Ir al contenido principal

PRIMERA ESCENA de un crimen aun no planeado.

-
-
Levanta lentamente la cabeza y mira el reloj de pared. Doce y veinte. Solo le quedan diez minutos. Prepara el almuerzo. Está ausente de la tarea, pensativa, triste. Apura a terminar detalles, ordena, pone sobre la mesa dos individuales que saca del segundo cajón de la mesada. Sobre ellos ubica cada plato, cada vaso y los cubiertos. El tenedor a la izquierda de cada plato. Le queda en la mano el último cuchillo. Lo mira, lo gira con lentitud viendo cada lado de la hoja. Lo limpia detenidamente con el borde de su camisa. Lo levanta a la altura de sus ojos y los ve reflejados en el acero. No le gustan. Doce y media en punto llega su esposo, le besa la mejilla. Ella acerca la comida ya servida en cada plato. Se sienta y espera. Espera, teme, sabe. Aún así, ahí se queda.
El insulto entra afilado por sus oídos, le va desgarrando el alma, como un trueno ajeno, lejano, que la hace ocultarse tras las mantas en la noche, mientras del otro lado de la puerta solo escucha gritos, ruidos. Tiene miedo, llora, se abraza a una muñeca y espera que la noche se convierta en día.
La mujer retira los platos sin tocar, que quedan sobre la mesa vacía de comensales. Llora para adentro. Tiene miedo, sabe, y sin embargo ahí se queda.
Mira hacia el piso. Un cuchillo…

-
-

Comentarios

  1. Décimo tercer mandamiento: no insultarás!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bueno! Me gustan mucho esos relatos que pasan un poco por lo externo, y otro poco por lo interno. Por las sensaciones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La orquestación interna de un final externa, muy bueno doña Magah.
    Queda la duda ¿se habrá animado?

    ResponderEliminar
  4. Se masca la tragedia.
    Cualquier día...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Dime que fue a propósito, dime que "las doce y media en puto" ,están diciendo cómo es el que ha de llegar, dime que no fué un error y has querido avanzarme la historia.
    Porque, si no es así, te delató el subconsciente.

    Como siempre, me encanta.

    ResponderEliminar
  6. Hoy hay encuentro, a las 9 de la noche, llévame contigo, di que yo también estoy. Y cuenta un chiste en mi nombre.

    ResponderEliminar
  7. Hola Magah!

    Excelente…, me recuerda los cuentos de Agatha Christie.

    Me pregunto: ¿Qué lleva a las personas a repetir los modelos de la infancia?. ¿Se tuvo que buscar ella también un maltratador?. ¿No debería haber hecho terapia para tener en cuenta esa “tara humana”?.

    Sobre todo cuando para un psicoanalista es evidente que sus fallidos le hubiesen dado mucho material para trabajar.
    Como por ejemplo cuando dice: “Doce y media en puto llega su esposo, cuando seguramente habrá querido decir: “Doce y media llega el puto de su esposo”, ¿no?.

    Buenísimo.

    Besos.
    Rik

    ResponderEliminar
  8. Dá lo mismo si lo mata o no… él ya sólo existe en su consciencia y ella ya está condenada.

    Tremendo cuento, Magah, intensos diálogos desde tanto silencio.
    D.

    ResponderEliminar
  9. Maga me has tenido en vilo hasta el final y me has dejado esperando la continuacion.
    El final, sencillamente de pelicula.
    Mis felicitaciones señora.
    Sigo por aca.

    ResponderEliminar
  10. FE DE ERRATAS:

    Va PUNTO donde decìa PUTO...pero jajaja, lectores refinados, han ido mas allà del error, y ¿Còmo hago yo para convencerlos de que ha sido solo eso?

    Abrazos a todos, y para no dejarlo asì, esto es solo la primera escena.

    Algunos, llegaron por mail, para que suavice la cosa jajaj, son geniales.

    ResponderEliminar
  11. Él: -Qué lindo estar en la azotea del piso 39, en Puerto Madero. ¡Qué vista!
    Ella: -Mirá, mirá ahí abajo, está nuestro auto. Sí, sí. Uy, hay dos pibes que están forzando la puerta. Dale, acercate al borde que vas a ver mejor. ¿Viste?...

    Ella: -Pequeño empujón.
    .
    .
    .
    .
    Él: -PLOP.

    Ella: -Inspector, parece que se marió.

    In memoriam Alberto Olmedo.
    El Tramontina está demodée, y es grasún.

    ResponderEliminar
  12. Magistralmente contado...
    El abrazo a la muñeca y el llanto, son el verdadero crimen.

    El resto, nimiedades.

    Fabuloso, Magah sin hache !!!

    ABRAZO GIGANTE


    SIL

    ResponderEliminar
  13. ENSUCORCEL
    Cuando no hay auto, ni pisos con terrazas y lindas vistas, un tramontina puede ser la ùltima alternativa.
    Igual anoto su idea!

    Ah! Y dejese las babas que le quedan lindas.

    SIL:
    Es verdad, usted lo ha dicho, el resto son nimiedades!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Cuidado con el precipiiiiiiiii.....!

    Mis añares de CSI Vegas, Miami, New York, U.V.E., Monk y Las Calles de San Francisco me dicen que necesitan encontrar el arma asesina. Un cuchillo de lata, digo, un cuchillo delata al asesino. El asunto es liquidar y no ir la cárcel.

    Prefiero el empujón que es caída. Y con la caída libre uno queda ídem. Hipotéticamente hablando.

    ResponderEliminar
  15. Naaaaa Magah!

    "¿A papá mono con banana verde?"

    Don Segismundo se "relamió" en tu tumba!!!

    Él también me envió un mail sobre el lapsus y por ello entré a leer tu entrada a las 6.30 hs de la madrugada!

    Ídola!

    Beso.
    Rik

    ResponderEliminar
  16. ENSUCORCEL
    Lo que la mina anda buscando aùn es su ALMA asesina. Yo creo que si la encuentra, posiblemente hasta se ahorre el crimen.
    Y mirela pobre! Ya està presa, lo que creo que quiere es quedar libre.

    ResponderEliminar
  17. Bien Magah!!
    Has vuelto por tus fueros...
    Provocando y dosificando un crimen que ya está escrito.
    Salu2

    ResponderEliminar
  18. MARCELO:
    Cante el decimocuarto!

    YONI:
    Sinceramente me gusta que le guste!

    mmm... sigue verdoso... a ver si se anima, eh?

    DON NETO:
    La mina ni sabe aùn...tambien duda, todo el tiempo, viò?

    TORO:
    Se mastica la bronca!

    MARIAJESUS:
    Sos de lo mas lindo! jajaj...una pena no poder darte un abrazo esta noche!

    RIK
    Jaja, me hiciste reir. Releo y sigo a las carcajadas!
    El puto siempre llega a la misma hora! jaja

    MAESTRO OS
    Mis reverencias, desde la condena!

    FLACO
    Vamos por un final...mmm.. ¿Lo escribe felizmente usted o le pongo yo la làpida?

    MARCELA:
    Sì, creo que sì. A veces un llamado a tiempo...

    ResponderEliminar
  19. TONI
    Estos fueros no se van nunca, a veces se corren un poquito y sale mi otra Magah
    Beso!

    ResponderEliminar
  20. Cuando entra el insulto el crimen no planeado comienza a tejerse solito y muchas veces ni siquiera hace falta el cuchillo.

    Ácido me gusta.

    Bessoooooossssssssssssss.......

    ResponderEliminar
  21. Soportar ese insulto de manera silenciosa,es como afilar lentamente ese cuchillo,amortiguando el alma en la angustia...

    P.D.:Un dìa,no muy lejano,ese filo sabrà del corte preciso!!

    BESITOS ENTENDIDOS

    ResponderEliminar
  22. Voy a dar mi interpretación. Para mí ella no quiere matar a nadie del presente, sino a aquel de la infancia que la condena al temor de revivir aquella experiencia y por lo tanto, la condena también a estar sola. De hecho, la mesa queda sin comensales, los platos los levanta "sin tocar", el cuchillo quedó en el piso. Ella no puede asesinar su pasado y su presente está vacío...

    ResponderEliminar
  23. Tarde de viernes y por aquí ando bebiéndome tus cosillas poco a poco. Genial como siempre.

    Saludos y una abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  24. que queres que te diga, es una bomba de tiempo que cuando explote va a salpicar mucho más de lo imaginado

    besote

    ResponderEliminar
  25. puro cine tus relatos...

    dierctores favoritos? ja... q pregunton...

    salu2


    pop life

    ResponderEliminar
  26. No me extraña que haya un cuchillo. ¿Sólo uno?

    ResponderEliminar
  27. Tremenda violencia psicológica. Quizás mañana sea física.

    Besos asustados

    ResponderEliminar
  28. Qué buen Blog. Me gustó mucho tu cuento...impecable la redacción. Volveré seguido.

    ResponderEliminar
  29. Realmente hay cosas que dicen que son inconmesurables! Mucho suspenso, me gustó!

    ResponderEliminar
  30. ¡Impecable! Me gustó mucho. Saludos!

    ResponderEliminar
  31. me queda la sensacion que ya lo mato mil vecess...solo desea que alguna vezz..sea para siempreee...!!

    lujito leertee..!!

    mi cariñoo entregado en manoo..!!

    ResponderEliminar
  32. Magahita, este relato es espectacular, no le des bola al puto, siempre hay un puto fallido o un puto real, siempre hay un puto encarnado en otro. Lo cierto es que letra por letra a mi me atrapó y visualicé una trama fílmica.
    Cada uno lo ha interpretado a su modo, y eso está buenísimo.

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  33. CECY:
    Debe ser algo parecido a lo que sucede ante la primera palabra de amor, la trampa se va tejiendo solita, hasta que cuando te diste cuenta, Zas! Ya estás adentro. Luego viene el crimen.
    De esta hipótesis se podría deducir que mejor es no escuchar esa primera palabra.
    Besos (Queremos nueva foto de tu perfil)

    GABU
    Cuando vivía en mi pueblo, el sonido del afilador era del folklore cotidiano. Los afiladores se han extinguido. Tal vez por eso es que algunas hojas quedan sin filo, inútiles y hay que ocuparse de una u otra manera del “corte”, como sea. ¿Tijera?
    Cariños. (Se te extraña)

    RICARDO:
    Una buena interpretación. De refranes populares: “Mas vale solo que mal acompañado”… Lo primero que se hace para no seguir en una historia repetida, es salir de ella. Ahí se corta el vicio y uno elige quedarse solo.
    Un abrazo!

    HIPERION:
    Saludos y un abrazo enorme.

    LAURA
    La protagonista debiera irse lejos, la explosión es inminente y mas saludable que una implosión, por lo que si no quiere joder al resto del mundo, debe irse solita, cantando bajito, con su cadáver a cuesta.
    Besos.

    JLO:
    Preguntón, jajaja… Que bueno que los relatos se vean, se sientan. Y quien te dice que alguna vez uno de ellos, hecho película, no estén orgullosamente en tu blog! Besos.

    NEGREVERNIS:
    Por ahora solo ha visto uno…pero me parece que cualquier herramienta será valida para el crimen. Un abrazo.

    DANI:
    La violencia asusta, tanto la del grito como la de la mirada y los silencios. Cuando se tiene miedo la razón se nubla, solo queda pensar en como sobrevivir.

    CLAUDIA:
    Hola, bienvenida. Llegás justo para el suspenso! Besos.

    MARINA:
    Y aún semejante palabra a veces no alcanza. Abrazo.

    ResponderEliminar
  34. MARCELO:
    Los cadáveres son una verdadera tumba. No hay riesgo ahí.

    PERSIS
    Muchas gracias. Una alegría que te guste. Saludos.

    GOGO
    Recibidos sus cariños!... ya verá que puede. Un abrazo.

    ESTERCITA:
    Que bueno que vieras una trama fílmica, te confieso que este relato es parte de una tarea de taller, que requiere un crimen, y me cuesta bastante llegar a él sin meterme en una historia que justifique un asesinato.
    Un abrazo enorme. Te extrañamos ayer!

    ResponderEliminar
  35. El cuchillo es convocado por el que insulta.

    El cuchillo es el que atrae "cierta" calma al que sufre y padece los insultos.

    El cuchillo condena al que busca justicia...


    Impresionante relato, amiga!

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  36. Un lujo leerte y providencial el error. tiene un ritmo cinematografico teatral diria yo tus escritos. me gsután.

    ResponderEliminar
  37. CANDO:
    Es verdad, en el crimen la condena cae sobre victima y victimario.
    Un fuerte abrazo.

    CARLOS
    Bienvenido! Repito que me alegra que estos textos transmitan ritmo cinematogáfico. Es el objetivo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. loparió!
    lo levanta a la altura de sus ojos..., espera, teme, sabe, igual se queda.
    magistral descripción.
    certera, absolutamente.




    amén.

    ResponderEliminar
  39. Magah... la verdad lo leo y e scomo un va y ven interno y externo!!! me encanta... hay misterio oculto... ya me voy para la segunda parte!!!!! abrazos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico