Ir al contenido principal

ALMIBAR DE DURAZNOS

-

-
-Tu actitud despierta sospechas hija… estás tan colaboradora que ando oliendo mucho mas que el almíbar de los duraznos. Vamos a ver, nos sentamos y te escucho.
Andrea dejó sobre la mesada de la cocina su delantal, y callada, atenta a la mirada de su hija, que sopesaba a cada instante si aquel era el momento oportuno para hablar, ubicó dos sillas cerca de la ventana que daba al jardín, desde donde podían ver el cielo de aquella mañana de enero.
- Mamá, Tino… y yo, estamos pensando en tener relaciones sexuales.
Así nomás, sin preámbulos ni anestesia. Así, simplemente, sin pelos en la lengua y llamando a las cosas por su nombre. Así sin previo aviso, ni cerca un vaso de agua para humedecer la boca que en un estrepitoso segundo se le quedó seca, más no los ojos, que tan sabios vieron el alma de su hija y en el mismo instante en que la boca se le secaba, ellos se le llenaban de lágrimas.
No era momento para prolongados silencios, esa damita necesitaba una respuesta, una palabra que le haga saber que todo estaba bien y que por sobre todo, ese era el momento indicado para hablar, solamente por que ella lo había elegido.
El almíbar de los duraznos, perfume fresco de flores blancas y un mismo momento en distintos tiempos, los mismos despertares y la necesaria memoria del cuerpo y el alma para comprenderla y acompañarla. Mezcla de miradas dulces, y la niña dejando las tardes de soles para irse solita de noches de luna.
- ¿Cómo se hace mamá?- preguntó con los ojos brillantes, solo esperando que aquellas palabras le dieran tranquilidad y la venia para iniciar su primer viaje.
- Asi Laura, despacio…entre caricias, entre miradas, tantas y tan suaves que vayan dejando ganas de mas y quieran sentirse bien cerca, uno dentro del otro. Ser como un almíbar, espeso, azucarado que va tomando la forma del recipiente, ser recipiente y contenido, que se va amoldando, despacio. Uno y otro, hasta encontrar entre ambos la forma exacta.
-Si- solo dijo, absorta en la voz y en la cara de su madre.
- …. hacer el amor es el lugar donde dos cuerpos juntos pueden batir alas y echar a volar, ser el mas perfecto aroma y la mejor melodía.
Andrea abrió su corazón y recordó su cuerpo fresco enredado en los aromas de aquel almíbar de duraznos de aquel mismo enero, tantísimos años atrás, cuando no tuvo con quien hablar. Descubrió que atesoraba sensaciones y formas de amar propias, que habían quedado guardadas, aquel día que decidió, sin saberlo, poner amarra a sus formas para asirse a los del otro.

-

Comentarios

  1. Que bonitoo Magah =). Que buena mama tiene andrea. Le dio un consejo metaforico bastante lindo. Eso de recipiente-contenido es un conepto muy especial. Que bonita mama!

    ResponderEliminar
  2. //la niña dejando las tardes de soles
    para irse solita de noches de luna.
    Para sin reproches besar la aventura,
    derretir las rejas... dejar las prisiones...



    QUÉ

    BELLEZA !!!!!!!!!!!!

    Tus palabras endulzan (más que un almíbar de duraznos) mi buena amiga.

    Abrazo gigante, Maga sin hache.


    SIL

    ResponderEliminar
  3. Sabés... también recordé mi enero y una lágrima gruesa, enorme... rodó.

    Abrazo, qué intensa entrada!

    ResponderEliminar
  4. Un buen consejo dura toda la vida. Verdadero placer el leerte. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  5. Un consejo, puede tener muchas formas; pero de tu pluma, nunca será feo y siendo hermoso siempre será, un buen consejo.
    Un abrazo Magah, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tiene suerte Laura en tener una
    mamá como Andrea que aún tuviese las frescas sensaciones
    y formas de amar propias guardadas para transmitirlas a
    ella.
    Una bella historia y excelente
    forma de contarla.

    Un montón de besos.

    ResponderEliminar
  7. Belleza es la palabra para definir esto, que me toca de cerca...
    Que bien lo contaste! Ojalá sea siempre así
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Me encantó Magahhhhhhhhh!!!
    Que bello... que tierno y coincido con Sil en una parte que me tocó mucho... "la niña dejando las tarde de soles para irse solita de noches de luna"
    Es una maravillosa manera de decir que estamos cambiando de una manera sencilla, clara y sobre todo dulce!!!
    Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

    ResponderEliminar
  9. Un lujo!!!! Como nos sigue costando hablar con los hijos de estos temas y ojalá muchos puedan leerte y animarse a hacerlo.

    ResponderEliminar
  10. Un post con magia y dulzura, como las que tienen los buenos consejos, esos que nacen del alma!!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hermoso, para momentos así una espera años, remando y poniendo los cinco sentidos en la educación de los hijos para después un día asi de la "nada", te quitás el delantal y vivis a fondo esa iniciación, pero esta vez acompañando y emocionandote hasta las lágrimas. Recuerdos inolvidables.
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  12. Metáfora y belleza. Como es usual.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta cómo las cosas que tenían que ser tiernas y naturales finalmente lo están empezando a ser. Al menos entre mujeres es más frecuente el diálogo abierto y sensible. Entre hombres también ocurrirá, todavía se da mucho otro tipo de conversación…

    Tino: Pá, salgo…

    Papá de Tino: ¿Y este flaco, qué hace tan perfumado un martes a la noche? …se debe estar comiendo un duraznito…

    D.

    ResponderEliminar
  14. Lindisímo.

    Que bueno que hoy padres he hijos puedan hablar de estos temas.
    Mi mamá me decía que no solo había que ser decente sino también parecerlo. Esta de más que te cuente que fracaso con el consejo.

    Lei tu blog, tus blogs. ¿Cómo te organizas para escribir y postear tanto y bueno?

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso! Me tocó como una fibra de mamá, aunque me falta mucho para esa charla. Trato de sentar bases de confianza ante lo que sea, y quisiera llegar a esas palabras!! Un beso grande.

    ResponderEliminar
  16. De tardes de sol a noches de luna... de durazno verde a maduro y dulce en almíbar... de formas propias a formas compartidas. Qué lindo es crecer y pensarlo de esa manera!

    ResponderEliminar
  17. Buenos consejos.
    Un texto muy tierno, sin duda.

    ResponderEliminar
  18. Comento el segundo comentario que te han dejado... y estoy de acuerdo... cuánta belleza. Es un placer leerte, disfrutarte.

    He leído dos entradas y me quedo en la dos. Pero la frase subrayada... que comenta SIL, es, simplemente, mágica.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Si bien se me hace complicadìsimo recordar el mes,sè que hacia frìo y tampoco sabia mucho`,màs bien nada digamos...

    P.D.:Quizà lo maravilloso de estos tiempos es el nivel de comunicaciòn que hemos logrado alcanzar,no??

    BESITOS MAGU :)

    ResponderEliminar
  20. Inmejorable (y dulce) forma de enfocar el tema, Magah!

    Si nuestro mundo hubiera tenido más Andreas...otro hubiera sido!

    Precioso, Muchas Gracias!

    Besossssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  21. Precioso!!!! la explicación de Andrea a su hija no pudo ser mas tierna y dulce.
    Ojalá hubiera muchas mamas así, con esa apertura...con las palabras adecuadas, que mejor que una "Andrea" para este tipo de interrogantes, verdad?

    Un besote.
    María Laura

    ResponderEliminar
  22. me han venido en tropel los recuerdos de "mi" luna de enero!
    siguen siendo preciosos.

    gracias por habermelos traido con este dulce relato


    besos, compañera!

    ResponderEliminar
  23. Qué bien que han cambiado los tiempos y la hijas pueden aprender de aguien que sabe y ama, no de referencias y conversaciones llenas de imprecisiones e ignorancia.

    ResponderEliminar
  24. Te iba leyendo y pensaba que ojalá yo hubiera tenido con quien hablar en ese momento!

    Muy lindo lo que escribiste, Magah!
    Me encantó!

    Besooos

    ResponderEliminar
  25. Aiss que me miedo me da que llegue ese momento ja ja ja. Acojonadito estoy :)))

    Besos paternos

    ResponderEliminar
  26. Esas charlas madre-hija, tanto para aprender y para enseñar.. muy bueno!

    ResponderEliminar
  27. ¡Ay MAGAH...! Quién hubiese tenido en la adolescencia esa suave caricia de sabiduría. Aún siendo varón, nunca nadie me enseño nada y el "almíbar de duraznos" llegaría muchos años después, con las propias experiencias.
    Gracias por compartir esa hermosura.
    Un abrazo
    Rodolfo

    ResponderEliminar
  28. De algo sirve la experiencia, la sensibilidad, el buen corazón, la sensatez, el cariño y el sentido común si podemos transmitirlo como padres... De gran regalo sirve si podemos recibirlo como hijos.

    De algo sirve tanta hermosura, en los momentos en los que la vida florece sin mediar palabra y nos sorprende, como un milagro que se repite siempre igual, siempre distinto

    ResponderEliminar
  29. Una belleza con lección incluida. ¡Pero qué manera de decir cosas lindas!
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Los pajaritos y las florcitas son hermosos y a todos nos gusta que así suceda.

    ¿Y si algo no sale tan bien?

    ResponderEliminar
  31. Que bueno!!!!
    La posibilidad de confiar, de poder hablar, de poder contar, de preguntar!
    que buen momento para una madre y una hija.
    Es tan valioso que una hija se sienta por el permiso de hablar asi con su madre...supongo que es una vuelta a mucho dado.

    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…