Ir al contenido principal

MENTOLMENTE

 


Comer pastillas de mentol sin azúcar. Tener un paquete siempre en el bolsillo. Olvidarlo a riesgo de un desbande de comida. Calmar la ansiedad, la voracidad, justo en ese momento en el que se  desea encender un cigarrillo para evitar una comilona. Pensar, en el preciso instante de desenvolver una pastilla y llevarla a la boca,  que ese instante fatídico pasa. Pensar que todo pasa, y repetirlo tantas veces hasta la distracción, entonces, comprender que el momento ya pasó.
Desdramatizarlo.
Hasta que el deseo vuelve a aparecer en el momento menos esperado. Y esta vez la voluntad al servicio del desquicio mental y entonces respirar, respirar y respirar, buscar una pastilla de mentol sin azúcar, llevarla a la boca y pensar que todo va a pasar, y por fin pasa.
Desdramatizar otra vez.
Y otra vez ajustarse cuando el apetito voraz avanza, lento pero firme. Y desear una bocanada de humo para ahuyentarlo y no tener más que un paquete de pastillas para comer y para aspirar, para pasar esos segundos funestos. Y por fin, pasan.
Desdramatizar una, cinco, diez…
Hasta que el cuerpo pide sexo, con la misma desesperación que pide grasa o humo. Pagar por sexo, como si fuera el remedio cuando nada logra hacer descender esa presión que lleva a romperse por dentro. Esperar. Consumar. Pagar. Dormir. Despertar.
Desdramatizar, sesenta y tres veces más…
Y cada vez resistir.
Y volver a comer pastillas de mentol sin azúcar.

 

Comentarios

  1. Se me ocurre que cuando no tienes nada en la panza y chupas una pastilla de menta, el estomago gruñe como fiera hambrienta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos momentos uno debe ser una fiera hambrienta, es verdad!
      Abrazo grande!

      Eliminar
  2. Siempre he buscado excusas para no dejar de fumar. Me acabas de dar alguna más: cuesta mucho (de esfuerzo y de precio).
    No sé cómo será el sexo pagado, pero puestos a cambiar de vicio no me parece mala alternativa (el sexo, no tener que pagar por él). Lo malo es que al terminar apetece tanto un cigarrillo...

    Muy bueno el texto. Lo disfruté mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alis, sí, todas parecen pequeñas batallas! Algunas se enfrentan, otras no, y se ganan o se pierden.
      Abrazo enorme, linda!

      Eliminar
  3. No sé si la carne es débil o es pura herencia cultural, pero en tu poética forma de evitar que la culpa mate antes que el tabaco, o el mentol, se vislumbra la sabía decisión de entender y meditar hasta qué punto y qué vale la pena resistir esos tipos de goces. Y, entonces, sobreviene el planteo: qué es lo que vale la pena resistir. Es un texto bárbaro, Magah. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es lo que vale la pena resistir?...buena pregunta! Y gracias!!!

      Eliminar
  4. Bendita muerte que nos liberará de tanta esclavitud mental.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Eso me suena a mi pasado más cercano.

    ResponderEliminar
  6. Cuando se trata de desesperación sexual, pienso que lo más apropiado sería contar hasta 69.

    ResponderEliminar
  7. Eso si que es una praxis brutal del estoicismo... UN abrazo, señora.

    ResponderEliminar
  8. Mañana se cumple mi primer mes sin fumar y se me esta haciendo durisimo.
    Estaba pensando seriamente en comprar el cigarro eléctrico o unos habanitos. Mas que nada para engañar el cerebro.

    Ya probe con caramelos y con tomar agua cada vez que deseo fumar.

    Y nunca pague por sexo salvo la cena, los tragos, el ir a bailar, el taxi, el telo, el tomar algo despues del telo.........

    Beso beso.

    ResponderEliminar
  9. qué buen texto, magah...!!!
    pude dejar de fumar, hace muchos años (fumaba un atado y medio de negros sin filtro por día), cuando tuve un problema pulmonar...
    pude dejar de comer como un animal, cuando me dió alto el colesterol y la presión...
    sin embargo, no creo que, aunque me asustaran con algún problema de salud, como en los dos casos anteriores, pueda dejar de tener sexo... ;)
    besos...
    él (de nosotros dos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia él ! Me alegra que te haya gustado el sexo...digo, el texto!!

      Beso enorme

      Eliminar
  10. OH DIOS , esto me espera cuando deje?
    me voy a asegurar de tener un esclavo sexual

    ResponderEliminar
  11. OPino que el sexo es mejor que fumar, que es un habíto destructivo (el fumar).

    ResponderEliminar
  12. Comparto lo que ha dicho Toro, aunque suena a humor negro su comentario es la pura verdad.

    No habìa pensado en dramatizar las necesidades pero contradictoriamente desdramatirzarlas es algo que hacemos constantemente.

    Es la primera vez que te leo y me pareces muy buenos tus escritos. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Para todo lo dicho y todo lo que se va a decir: me resulta más fácil privarme de sexo, que del pucho, el chocolate, los bizcochitos Satur, el mate y todo lo demás. Y por todo eso pago, así que pagar por sexo, tampoco me parece algo tan deleznable, siempre y cuando sea con una pro independiente. El tema es la diferencia de precio: 150g de Aguila para taza, $17, un polvo, $300. No sé...la ecuación no me da...Rata hasta la muerte! jaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaj...Ato sos increíble, pero pensaste que el chocolate engorda? si pagas por un polvo podés quemar calorías, en el fondo no es tan mal negocio che!

      Abrazo abstinente

      Eliminar
    2. Lamento informarte que según Cormillot con el sexo quemás aprox unas 100 calorías-el tipo-pq las minas menos -ni hablar de las que no le ponen onda- Es casi lo mismo que caminar 10 cuadras o algo así. Camino 40 por día, así que al choco le puedo dar tranquilo! Beso!

      Eliminar
    3. Lo de la aprobación previa es porque tuviste problemas con alguien?

      Eliminar
    4. 1 - ¿Vos decís que si camino unas 40 cuadras diarias puedo comer chocolate sin culpa y no tener que pagar por sexo para no fumar ni comer mas de lo necesario?

      2- Ponele, hay un par de anónimos que merodean cual ratas inmundas arrastrándose y lamiendo su propia y sucia baba...un asco por cierto.


      Beso Ato!

      Eliminar
    5. No, sólo digo que podés comer choco tranquila. Lo del sexo pago o no, corre por tu cuenta. Pero se nota que dejar de fumar tiene efectos colaterales :-) Beso!

      Eliminar
    6. Si, entiendo, en lugar de tener mas moneda en el bolsillo te empobreces , de acuerdo con tus cuentas, veo pagar por sexo es caro.
      Beso.

      Eliminar
  14. Desdramatizar.
    Menos mal que no llevan azúcar.
    Son pensamientos que pasan. Lo malo es aferrarse a ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No viene mal un poco de azúcar para quitar amargura...

      Eliminar
  15. Casi una explicación psicoanalítica de los avatares del Deseo, ése con mayúscula. Deseo que se menciona de diferentes formas, pero que jamás puede nombrarse o cancelarse, que se mimetiza, que se hace metonimia para que ninguna red lo atrape.
    El pulso narrativo lleva la angustia de la no satisfacción.
    Muy bueno.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso maestro, eso mismo, el deseo, y como dice ud, con mayúscula. Ese que no se cancela ni detiene y que a veces arrastra.
      Abrazo metonímico.

      Eliminar
  16. pastillas de menta para el amor, para la ansiedad, para las ganas de sexo.. nome lo había planteado.. es lo que tiene vivir que a veces la ansieda la consume a uno y debe buscar estrategias que engañen al hambre.. pero
    1º no estás gorda
    2º no hace falta pagar te lo hacen gratis
    3º que es la vida sin un cigarrito de vez en cuando...
    4º cambia de psicoanalista..
    5 º seguramente estés pre- regla..
    un beso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaj....y si fuera otro? y si es ese pobre tipo que vive al lado de tu casa, de la mía o que ni siquiera habita este país de sueños?

      Te quiero Ico!

      Eliminar
  17. yo quiero pastillas de amnesia!!!!
    bueno el síndrome de abstinencia es tremendo, pero si es por una buena causa (salud) hay que aguantar!

    ResponderEliminar
  18. Qué tremenda batalla, Gaby! Y ese "saber" que la lucha es momento a momento. Porque en este caso la excusa es el pucho, pero tu texto está tan bien encarado que puede ser el ejemplo de muchas batallas a las que nos enfrentamos cada uno. El tira y afloje con el deseo puro que se enfrenta con la decisión de combatirlo. Muy bueno, mujer! Abrazo enorme!
    P/D: Una pastillita de mentol? Dale, si? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos por patentar la marca de las "Mentolmente" lo que sabemos es que la formula la hace prohibitiva para quienes no tienen capacidades para volar, a ellos nos los baja a la tierra, los entierra directamente. Beso linda Bee

      Eliminar
  19. Ay......yo me estoy ocupando de desdramatizar el hecho de que debo controlar mis respuestas a las agresiones recibidas. Con tantas ganas de cagar a trompadas a algunos .........jajajaj
    Las dependencias son destructivas en todos los aspectos en que se presenten.
    Un beso grande amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dany!!!....

      - Pepe! Cerrá el boliche querés?...ya estamos todos y como queremos!
      Estábamos en abstinencia de ud. Ahora nos pega el bajón, pero tranquilos, Ato tiene tabletas de chocolate Águila por todos lados.

      Beso

      Eliminar
  20. ¡Joder qué bueno! y yo que he decidido dejar de fumar mañana, que me he gastado fortunas en todo eso que dices; comer, beber, fumar... menos en pastillas de mentol, dios, qué voy a hacer. ¡Desdramatizar!

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...Desdramatizar, una, cinco, mil veces, las necesarias y sino disfrutar del cigarrillo amigo!

      Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  21. Acá estoy, riéndome!
    Lo leo y me veo todos los malditos lunes porque es un ejercicio que conozco de memoria. Hace un tiempo que fumo Kool mentolados (ahora Pall Mall) y he hecho múltiples intentos por dejarlo; unas veces fumo porque estoy alegre, unas porque estoy triste, otras porque estoy nerviosa, otras porque soy una pelotuda, otras porque…etc.
    Es así, como lo has descrito, pastillas, manzanas (dicen que ésta hace rechazo a la nicotina, hasta me siento Eva) otras chicles, y otras, y otras…
    Lo seguiré intentando, lo malo es que seré una oruga, me comeré hasta las paredes.
    Muy bueno!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj...que difícil parece dejar de fumar y ver donde uno pone el deseo, no??

      Beso grande VivianS!!!

      Eliminar
  22. La mayoria niegan que pagaron por sexo y esa mayoria miente-
    Y como yo no puedo mentirme a mi mismo, sigo fumando.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, muchos mienten al respecto, pero aun asi se puede dejar de fumar, es más, con el dinero ahorrado se paga por mejor sexo...jajaj

      Eliminar
  23. Se siente la angustia del mono. Y es que dejar de fumar es una tortura hasta que se consigue. Cuesta, cuesta mucho, demasiado. Eso sí, una vez conseguido, pasado el feo mono, merece la pena.
    Me encantó cómo lo cuentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel, un orgullo que te guste como lo cuento.
      Abrazo

      Eliminar
  24. Magah: Tú sí que tienes una imaginación desbordante. Aquí andaré, divertida, fascinada con tus relatos. y tu casa me la llevo.
    Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  25. no para todos los problemas hay pastillas de mentol. por desgracia. la vida a veces es ese humo que alguien se fuma a nuestro lado sin ofrecernos una calada... saludos

    ResponderEliminar
  26. A ver Magah, para el tabaco, ya sabes que ha salido el cigarrillo eléctrico, qué, oye, yo lo tengo, y va pero que muy bien, para la grasa, nada, comerla, y luego ponerte el chandal y dale, a hacer km, para el ataque de deseo, pues oiga, qué le voy a contar yo que ud no sepa no?, pues eso... menos mal que hay soluciones para todo, porque odio el mentol :)).

    Qué ingenio el tuyo eres eso, Magah
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Siempre, siempre, resistir...

    Aunque duela.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  28. Hola, soy amiga de Humberto Dib, portuguesa, y me gusta tus textos. Volveré!

    Un abrazo
    Flor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico