrsula no olvides que lo más dificil es olvidar a quien te sienta tan mal, y no coger lo que no te siente bien.. saludos.

    ResponderEliminar
  29. Maghaita, no sé si porque el otro día hablamos de esto, pero me quedé pensando en los vuelos, en la altura, y si bien al vuelo bajo le duele menos caída, es probable que las alas se lastimen con tanta barrera que hay lejos del cielo.
    De todos modos, Úrsula ya sabe lo esencial, que algunos paraísos quedan muy cerca.

    Es hermoso compartir con vos

    Estercita

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…