Ir al contenido principal

RENUNCIA

-
Esta mañana desperté deseando pasteles de dulce de membrillo, cosa imposible de encontrar en este lugar.
Sabés que los que mas me gustaban eran los que comíamos juntos en la panadería de tu barrio, esa donde solíamos merendar… te acordás?... nos gustaba vivir por las noches y despertar cuando el sol daba en vertical sobre los techos, y así, nuestros amaneceres, siempre eran mas dignos de una merienda que de un desayuno.
Hoy creo que más que los pasteles, era la situación la que me gustaba, vos y yo y nuestras risas.
Por suerte pude controlar mi irrefrenable deseo de llamar a Ángela y pedirle que me consiguiera algunos, hubiera sido un capricho por demás infantil.

Entonces recordé que en el cajón de mi mesa de luz, ella había dejado unos caramelos de leche, posiblemente pensando que yo encontraría la oportunidad de querer endulzar un momento, en lugar de amargarlo.
Me senté al borde de la cama, con la mirada perdida en el profundo espacio que se dibujaba desde la ventana, y cuando volví a mi cuerpo, sobre la mesa de luz, solo quedaban los papeles de envoltorio de los caramelos, hechos un bollito.
Los caramelos estaban ricos, pero sufrí la decepción del sabor distinto, no eran lo que yo deseaba, lo que hubiera querido. Digamos que me distrajeron por un momento.

Entonces puse a garabatear mi pensamiento y me pregunté si uno puede amar lo que no se desea, si el amor tiene que ver con el deseo o si algo solo puede desearse sin que en ello se juegue el amor.
Ángela dice que a veces solemos tener el deseo mal orientado, y que cuando eso pasa es conveniente detenernos y trazar un mapa con la dirección hacia la que queremos ir, orientada hacia las cosas que nos hacen bien.

Recién, al pasar Ángela para saludarme, como cada mañana, me ha dicho que quiere verme pronto las alas, que hay otros “locos” como yo que viene pidiendo pista y que la necesitan. Traté de hacer caso omiso a sus palabras y le pregunté si tenía pasteles, metió la mano en el bolsillo de la chaqueta, dejó un puñado de caramelos sobre la mesa de luz, me sonrió y se fue.
Ella sí sabe como decir las cosas. Pero esta vez, guardé los caramelos en el cajón, pues sentí que ya no quiero estar distraída, posiblemente sea mas productivo que comience a trazar el mapa, no te parece?

Un abrazo fuerte
Ursula.
-

Comentarios

  1. Sí, posiblemente...

    Pero indefectiblemente
    antes de tomar la decisión de trazar el mapa,
    debemos pasar por la dulce etapa de los distractores...
    Como quién necesita la rampa,
    para emprender el vuelo!

    ABRAZO INMENSO, Maga sin hache.

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Uy! ¿Cómo hacer una cartografía del deseo? ¿En qué latitud ubico lo que me hace bien? ¿Cuál es la longitud del deseo mal orientado?
    ¿Acaso el deseo reconoce brújulas, o se programa con GPS? Más bien parece que le gusta andar al garete, zozobrando...
    Me encanta esta Úrsula que no confunde pasteles de membrillo con caramelos de leche.
    Un beso, Magah!

    ResponderEliminar
  3. Amamos lo que no deseamos?

    Sí.

    Somos muy tercos.

    Hay cosas que sólo fueron deliciosas en su momento, como los dulces de mebrillo...reproducir esa felicidad intantánea es imposible...el sabor viene vacío.

    Me encantó esta carta...

    Un beso, Magah

    ResponderEliminar
  4. Deben ser alas de cristal, y aún no puede volar...
    Mejor las deje madurar un poquito más.
    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Ángela está equivocada. El deseo no se puede planificar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Angela ha dicho sabias
    palabras.
    Endulcemos nuestra vida
    y tracemos nuestro mapa.

    Estupenda la entrada
    que has hecho llena
    de sensaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Con mapa propio es más fácil delimitar y trazar los deseos, pero quién dice que por ahí es el camino, sólo los sentidos atentos y la capacidad de sentirlo en piel... es decir amarlo!!!
    Me gustó y sirvió tu relato priMagah, por más que Ursula se haga la protagonista, sé que estas palabras salen del caramelo que nos dejás cada un par de días, para que nos deleitemos con él.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Si el deseo, o el sentimiento no tuvieran alguna parte racional, yo podrìa estar enamorado de Lilita Carriò!!

    No. No le va a salir el plano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hay un plan del deseo en la estrategia de la ilusión. No significa que se alcance rapidamente pero se alcanza.

    Me gustaría una camelitos de leche... los mu mu??

    que riquisisisimos.

    beso,

    ResponderEliminar
  10. Aunque tengas un mapa trazado, a veces nos salimos del camino, deseamos lo que no podemos tener.
    El deseo es mayor que la sensatez.
    Es dulce como un caramelo de leche.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. ....hubiera sido un capricho por demás infantil....

    Lastima me parece que Angela esta comenzando a guardar en un baul a sus queridas alas, si sigue reprimiendose terminará por volver al mundo "normal".

    Yo la prefiero con alas o sera que me hubiera gustado no haber guardado las mias.

    Cariños Mag.

    ResponderEliminar
  12. Trazad el mapa mientras mordisqueáis el dulce, mejor. Por si acaso no encontráis la brújula.

    ResponderEliminar
  13. se puede trazar un mapa? Creo que si.
    lo que me deja en dudas es que se hace con el deseo en el mapa, donde lo ponemos?

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  14. Ayer fuí, después de mucho tiempo, a un estanque que tengo a medio kilómetro.
    Y allí me encontré, sin previo aviso con los membrillos, pequeñísimos, pero anunciando que estarán listos en septiembre.
    Entonces mandaré a Úrsula un cestillo lleno.

    ResponderEliminar
  15. Trace nomàs!
    Cualquier cosa existe un elemento llamado "Goma de borrar" que es muy eficaz,boorra un poquito y dibuja otra vez!
    Besos,que estès bien!

    ResponderEliminar
  16. hay veces que por mas que extrañemos ese sabor, es preferible probar otros y descubir que pueden ser, los demas, muchos mas exquisitos...

    magah basta de distracciones, a trazar ,que ya vienen el finde y tantas horas libres pueden servir para esoo!

    abrazoss!

    ResponderEliminar
  17. clap clap clap!...aplaudo y me pongo de pie!...hay que decirle a Úrsula que hace muy bien trazar un mapa, aunque resulte demasiado racional la idea. A veces los deseos se equivocan y nos hacen cometer muchas estupideces.
    De paso, decile que me encanta leer sus cosas, que además, están escritas con la gracia y la elegancia de esas alas que la gente necesita.


    un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. P:D:

    no me gustan los caramelos de dulce de leche, pero los pastelitos de membrillo sí, de vez en cuando...

    ResponderEliminar
  19. Los deseos...
    Los sueños...
    Los anhelos...

    En algùn momento todos juntos o por separado nos fueron esquivos ante esa tempestiva necesidad de hacerlos nuestros...

    P.D.:A veces pienso que la mayorìa de las situaciones,en la vida se nos dan cuando menos las sentimos anque necesitamos,que cosa no?? Hasta lo azaroso tiende al amague... O-O

    MIS BESITOS PERMANENTES MAGU ♣

    ResponderEliminar
  20. Si supiéramos bien qué es el amor, el deseo, la necesidad, lo que nos hace bien ó mal, incluyendo el pastel... tal vez las cosas sean más sencillas. Mientras tanto unos caramelos nos endulzan la vida, y si nos dan la suficiente fuerza para volar a pesar de todas esas dudas, todo, absolutamente todo valdrá la pena!

    ResponderEliminar
  21. si no los vas a precisar, mandame los caramelos, nomás

    ResponderEliminar
  22. Creo que Ursula es la más cuerda de este loco mundo ;)

    Besos sin azucar

    ResponderEliminar
  23. Maravilloso este cuento. Me conmovió!

    ResponderEliminar
  24. ¿Será nomás que atraemos lo que deseamos? Que aceptar un premio consuelo es bajar la guardia y que querer convencerse de amar lo que apenas conforma es vivir una vida ajena o sentenciarse a la mediocridad.

    ¿Será que lo desquiciante es no poder desear libremente y atraer lo que nos hace felices?

    Por las dudas, sólo por las dudas… sigo deseando. Parece que funciona.

    D.

    ResponderEliminar
  25. Lo importante, siempre siempre, es mirar hacia adelante...

    ResponderEliminar
  26. Nunca está de más trazar un mapa, pero el problema con los deseos es que casi nunca se orientan hacia algo que nos haga bien. Por lo menos en mi caso es así.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Quizás mas que trazar el mapa, habría que hacer un boceto de la dirección, sabiendo hacia donde queremos ir, pero sin tanta definición. Me asusta lo tan correcto!
    Y creo que si, se puede amar lo que ya no se desea, o ya no se quiere más, y a veces duelo... y el deseo sin que se juegue el amor ya no me gusta.

    Pero aceptar caramelos en vez de pasteles, es conformarse con poco... quiero más!

    un beso

    ResponderEliminar
  28. Se está organizando el II Encuentro de Poesía y Relato erótico entre Blogs. Quizás te interese participar, o tal vez a alguno de tus seguidores. Dejo el enlace con las bases.

    Saludos a todos

    http://garciafrances.blogspot.com/2010/04/ii-encuentro-de-poesia-y-relato-erotico.html

    ResponderEliminar
  29. Cada vez que quise trazar un mapa llegué a un destino diferente -demasiado- de lo que me había propuesto.
    Hoy pido a mis pies que vayan haciendo un mapa.
    Bellísimo.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…