7/1/13

SIEMPRE ENERO


Me acodé en la ventana de la habitación del primer piso y eché una mirada panorámica al  paisaje. Me quedé absorto en la ropa colgada al sol en el tendedero, ubicado en el medio del parque. Desde siempre la ropa mecida por la brisa me provocaba  el mismo embrujo que el crepitar del fuego en un hogar o el incansable ir y venir del mar.
De pronto ella entró en escena caminando descalza por el  jardín, sus pies se hundían en el pasto alto y descuidado. Alguien dijo que el jardinero se había muerto la semana anterior y aún no lo habían reemplazado, otros aseguraron  que el tipo había quedado preso porque, al parecer, había intentado abusar de dos mujeres. Yo intuyo que se tomó hasta el agua de los floreros y se durmió la mona en algún baldío o en alguna calle tapado por un cartón y que no sabe cómo volver al barrio. De cualquier manera y a los efectos de describir el lugar, cualquier cosa que le hubiera pasado al encargado del jardín era intrascendente, ya que lo importante es que mencione que  las piernas de ella eran como larguísimos tallos traslúcidos caminos a su flor.  
Prosigo.
La mujer se acercó a la cuerda de la ropa. Se veía preciosa desde mi posición, estaba  vestida de blanco, envuelta en una tela fina y vaporosa que parecía que manoseaba su cuerpo y se enredaba entre sus piernas. Llevaba el pelo recogido con una hebilla a la altura de la nuca.
Que hermosa era...
De pronto levantó la vista hacia donde yo estaba. Me escondí de inmediato, me asusté, me ruboricé y se me aceleró el corazón, se supone que no debía verla en esa intimidad, estaba seguro que no le gustaría sentirse observada y que si se daba cuenta, dejaría de actuar naturalmente. Dejé que pasaran unos minutos y volví a espiar con cuidado. Y fue tremendo verla, ahora estaba dándome la espalda y  se quitaba el vestido, lo levantó despacio  desde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, que supongo, habrá quedado tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas. Preciosas.  
Y que espalda perfecta!
Quedó cínicamente desnuda,  parecía ajena a las circunstancias, como si no le importara nada. Luego de desnudarse por completo, se puso en cuclillas, extendió su vestido en el piso, lo alisó acariciando la tela con su mano y comenzó a doblarlo con una delicadeza tan  femenina que ya no  pude resistirme, una erección violenta  pegó contra el marco de la ventana en el cual continuaba apoyado.
Ella terminó con el prolijo doblez de su ropa, se puso de pie y quedó inmóvil por unos minutos mostrándose, pero simulando no saber que yo estaba allí. De pronto me descubrió, se mostró avergonzada y rápido estiró sus  delegados brazos, tomo una sábana blanca y se envolvió con ella desde los pies a la cabeza. Solo quedaron a la vista sus ojos negros y profundos.
Giré sobre mis pies y la vi. Ahora era ella la que me miraba asustada, escondida tras la sábana. Estaba ruborizada y agitada. Podía oír sus latidos exaltados y un sollozo ahogado, muy a pesar de la copiosa lluvia que ensordecía el ambiente.
Más miedo sudaba ella, más linda se ponía y más me excitaba yo.
Entonces tomé la pequeña tijera de podar y me dispuse a cortar la tela con la que se había cubierto para que no la vea desnuda, lo hice con mucha atención, como si estuviera teniendo que llevar adelante la poda más esmerada de mi vida. Mi padre me enseñaba el oficio y me decía que así debía trabajar un buen jardinero. Pero ella temblaba, llorisqueaba, no lograba quedarse quieta y por momentos la escuchaba chillar como una gata en celo. Me hizo poner nervioso y sin darme cuenta la tijera rozó su cuello. Entonces comenzó a brotar sangre de manera descontrolada, el miedo me paralizó y caí al piso de rodillas junto al  cuerpo pálido que se desangraba…  como cuando  era chico y caía al piso tras alguna paliza que me ganaba por haberme portado mal, por escuchar tras las puertas o por espiar…mi mamá a veces gritaba como una gata   y yo escuchaba. Un día de lluvia en pleno enero ya no pude soportar escucharla gemir, se había metido al cuarto con el marido de la tía  y  cuando él se fue, y aprovechando que el borracho de mi padre se había perdido en una curda, la maté…pero la muy desgraciada nunca termina de morir, y cada enero vuelve.




24 comentarios:

  1. Extremecedor....una realidad palpada...

    ResponderEliminar
  2. A veces pasa eso con los muertos, que no se quieren ir, que vuelven, que nunca se van. Habría que probar con una mudanza...
    Por enero, por ser vacaciones y todos estamos un poco dispersos, te ha salido un texto de puta madre, jaja!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Que lo parió, ni Tim Burton, ni Johnny Depp, en Manos de Tijera se hubiesen imaginado algo así. Tal vez te llamen para la segunda parte! Besos atónitos!

    ResponderEliminar
  4. Qué falta de pulso y sensibilidad...tan bien que veníamos, nos arruina el final...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lograste darle al texto un final inesperado que revela con sorpresiva crudeza el delirio de quien no logra expiar sus culpas.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  6. Apa lala, casi me pongo la campera para que no me salpique la sangre.
    Interesante el giro que le dio al cuento.
    Me gusto.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
  7. Hay recuerdos recurrentes que se resisten a desaparecer.

    Me apetecía mas un giro erotico, pèro que se le va a hacer. El capullo asesino me ha fastidiado.

    ResponderEliminar
  8. Epa Maguita!!! Qué manera de jugar con las emociones del lector! Y los microclimas que fuiste tejiendo!!! A mí me gustó mucho. Y el final está genial (será que me sale la veta sanguinaria?)
    Enero es un mes bien jodido, mujer!!!
    Besos miles, amigaza! :)

    ResponderEliminar
  9. Me hiciste pasar por diferentes tipos de sensaciones, muy bueno eso, Magah. También me gustó que subieras algo más extenso, le hace bien al mundo bloguero.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  10. Disfrute de todo el relato.
    Muy bueno.

    Abrazo Maghita.

    ResponderEliminar
  11. Me ha sorprendido con ese sangriento final.
    Tiene un giro psicológico profundo por debajo del relato, muy muy bueno.


    Abrazo grande.



    SIL

    ResponderEliminar
  12. El título me dispersó, yo venía babiendo los dedos de los pies, verano, relajada, vamos a pasar por el blog de Magah y la ropa colgada y fuáaaaaaaaa te clava un textAZZZZOOO así de una que te levanta la pera. Magah no hay derecho! juaz ni siquiera estaba en posición de defensa. Me partió.
    Un lujazo pasar a leer por acá.
    Mis saludos más que admirados y vuelvo a repetir tex ta zo!

    ResponderEliminar
  13. babiendo puse!!! "abriendo", uff me fastidio

    ResponderEliminar
  14. Uf, que excelentísimo relato Mujer!!!!!
    Me llevó como por un tobogán al final y me dejó fascinada!!!!

    Que lujo y que placer leerte

    Besos

    ResponderEliminar
  15. No importa a donde vayas. Siempre estarás ahí...

    saludos

    ResponderEliminar

  16. Excitante... Magah... delicadamente excitante.

    un saludo...desde alguna parte.

    ResponderEliminar
  17. Siempre regresan... inevitablemente, tanto como una sucesión de primaveras.

    Besos, volveré :)

    ResponderEliminar
  18. Lo leí,lo viví. Poder sentirse dentro de los textos es vivir miles de vidas. Un placer, gracias.

    ResponderEliminar
  19. Aterrador, qué buen relato.
    Me ha gustado leerte de nuevo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Me hubiese gustado que te detuvieses más en el final, en ese expeluznante personaje y sus motivos. aún así consigue la atmósfera de misterio adecuada.. un beso

    ResponderEliminar
  21. guauuu...!!! excelente relato... me atrapó desde el principio para terminar espiando por la ventana una mancha roja que crecía sobre una tela blanca.
    besos
    ella

    ResponderEliminar

Si no leíste, no comentes...