14/1/13

DE FINALES FELICES...






Encendí el primer cigarrillo un minuto después  del desayuno. Abrí la ventana de la cocina para que Ramírez salga al balcón ya que  parece que  a este gato  le molesta el humo.
Acto seguido prendí la notebook para chequear los correos  antes de empezar a trabajar sobre los pendientes para entregar en la redacción de la revista. Leo  “Rechazado” en el asunto de uno de los mail.
-What?
“Nena, no quiero más relatos que  torturan, entristecen y ponen  catatónico  al lector,   quiero un poco de circo en estas épocas del año. Finales felices, se entiende?
“Siempre Enero” no se publica con ese final. Abrí la cabeza y mandame otra cosa, algo como la gente, ya sabés de qué hablo. A ver si te sale  un Febrero con temperaturas más cálidas.
Beso tu trasero
Octavio”
-Qué te parió! vos y tu pasquín barato!
Varias vueltas alrededor de la mesa y un par de cigarrillos que fumé sin darme cuenta. Ramírez me miraba desde la ventana, le hubiera faltado hacer tamborilear sus patitas y poner cara de fastidio. Por suerte este gato no habla.
De pronto una idea me atacó y se me prendió sorpresivamente en la cabeza.
- Eureka!
Word nuevo y empecé…peluquería…promoción escrita en el cristal del frente del local “Masajes capilares, lavado y peinado $120.”
Entré, me recibió un gordito calvo que medía apenas un par de centímetros más que yo. Se deshizo en halagos y gestos de buena atención y así dejó de ser un gordo calvo y petiso y se convirtió en un gordo simpático.
Me indicó un sillón frente a un  espejo cruelmente iluminado y me envolvió con una  capa gris para proteger la ropa.  Me miré,  me vi…pálida, ojerosa, con una terrible cara de recién salida del hospital. Parecía víctima de alguna reacción alérgica, conjuntivitis  y congestión nasal.
-¿Cómo podes salir así a la calle?- me pregunté.
Cerré los ojos y decidí quedarme así hasta que fuera la hora de salir de la peluquería.
El gordito se paró detrás de mí, puso sus manos sobre mi cabeza y comenzó a revolverme  el pelo minuciosamente. Me preguntó mi nombre, y después dijo:
-Yo me llamo Dindy y si te parece bien vamos a empezar por unos masajes con una loción de trigo y avellanas con miel, te pido que te relajes y te dejes llevar a algún lugar bello y lleno de buena vibra.
“Dale gordito, loción de miel, buenas vibras!...dejate de joder y empezá, después de todo no tengo tanto tiempo”
Resoplé y dejé caer mis hombros, sonaba una música apacible mientras el resto de los sonidos del ambiente desaparecían. Mis manos estaban pesadas, quedaron literalmente  tiradas sobre mis muslos. Las manos de Dindy comenzaron a andar por mi cabeza, despacio,  las yemas de sus dedos haciendo pequeños círculos desde la  frente hasta la nuca…no quería abrir los ojos…sentí que mi cuerpo se iba entibiando como si estuviera tendida al sol…sus dedos hacían una leve presión en la coronilla e iban hacia los laterales…despacio… sentí el ruido de mi respiración y luego mis propios latidos…me mantuve inmóvil, ensimismada con la vista en un horizonte propio… con suavidad  fue transitando los surcos de mis oreja hasta terminar detrás de ellas,  yendo siempre y rozando suave hacia el cuello y  de allí  hasta la frente y… me acarició los ojos…  empecé a sentirme transpirada. Sus mano comenzaron a descender  hacia el cuello y como si hubieran tomado entidad propia, se fueron apoderando de mi cuerpo que se estiraba, se metieron entre mi ropa y mi piel, una por la espalda, dibujando arabescos… yendo nudo por nudo a lo largo de mi columna… la otra mano terminó con mi pelo para ir a acariciar mis pechos…me tocaba primero uno y luego el otro, paciente y sin detenerse…tenía las manos tibias… giraba sus dedos alrededor de mis pezones… mi cuerpo estaba perdiendo la flacidez que había ido ganando al principio … por la espalda descendía hasta llegar a la cintura, subía y bajaba, hasta bordear la línea de mis nalgas…lento y se acercaba y se iba, me hacía desear…su respiración se aproximó a mis oídos, su aliento  a mi boca…me observaba atento como si en cada gesto de mi cara o de mi cuerpo pudiera determinar que esperaba que me hiciera…y él lo sabía y entonces  tomo entre su índice y el anular mi pezón, comenzó a jugar y se divertía…de pronto me usurpó un calor profundo y di un alarido que podría haberse confundido con dolor, pero no lo era…era de puro placer. Todo pasaba  en el mismo momento que me decía al oído que yo era la puta más hermosa de la tierra… y yo tan cerca de acabar… y entonces ese par de manos  se metieron por cuanto recóndito espacio de mi cuerpo encontraron… me sentí una mujer deseada…y me excité más y más y entonces esas manos se apuraban y me seguían y la boca me alentaba al oído y me pedía que grite …me retorcí, me puse tensa, la mente repleta, las manos apretadas,  las piernas extendidas, y entonces  con desesperación… sucedió… un orgasmo… y me fui.  Al volver tomé una bocanada de aire para revivir a ese instante de muerte…algo así como si mi alma hubiera podido salir de mi cuerpo… y al abrir los ojos, volver.
Dindy continuaba detrás de mí con sus manos revolviendo mi cabeza, suspiré al verlo, estaba lindo y hasta parecía que había crecido en alto. Me sorprendí y él lo notó.
-No te asustes…te debés haber dormido y  has estado soñando, te moviste mucho…
Dejé de escucharlo cuando noté que estaba mojada…por primera vez había tenido un orgasmo  literalmente soñado.  Me miré en el  espejo y vi en mi rostro una sonrisa enorme que me lo confirmaba, vi  esa línea curva de la boca que todo lo endereza  y todo lo embellece.
Fin.

Releí e hice un par de correcciones.
-Esto viaja-me dije- acá tiene lo que quiere, después de todo yo no conozco un final más feliz que un buen orgasmo.






31 comentarios:

  1. Ni yo tampoco.

    El soñado ha estado glorioso, ahora a por uno despierta. Solo hay que recordar y seguir paso a paso.

    Mucho mejor este que enero, andevasaparar.

    Un saludo a octavio.
    Ramirez es un nombre excelente para un gato no fumador.

    ResponderEliminar
  2. Este tipo de orgasmos, más que un final, te deja lista para recomenzar uno despierta!
    No sé a quien se le ocurrió hacer masajes en las peluquerías, hay que reconocer que fue una muuuuy buena!
    Publiquesé!

    ResponderEliminar
  3. Mirámelo al Dindy!!! Ves? Es lo que yo digo. No hay nada mejor que unas buenas manos... Jajaja!!! Estos post te salen redondos, Maguita!!! Espero que ahora el imberbe de Octavio se deje de joder! Al final, todos estamos felices y sonrientes, no?
    Besos miles, mi amiga!

    ResponderEliminar
  4. Mejor feliz un orgazmo que mas que el fin es el inicio de muchos otros mas mejores o que se yo... a eso no hay con q darle
    Uau Magahita, diste en la tecla, tenemos q hablar....
    Estercita, por si no sale

    ResponderEliminar
  5. Los capilares sanguíneos, por lo visto, estaban incluidos. Buen relato y con final feliz como piden algunos lectores. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Mjj... Y donde queda la peluquería de Dindy?
    Para saber nomás...

    Buenísimo!!!! Mencantó!!!!!

    Besos
    Ivo

    ResponderEliminar
  7. Bueno, bueno, mirámela a la Maguita cachonda. Si tenés una fantasía así con Dindy (Dindy????????), ni quiero imaginar lo que hubiese pasado con uno tipo Warren Beatty!! Te tienen que traer un litro de agua para volver a hidratarte! Algo así nunca nos pasa a los "fierita" de S.Fdo. La onda es "Hola capo, ¿lo de siempre?" 15 min, con un Clarín, y punto. Ah y hay otro final más feliz: orgasmos múltiples! Beso almendrado!

    ResponderEliminar
  8. Cuando uno toca la cabeza de alguien, este se relaja y divaga por recovecos mentales.
    Te dire que labiro de lo mismo que el Dindy y cada tanto pasan cosillas asi.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
  9. Orgasmo soñado, bien soñado. Creo que a mi me pasaría con dentista. Apapacho.

    ResponderEliminar
  10. Lo que hace un masaje capilar frente a una larga sequía.

    ResponderEliminar
  11. Por algo acá se dice "masaje con final feliz" ja...

    menos mal que era un sueño, yo soy peluquero y eso nunca me había pasado jaja...

    salu2... con final feliz...

    ResponderEliminar
  12. Final soñado, y escrito. Doble placer.
    Justifican la vida, esos efímeros instantes de muerte.



    Beso grande, Maga-h-



    SIL


    ResponderEliminar
  13. Estoy contigo no hay mejor final feliz.. y luego empezar el día con una sonrisa.. hace tiempo que no tengo uno de esos sueños... ay esos calores de por allá... besos

    ResponderEliminar
  14. woow! no. no hay mejor!
    me gustaría ver la cara de octavio, el del pasquín.
    cómo la quiero a la loca que escribe!
    abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Cuando el inconsciente toma las riendas y propicia los deseos del cuerpo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Cuando leí "Las manos de Dindy comenzaron a andar por mi cabeza, despacio" me anticipé y pensé: "y comenzó a tener pensamientos deformes" jajaja ves me voy siempre para lo turbio y retorcido. Pero a Octavio tampoco le habría gustado porque quiere finales felices. ¿Quién no se ha quedado medio dormido con unos buenos masajes?
    ¡Beso va, Maghita!

    ResponderEliminar
  17. Este texto es la prueba de que se puede escribir con el cuerpo.

    Saludos!
    Julián
    pasalayquenovuelva.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. un orgasmo es el mejor fin!!!! aunque sea soñado o real!!!
    cuando vaya otra vez a la peluquería me recordaré de éste texto!!!
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  19. Este Dindy es una maravilla! Te pone las manos en la cabeza y te hace viajar al paraíso. ¡Ese sí que fué un final feliz!...

    saludos

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno!!!
    Y dónde dices que está??? :D

    Si, Magah, no hay mejor final para este relato.
    Te felicito.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  21. El placer le acrecentó el sueño.
    Doble orgasmo.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
  22. El placer nos despierta y no hace ser sensibles a los estìmulos de unas caricias.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  23. pero qué buena historia tuvo!

    dónde está dindy?

    besitos*

    ResponderEliminar
  24. También yo, una vez , sentí un orgasmo en sueños. Tan real como perfecto.
    También debió de ser por la sequía...

    ResponderEliminar
  25. Sequía no hay, por estos lados, pero despertaste mis ganas de soñar y de jugar, muy buen recorrido, el de esas manos.
    besos
    ella

    ResponderEliminar
  26. Jjajajja a !!!

    Un encanto volver a leerte !


    Te deseo 2013 orgasmos entre los próximos 345 dias del año.

    Feliz Nuevo año, un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Genial...y muy excitante, por cierto.

    ResponderEliminar
  28. -Qué te parió! vos y tu pasquín barato!

    “Dale gordito, loción de miel, buenas vibras!...dejate de joder y empezá, después de todo no tengo tanto tiempo”

    jajajajajja muy bueno ;)

    ResponderEliminar
  29. Sensacional..me encanto.. la imaginacion vuela..mas cuando es leido en voz alta y trasladandome a ese momento..instante y placer..!! Una Grosa !!

    ResponderEliminar
  30. Que grandes!!!!...eso de la lectura en voz alta...

    besos a los dos!!!

    ResponderEliminar

Si no leíste, no comentes...