Ir al contenido principal

RESACA



Algo rueda… soy yo misma entre las sabanas retorcidas de mi cama.
Siento que mi cabeza ha tomado dimensiones impensadas, pesa mucho y veo por el rabillo apenas abierto de mi ojo derecho, que está hundida en un mullido almohadón amarillo.
Mi otro ojo se niega a abrirse, por más que lo intento, parece sellado.
Mi mente se siente desafiada y juega una pulseada a mi ojo izquierdo, me concentro… lo logro… ya ambos están abiertos, hago un esfuerzo por mantenerlos así…
El almohadón no es amarillo, es el sol que entra por la ventana y le da ese color a través de la cortina que se mueve… se balancea lenta, parece hamacada por una brisa que se me sube encima y me da frio.
Quiero levantarme… mi cuerpo va despertando después que yo, perezoso, resentido.
Me siento en el borde de la cama, me doy cuenta que anoche llegué borracha, creo que se me fue la mano, me digo en voz alta. Mi voz retumba entre los huesos de mi cabeza.
Me paro, me concentro otra vez… despacio, bien agarrada de la pared mas próxima… me río sola.
Paso a paso.
Juego con mis posibilidades de ir mas rápido, mas erguida…tres pasos mas…
De pronto me encuentro parada frente al espejo colgado a la salida del cuarto…me detengo…
Horror!!!...tengo que recomponer este aspecto…me miro asustada, el rimell circunda mis labios por sobre una palidez casi enferma, voy girando y me veo, trato de ser mas buena conmigo… me río otra vez, creo que para levantar este muerto será mas apropiada la risa…
Aun algunas cosas parecen moverse, cierro los ojos, creo que podré volver a abrirlos…otra vez la oscuridad, la foto…
Mejor los abro otra vez y rapidito… -esfuerzo- lo logré…
Agarro el portarretratos, lo pongo en el piso boca abajo y decido que lo mejor será poner sobre él algo pesado… miro a mi alrededor…una pila de libros… Ya está.
Uff, parece que hubiera caminado veinte kilómetros, me tiro en una silla y quedo viendo la torre que armé…
Como un hilito humeante, desde abajo de la pila, brota su imagen salida de la foto… el muy atorrante me mira y se ríe.
-Ok, convivamos - me digo resignada y también me río, de mí claro.
.
.
Pintura: Francisco Valdepeñas Maruenda
.
.

Comentarios

  1. La resaca del cuerpo de cura con bebidas y alimentos altos en potasio.
    Un zumo de tomate helado es infalible.

    La del alma no se cura con nada.

    Buen texto!!!!

    Me he sentido resacosa sin haber bebido nada.

    (Me sentí barquito en medio del mar)

    Un beso, linda Magah!

    ResponderEliminar
  2. .. ummm... haces sentir con tus palabras que a uno le cuesta levantarse.. necesito aire o una buena ducha..
    .. besos, Magah..

    ResponderEliminar
  3. Te reís, siempre te reís, te caés, te parás y te reís...

    Vos ves la imagén del retrato que está muerta, y la imagen a vos te ve viva, sonriendo, siempre riendo.

    ResponderEliminar
  4. maldita resaca, me sueña de algo...

    besos.

    ResponderEliminar
  5. Magahhh, ese portaretrato me està poniendo nerviosaaaa !!!! yo que tù lo escondo dentro de un armario...pero con llave!!! para que no salga y continùe observandote.
    jajajaja

    Besotes
    Marìa Laura.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho lo que comento Lena con respecto a este tema, es verdad que esa resaca, aca nosotros con un poco de cafe bien cargadito, una ducha y algo de descanso se nos pasa, pero esa resaca que aún queda cuando ya estas sobria?
    Para pensar y pensar no es una copia es que coincido con Lena.
    Bueno Magah, muy bueno!
    Bss. de corazón!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, parece que Lena habló por todas, jaja. Nada más cierto. Pero, para la resaca del alma también hay que curarla de la misma manera: vomitar todo hasta que no nos quede nada adentro. Es como lo que yo siempre digo: tocar fondo para pegar el patadón y resurgir.
    Muy bueno, Maghita y muy bueno también el post de Ricardo que recién fui a visitar. La foto de los pies me encantó. Qué lindos pies! Jaja.
    Feliz Día de la Independencia!
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  8. MAGAH !!!!!!!!!! HASTA LA RESACA TE SIENTA BIEN !!!!!!
    HASTA CON LA PEOR BORRACHERA SEGUIS VIVA !!!!! SIEMPRE VIVA !!!!!!
    ME HACES PENSAR EN EL TIEMPO QUE HACE QUE NO TENGO UNA BONITA BORRACHERA !!!!!
    bESITOS.
    MONI

    ResponderEliminar
  9. Bueno aca venia yo y de nuevo me cruzo con el coment de RI, que dos por Dios!!! yo no se que esperan para hacer algo juntos

    Magah
    para que los muertos esten muertos hay que aceptarlos muertos, no hay q esconderlos, tirarlos, taparlos hay que verlos cara a cara y aceptarlos difuntos jeje!

    RI
    que biuen detalle tu comentario, Magah no ve lo que no quiere ver!!!

    ResponderEliminar
  10. La resaca es uno de esos momentos en que uno se promete (o intenta prometerse) "Yo no tomo más"...

    Lo cual es, sencillamente, imposible de cumplir.

    Muy bueno magah, un abrazo grande

    Kutxi

    ResponderEliminar
  11. Me gusta eso de "me río sola", me trajo esos momentos únicos.

    Buenisimo Magah.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Pues qué suerte levantarte así.. yo me levanto de una mala leche... saludos..

    ResponderEliminar
  13. Un buen texto
    envuelto en la bruma
    mareante de un
    portarretratos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Magahita, me parece que estornudaste y me contagiaste la resaca, en serio. Creo que la decisión de convivir con esa imagen es bastante acertada. Yo hago lo mismo con mis fantasmas, antes les temía, luego pasé a odiarlos, y finalmente cuando me di cuenta que no podría sacármelos de encima, decidí convivir con ellos en armonía. Desde entonces dejaron de molestarme, al menos aquellos.

    Besotes pebeta

    Estercita

    ResponderEliminar
  15. No es fácil convivir con los fantasmas, pues el alcohol no los ahoga como nos ahoga a nosotros.

    Excelente descripción, Magah.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  16. ay ay ay!!! toma y no convida!!! muy bueno magah!! me gusta esta faceta ginebrera que a veces tomas, besos.

    ResponderEliminar
  17. Gracias doña Magah, fue un pedido encubierto el anterior jaja.

    ResponderEliminar
  18. Olá Magah, belo texto...Bela pintura...Espectacular....
    Um abraço

    ResponderEliminar
  19. Consecuencia directa de la loca lucidez del vino.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Holis Magah, en realidad nunca me emborrache asi que no se como se siente con una resaca encima, pero si he visto a muchos de mis amigos, ufff de terror, esa se pasa rapidito... las del alma, supongo que esas son mas costosas de quitar o borrar!!!
    Besos llenos de luz cielin!!!
    Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  21. Bastante bueno el cierre. Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Siempre fue un enemigo de "La Resaca", la he visto en tanta gente y he acompañado a muchas otras personas en ésa situación.

    Siempre, fue triste y doloroso; tanto para el cuerpo como para el alma.

    La Resaca nunca me acompaño, aunque un par de veces quiso , pude ahuyentarla a tiempo.

    Para mi es una prima hermana de La Parca.

    besos

    ResponderEliminar
  23. Mejor reír que llorar.

    Ay las resacas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. mmmmm recuerdos? o se mantiene la relación? parece que sí o la resaca fué por otro motivo? jejejeje

    entretenido tu blog
    saludos desde Chile

    VH

    ResponderEliminar
  25. Sobre toda esa pila, y todavía riéndote,
    ponele un pie.
    Señal de claro triunfo sobre tu resaca y su eventual motivo...

    ResponderEliminar
  26. La resaca es como cuando se acaba un amor de verano, aprieta fuerte, pero luego se olvida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Genial! Y me sumo a Tiziana! Vos y Ricardo son la fuerza unida en el cosmos.
    Y cómo los quiero!
    Besos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico