Ir al contenido principal

ATAQUE MASIVO 2da. edición

 


Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.

Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia  el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.

Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me deslizo por la pared, pegada a su cuerpo, agudizo mi olfato y sigo su huella, su olor, blanco, espeso, de pronto lo pierdo, me desespero, mi cabeza gira atenta hacia todos lados y otra vez lo encuentro. Jadea, se mueve despacio, lo sigo por líneas, por vértices, por ángulos y llego al piso. Está ahí, detrás de la pared, puedo dibujar su silueta con mi lengua, sus manos atraviesan el muro, se meten en todos mis labios y con la violencia justa me arranca de mi encierro y me lleva, me dejo llevar al espacio que se abre entre sus piernas... hasta que amanezca y apenas un filoso hilo de frío me roce la piel, vuelva a cubrir mi cuerpo cansado, y sólo me quede de él un jarabe escurridizo entre mis piernas.



Dedicado a Ato, porque alguna vez lo guardó en su arcón de relatos preferidos. Espero que esta edición más cuidada te guste un poco más. Abrazo grande, muy grande.


 

Comentarios

  1. Me hiciste recordar al bicho de Gregorio Samsa con tintes eróticos.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Magah suelta el tinto López!
    Vaya relato! No me voy a ir por la ramas y hacer como que entendí todo, noo, al final se me armó tremendo quilombo (¿viste? Ya sé hablar palabras argentinas) y no supe si es un sueño, o si imaginas desde lo espiritual. Ya veo que vienen los demás y todo está clarísimo y soy yo la que busca pelos en la sopa. (Me río)
    Sea lo que sea, me gusta la sensualidad y ese final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivian me gusta tu sinceridad y simpleza para decir, gracias. No te quivocaste en nada, es así como lo sentiste, sensual...

      Cariños

      Eliminar
  3. Me da la sensación de que uno de los dos no es humano. ¿El, ella o los dos?
    Reconozco que me guiaron los comentarios anteriores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me gustaron los relatos que me dejaban pensando y un poco confundida en eso de andar pensando, o en definitiva eligiendo, un final. Aunque confieso muchas veces me daba bronca. No fue esta la intención Demi!

      Beso enorme

      Eliminar
  4. Qué intensa Magah! Vaya que hay despertares diferentes para cada una, si vienes a casa sabrás por qué te lo digo, jajaja!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara y celebremos siempre las diferencias!

      Beso

      Eliminar
  5. Y claro que está para el Arcón de los mejores relatos! Gaby, le infundiste al erotismo una cuota de lirismo (Merde, estoy con los ismos) que te deja sin aliento y con un sabor genial en la boca.
    Señora Magah has hecho un verdadero pase de pura magia! Lindo, lindo!
    Besos miles, amigaza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay linda Bee! Que bueno que te guste y que te haya dejado lindo sabor.

      Abrazo!!

      Eliminar
  6. No conozco a Ato, pero desde ya te digo que es un afortunado.

    ResponderEliminar
  7. bien. muy buena la imagen de esos dos animales, como lubricados, reptando por sus cubos de departamentos. Es inspiradora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Garriga tu comentario me dió idea de formar parte, ser letra del cuento...me impresionó, como si alguien por fuera de mi escribiera mis letras!

      Genial, gracias!

      Eliminar
    2. siempre hay un narrador más allá de un narrador más allá de un narrador. Hasta que alguien decide romper el círculo: le explota la cabeza. Cae jugo y cartílago. je

      Eliminar
  8. La verdad que si no leía la dedicatoria lo hubiese mandado al Mejores Cuentos! Está muy buena la remasterización. Y justo cuando publico algo sobre los Perros Chinos. Con razón querías adoptar uno. Muchas gracias por la dedicatoria! Lo vamos a poner junto al original. Beso grande!

    ResponderEliminar
  9. Más de un Edén se opacaría con ese cielo que Ud describe tan bien.

    Tienen razón por allá arriba.

    Hay un tinte kafkiano - pero de alto impacto- aquí.


    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil, me bastaría con que ese Edén se pusiera colorado jaja

      beso enorme para vos.

      Eliminar
  10. La verdad es que yo no le veo nada de kafkiano, pero nada de nada. Creo que hay una cierta tendencia a tratar de meter los relatos de los menos conocidos en los de los más conocidos (¿recordás cómo se enojó Miralunas por eso), debe ser una forma de categorizar, cada cual tiene las suyas.
    Este texto es tuyo, y tiene el olor y el tono de Magah, lo dije desde el primer momento en que lo leí. Me alegra que hayas podido resolver tan bien ese asunto (je), lo demás ya lo sabés.
    Un beso enorme.
    HD

    PD: Ato debe sentirse muy halagado, uf.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces soy kafkiana otras, muchas, Cortazariana...las asociaciones más comunes. Puede que haya algo de eso que decís cuando buscamos a otros grandes en un texto de un desconocido, perdiéndonos de otorgarle el calificativo que tiene en sí mismo para nosotros. Pero son las reglas del juego, forma parte de mostrarse, comentar, opinar, gustar, no gustar, etc etc...Gracias por tu lectura profunda y por tu opinión, tal vez vos conozcas más a Magah, sólo es cuestión de tiempo...

      Un beso más grande...

      Eliminar
  11. El relato me lleva de la nariz y yo, aun con más preguntas que respuestas, no puedo evitar dejarme llevar por él, me tira hacia el final como un imán gigante. Y luego lo releo y atiendo sólo al ritmo de las palabras. Y lo disfruto aun más.

    Saludos, Magah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo lo que contas Rob, porque eso es lo que a mi me gusta que me pase cuando leo un texto, dejarme llevar sin darme cuenta, al ritmo que el otro plantea, ser flexible, maleable y simplemente ir hasta acabar. Gracias.

      Eliminar
  12. sabes que estás especialmente dotada para los relatos eróticos, leerte desde buena mañana es peligroso porque dan ganas de hacer el amor con cualquiera..jajja. besos grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arde Canarias! ...bue para esta hora ya se habrá apagado el incendio.
      Gracias Nieves, te quiero.

      Eliminar
  13. El vértigo es lo que cuenta, la silueta en la punta de la lengua en un amanecer que no deja despertar-se, la adrenalina en vocablos, el excitante reptar. Me llevo lo que me cuadra en mis ojos terrenales, y lo que no me lo llevo, también, para analizar.

    Excelente relato.

    Hasta luego Magah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, sos muy generoso.

      Llevate un gran abrazo desde acá.

      Eliminar
  14. El oído, la música, el olfato, el tacto, el cuerpo liberado, la imaginación danzando la vuelta al mundo del deseo tuyo y de otro, mientras lo adivinas, cuando lo piensas y ya, ¡lo sientes!. La erótica, se hace viscosidad cuando culmina el deseo y se hace olor a sexo. Y eres el animal que quieres ser en el placer que quieres tener.

    ¡MARAVILLOSO! Delicioso, Magah,

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querido Antonio, si lo sentiste en la misma magnitud que tu comentario me transmite, me doy por feliz y sexualmente satisfecha jaja.
      Me gusta el género erótico como pocos, casi se me impone ante cualquier disparador y no puedo evitar verle su costado sensual.
      Te dejo un gran abrazo.

      Eliminar
  15. Impactante sueño (¿sueño?). Ese duermevela que precede al despertar da mucho juego y tú lo aprovechas muy, pero que muy bien.
    Me gustó mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alis y muchas gracias. Me alegra que te haya gustado ese ¿sueño?

      Beso grande.

      Eliminar
  16. Wow vaya narración...

    Muy pero muy sensual, sensual se sentidos, todo lo describiste bien, es de esas ocaciones en las cuales las palabras sobran y puede solo describirse lo que se siente.

    Para mi me quedo claro de lo que se trata :)


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya gustado, por sobre todo que lo hayas "sentido".
      Te dejo un abrazo bien grande aristio!

      Eliminar
  17. Magha…
    Dirás que la profesión me afectó, o que tomé o fumé alguna cosa, pero en vez de remitirme al personaje de Kafka, el relato se hizo totalmente autorreferencial… para mí, el sexo es totalmente sensorial, cero pensamiento, es animal-espiritual.
    Así que, maravillosamente, describiste lo que tantas veces vislumbro en esos momentos, como un chamán que traduce, no en las paredes de la cueva, sino en la materialidad de las palabras, para después terminar con la frase de Cortázar que viene a cerrar el círculo, totalmente mágico, de la lectura.
    “Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son."
    Besos y gracias
    Ella (de nosotros dos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ella de ustedes dos!!! Linda jajaja...no pienso ninguna de todas esas cosas que dijiste, me encanta tu comentario tan honestamente desnudo y me robo eso de que el sexo es "animal-espiritual", si, me gusta, así es.
      Y claro que como cierre al relato le viene de perlas la frase de Don Julio! Vaya que es el hombre de mi vida!
      Besos a el que seguro piensa parecido.

      Eliminar
  18. Un relato de ciencia ficción, con su erótica de otros mundos y ese buscarse como animales en celo. Casi, casi que prefiero el cortejo de este plantea.
    Me ha parecido bueno, Magah, aunque quizá podías extenderlo, forzar la imaginación y montarles una historia en su mundo extraño. Bueno, esto es solo un simple comentario, que tú eres bien libre de hacer lo que te plazca.
    Lo que creo que no le va es el título al contenido del relato. O lo mismo es que yo no lo he entendido.
    Un abrazo bien grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, gracias por tomarte el tiempo de leer e ir más allá con tu opinión. La valoro y la tomo, digamos que si podría ser una bella aventura tratar de extenderlo e ir más allá, posiblemente me encontraría con hermosas escenas.
      Con respecto al titulo vale que te cuente que lo lleva porque este texto lo escribí bajo los influjos de un tema de Massive Attack , esa es la razón.
      Gracias otra vez y otro abrazo para vos!

      Eliminar
  19. MAGAH, gracias por navegar en mis letras y recalar en mi blog....El nombre de tu blog ya es refrescante, sin ataduras y que decir de lo que escribes, uf, una combinacón de erotismo y ficción que me dejó pensando un buen rato...Te he anexado en mis "Cartas de Navegación", para seguir disfrutando de tus escritos.
    Un abrazo fraterno del Pacífico.

    ResponderEliminar
  20. Bueno, tenemos en común los mares, usted puede salir de pesca, yo disfruto de contemplarlo.
    Celebro que se haya quedado pensando, y si además sintió, me doy por feliz.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

El beso de Federico