Ir al contenido principal

COSA DE GATOS




No importa que hayas hecho algo mal, intenta siempre que parezca que lo hizo el perro.


Comentarios

  1. Jajaja, he seguido bastante bien este consejo últimamente.

    Un abrazo más que grande.



    SIL

    ResponderEliminar
  2. Creo que he visto un lindo gatito... Jajaja!!! Besos, Maguitah!!!

    ResponderEliminar
  3. Ah, no vale. no tengo perro.
    en fin, ya me las arreglare.
    Cariños...

    ResponderEliminar
  4. jajjajajaj!!!
    me gusta eso de culpar al perro!!! no tengo perros pero sí gatos y cualquier travesura siempre fue el perro.

    ResponderEliminar
  5. siempre que la culpa sea de alguien.,. así nos evitamos encararnos a la madre de los problemas..jajaj.. me alegra que retornes con tu filosfía gatuna.. beso..

    ResponderEliminar
  6. Tantos gobernantes/gerentes/CEO's aplican esta regla todos los putos días! Feliz Día!!

    ResponderEliminar
  7. Sabemos que ella es la culpable.


    Besos

    La cerveza

    ResponderEliminar
  8. Es verosomil que sea el consejo de un gato y que la victima sea un perro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico