Ir al contenido principal

BORRACHERA





Estoy borracha.

Si bien he metido de manera apropiada la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aun estoy bajo los efectos de vaya uno a saber cuales de todas las cosas consumidas en esta noche.

En mi living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se andan corriendo de un sitio a otro.

Y me rio, estoy sola… me siento liviana, flotando, la sensación se hace agradable si me relajo.

Si, no hay dudas, estoy borracha, ya que en este preciso momento se me están cayendo algunas lágrimas y aun me estoy riendo.

Tengo un nudo espantoso en la garganta que me aprieta fuerte!

Tambaleo al caminar, las piernas se me entrecruzan y aun machacada a fuego, intento mantener cordura.

La foto en que estamos juntos se desdibuja por momentos, desnudos, presos del papel, abrazos de tiempos felices.
Se mueve desde la pared.

El clavo no va a resistir, pienso.

Algo extraño pasa, te salís del cuadro, te estas corriendo. Sacas tu cuerpo del portarretrato y te acercas…
Pareces enojado por que he llegado tarde y en este estado!!!
Pero, te arrimás lento y veo que tu rostro duro se va ablandando que estirás tu mano a la mia, que tiembla y transpira.

Allí en nuestra foto he quedado sola frente al espejo.

Las cosas cambian. Habitualmente estas conmigo en la foto y yo la miro, incansablemente, a solas.
Ahora mientras empiezo a sentirte cerca escucho música y envuelta en tus brazos bailo.

Me escucho gritar: -Noooooooo...! Justo cuando voy a sentir la humedad de tu boca en la mía, te vuelves a la foto, a quedarte otra vez en un abrazo estático.

Mi cuerpo se afloja ya sin fuerzas ni para la desesperación, mis piernas no me sostienen , me arrebata un mareo profundo. Antes de caer al piso, derramo mi cuerpo cansado en la cama…

- Mal…di..ta booorrache…r



Pintura: Edward Hopper
-

Comentarios

  1. Pues sí, la poesía se te puede subir fácilmente a la cabeza..., altera la percepción y nos vuelve livianos como una pompa de jabón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que los borrachos y los niños dicen siempre la verdad.
    No se si sera tan verdadero, lo cierto es que en este relato, lo que es verdad es la sensación de querer reencontrarte con eso que ya habias perdido, un huequito de sobriedad para pensar lo que tu inconciente desea!
    Bss. Magah me gusto mucho esta borrachera con sus sensaciones !

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, me gustó este relato y algunos otros que leí por el blog.
    Un abrazo, gracias por compartir.
    Kutxi

    ResponderEliminar
  4. suele siceder en el momsnto perdido en la borrahera..
    Me gusto tu relato..

    Saludos fraternos
    Con el cariño se siempre

    Un abrazo
    que tengas unbuen inicio de semana

    ResponderEliminar
  5. jajaja muy divertido tu relato...
    Y si, maldita borrachera
    besos!

    ResponderEliminar
  6. jajajajja, me sentí tan pero tan identificada! jajaja. Te imaginé además y me hizo gracia ese final...si bien podrías ser triste lo convertiste en una linda y divertida miseria humana. Nos tenemos que juntar a tomar unos vinos! Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Un sueño.

    (las borracheras y lo onirico tienen algunas cosas en común....la distorsión de la realidad, la amnesia...)

    Me gusta especialmente esto:

    Justo cuando voy a sentir la humedad de tu boca en la mía, te vuelves a la foto, a quedarte otra vez en un abrazo estático....

    Esa sensación en sueños es agradble...luego desparece y desconcierta.

    Me encantó leer este texto, Magah!

    (Gracias por esas palabras tan lindas que me dejaste)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Se siente un ensueño, asi caminar liviano casi flotando.
    La imagen de la foto estatica y movil al mismo tiempo me impacto.
    Buenisimo Magah.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya!,... mi Señora,... este pequeño relato que ha escrito Vuestra Merced,... es, de todos cuantos he leido en Vuestra Bitácora,... no el que más me ha gustado,... pero,... si el que más me ha llegado.

    Seguid así, mi Señora,... pero,... no os paseis con la bebida.

    Expresiones de taberna varias.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que las cosas que vemos cuando estamos borrachos existen. Sólo que no las queremos ver cuando estamos normales. Así que, cuidado con la foto, que te va a volver a sorprender...

    ResponderEliminar
  11. Cuando uno está borracho y ajeno a lo real de este mundo se aparecen los deseos y las necesidades. Tu borrachera no hizo más que darle importancia a su figura


    Ahora ¿Es todo ficción o hay algo de realidad?

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, bastante maldita.
    Para hacerse abstemio.

    Muy bien llevado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Creo que algunas borracheras dejan expuestas muchas sensaciones que cuando no estamos ebrios no nos permitimos. El clima de este relate va in crescendo, está muy bueno nena.

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  14. Qué penita me ha dado, por lo menos se hubiera quedado con vos a pesar de la borrachera...

    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. una maldita borrachera, pero... la pasión tambièn es asi, maldita! y sin embargo...

    (pasa por mi blog, magah)

    gracias por ese encuentro! -y por tus palabras-.

    ResponderEliminar
  16. Hay cosas que son insoportables, ó que sólo se soportan con una borrachera... Ta vez cuando te despiertes, el cuadro sea otro, y el vino sólo sea para brindar...

    Hablando de brindar... creo que hay motivos para brindar, has cumplido como 200 años Maghita! Felicitaciones! no me sorprende...je

    ResponderEliminar
  17. Ufff Magah!!!

    Recién vengo de tu otro sitio, ya vestido por supuesto, y me encuentro con otra genial descripción de una escena de película de las épocas de Hampri Bogart.
    Intuyo que en tu filmoteca debe abundar los filmes de este género.

    En la literatura, por lo poco que he leído, no se estila mucho hacer estas descripciones!, sin embargo, insisto, sí las he visto en muchas películas de aquellos tiempos!
    Me encanta tu escrito porque me produce la sensación de estar en el cine, sin estarlo!.

    Lo que siempre me llamó la atención en esas borracheras de las mujeres; fue que aunque estuvieran con un “pedo mal”…, una “lanzada”…, jamas!.

    Buenísimo Ídola!
    Un beso.
    Rik

    ResponderEliminar
  18. Las borracheras tienen dos particularidades, a mi entender, que creo es una sola:
    Hacen que salga de nuestra boca cosas que de otra forma no salen, salvo enfermedad, obvio.
    Medio escatologico.

    Con respecto al blog, noté que tus dos blogs tienen que ver con la falta: en uno ropa, en el otro calzado. Sin embargo, En ambos abunda el buen clima y las hermosas palabras.
    Que particular.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Guarda con la resaca, seguro merecerá otro post :)

    ResponderEliminar
  20. Ja.ja divertido relato... todos nos hemos sentido así... aunque al final quede es pozo de tristeza.

    ResponderEliminar
  21. MUY BUENO EL RELATO....COMO SIEMPRE.SALUDOS

    ResponderEliminar
  22. Ando buscando el festejo de los 200, alguien me dice por donde es???

    ResponderEliminar
  23. Tiziana, yo te digo, pero no vale preguntar... jaja

    ResponderEliminar
  24. Maldita bendita borrachera... No será que el portarretratos es de esos digitales que tienen movimiento y cambian de foto, y te vuelven loco cuando llegas con esa alegría etílica a la que no se está acostumbrado?

    Besos Maga(h) de las letras

    ResponderEliminar
  25. Ok Ri vos me decis pero no me decis, el unico lugar que encontre es en el malentendido, no se si conoces el lugar? y como es un lugar de malentendidos sigo buscando jeje :P

    ResponderEliminar
  26. y donde estaba yo magah!!??? el infierno de los ebrios es encantador, de eso conozco... mil besos!! esto es de lo mejor que te lei...

    ResponderEliminar
  27. De vez en cuando no viene mal, para valorar mejor lo otro...
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…