Ir al contenido principal

SIN CURA




"...el problema conmigo es que cuando me piden explicaciones es a pura perdida porque a mí me cuesta mucho explicar cosas que no me las explico ni yo mismo, lo que te puedo decir es como nacieron los Cronopios…yo estaba en Paris en 1952, creo, y fui a un concierto…”

Interrumpí la lectura repentinamente al notar que alguien se sentaba en la silla que estaba del otro lado de la mesa del bar en el que yo estaba tomando un café y releyendo algunos textos que había desgravado para un trabajo de investigación.

Primero miré de soslayo, mantuve un ojo en la hoja y con el otro me asomé fuera de mi mundo de famas a ver que estaba pasando. De pronto mi ojo salió de la línea de lectura y se ocupó, junto con el otro, de ver quien era esa mujer que se acomodaba sin pedir permiso y casi con cierta desfachatez. Mis ojos se abrieron muy grandes, y más grandes aún cuanto mayor era mi confusión y sorpresa.

Pestañeé un par de veces siempre deseando que al abrirlos nadie estuviera frente a mí. Restregué mis ojos con los puños de mi camisa pero cada vez que los abría esa mujer estaba allí sentada.

Gire la cabeza echando un vistazo a la gente que estaba en el local pero todos estaban en sus temas y parecían estar ajenos a lo que sucedía en mi mesa… es que, no se como decirlo...es que esa mujer era yo misma sentada frente a mí! ¿Podés creer? y por favor no me pidas que dé explicaciones porque a mí me cuesta mucho explicar cosas que no me explico ni yo misma. Todo lo que te puedo contar es que desde ese día no se ha apartado de mi lado y que de a poco he debido de ir aceptándola, casi como quien debe aceptar que deberá convivir con una esperanza sin cura.


Comentarios

  1. ¿Podría ser un caso de bilocación? ¿O de encontrarse con otro yo? Más preguntas que respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi caso amigo, más preguntas que respuestas.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Uyyy, Maguitah!!! Me hiciste recordar algo que siempre me decía mi papá: "Flaca, uno puede dejar atrás a todo el mundo, pero nunca va a poder huir de uno mismo. Aprendé a convivir con vos y vas a tener la mitad del camino solucionado" Él me lo decía como consejo, vos le infundiste un lirismo fenomenal. Me encantó.
    Besos descalzos, Gaby!!!

    ResponderEliminar
  3. Vos quien sos? Le pregunto algunos días a aquella que insiste en aparecer en mis espejos...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Todos somos uno hechos de partes propias, reflejos ajenos y cristales de ventanas que nos vieron y desde las que vimos, y, en fin, cronopianos desfamados que aun buscamos nuestro hilo de color preferido...Se explica? Besos, Magah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa esperanza sin cura...ese cordón a la barriga...ese deseo de ser uno mismo...se explica.

      Eliminar
  5. Una sugerencia, unite a los Marines de USA, que tienen como slogan: "Be all you can be" - Traducido libremente sería: "Alcanza tu máxima potencia" - La otra es viajar en auto con una mujer a punto de parir un día de piquetes+marcha de Masa Crítica. Hay que improvisar, vio? :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ato querido gracias por la traducción, vos sabés que yo a los marines sólo les entenderia un solo idioma, a si que me quedo con la masa crítica y camino hacia el Tigre!

      Beso y a no mojarse...o pensandolo mejor, no está mal de vez en cuando!

      Eliminar
  6. convencida de que tarde o temprano esa persona se nos aparece , se instala y para peor (o mejor) nos taladra cada dia tratando de mostrarnos esos costados que jamás queremos reconocer como propios

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo con literalidad...mujer molesta que encima se empeña en que dejemos de mentir-nos!

      Eliminar
  7. lindo texto y ni hablar de la ilustración, no es casual, muy a tono con el relato...

    salu2...

    ResponderEliminar
  8. Lamentablemente es cierto lo que dices.


    Nesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chaly debieran canturrearte al oído..."nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio"

      Besos verdaderos.

      Eliminar
  9. No lo creerás pero hace meses que tengo anotada una idea en una libretita que ya pide cambio. Es algo así: escribir cuento Cortázar y Cronopios. Tengo la idea revoloteando, se mezcla con otras, se esconde, resurge, y así. Así como uno mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te creo...es que vos debés ser cronopio o en vias de serlo.
      Asi es Cortazar, dificil de explicar, a veces dificil de creer, "así como uno mismo"

      Beso

      Eliminar
    2. Diego envidio ese orden, casi de famas, de tener anotadas ideas sobre lo que querés escribir. Lo he intentado pero cuando vuelvo a ellas, allí sólo hay grafemas sin sentido, no puedo captar en letras el espiritu de la idea y ffffff...se me fue lo que hubiera querido decir.

      Eliminar
    3. Es muy curioso adjetivar a alguien cronopio. Jamás lo he pensado.
      Por otro lado, sí, algunas ideas me acuerdo. Otras, uf, varias, las he releído y digo: ¿qué carajos es esto?. Me pasa lo mismo con frases que subrayé en libros. Estas cosas de cambiar constantemente.
      Asumo que nos estamos viendo. Besos.

      Eliminar
  10. pero eso... no es la cura de la esperanza? de esa ilusionista que tantas veces nos deja esperando, y otra nos engaña, y otras...

    qué lindo verla volver tan bien acompañada!
    y las abrazo a las dos, qué tanto!

    ResponderEliminar
  11. Y anda como un abrojo la susodicha...vaya agrandando la mesa que a partir de ahora iré con compañia. Ponga tres platos.
    Beso

    ResponderEliminar
  12. Una, que siempre busca diálogo interno, a veces lo hace explícito...(el inconveniente creo, va a ser pagar doble billete en el transporte...)
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no lo explicitemos en el colectivo...

      Besos guisados!

      Eliminar
  13. Lo bueno de descubrirlo/se es una forma sencilla de aceptarlo/se.

    Ya que ahora tiene compania puede charlar sobre libros y escritos que hace.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Levi cuando hablamos de los escritos que hago alguna de las dos siempre termina poniéndose colorada.

      Besos

      Eliminar
  14. Al principio me asusté, después me fui acostumbrado, hoy me aburre, pero dicen que en algún momento ese otro cambia y todo se relanza, como la esperanza, perdón por la rima.
    Un beso grande, éste virtual.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm...a veces relanzar la esperanza cansa...

      Beso amigo!!!

      Eliminar
  15. Me pasa.
    La estoy tratando de convencer de que deje de ser mi juez.
    O de que al menos me conmute la pena.
    Voy por buen camino.

    Le mando un beso, Maga-h-



    SIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil, vos siempre e inevitablemente vas por buenos caminos, no puede ser de otra manera.

      Beso enorme

      Eliminar
  16. Me he visto desde fuera, haciendo el ridículo, comportándome como un necio, cometiendo errores imperdonables... Me grité mil veces mil voces de ¡alto!, hasta desgañitarme.

    Pero no me escuché.

    Salut, Magah.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja...me he encontrado en situaciones parecidas y aún afónica fuí por ellas.

      Salut Rob!!

      Eliminar
  17. Cortazerías borgeanas que nos espejan, emparejan y desmadejan.Me gustó!

    ResponderEliminar
  18. Maga siempre será la esencia artística, la intuición pero tamibén la genialidad del que encuentra sin busscar, la Maga es la naturaleza salvaje y la inocencia más creativa...
    genial fragmento.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ico gracias, gracias, gracias que bueno que te guste!!

      Abrazo enorme

      Eliminar
  19. al menos tu sosía es una esperanza.
    suscribo a la prosa que no necesita de estridencias.
    A no ponerse colorada escritora.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efa...es que la otra no las tiene, es mucho más simple que yo, no necesita de fachadas, es...

      No quisiera dejar de ponerme colorada, aunque le confieso que la naturalidad me va ganando.

      Salud

      Eliminar
  20. Por fín Gabriela un relato neutro, me tenías preocupado, creía que tenías una peligrosa obsesión con el sexo.

    ResponderEliminar
  21. Sì, deberías preocuparte, la tengo...

    ResponderEliminar
  22. Excelente relato. Hay que aprender a quererse a uno mismo... y a veces cuesta.

    Ah, y me encanta como usaste las referencias de Cortázar. :)

    ResponderEliminar
  23. Esa manera de encontrarse con una misma de súbito me ha encandilado. Salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico