Ir al contenido principal

NUESTROS TIEMPOS


 


Hoy leía a alguien, que ya pasa los cuarenta y pico, decir que a partir de ahora comenzará a vivir y que lo hará sin pausa ni prisa.

Y entonces pensé  que en esto de andar viviendo hay momentos de mayor conciencia de que lo estamos haciendo. 

Creo que ese es el tiempo donde uno se propone vivir más centrado en uno mismo y con una mirada más amplia y realista. 

Creo que no por esta toma de conciencia debemos ignorar que antes también  hemos estado viviendo, tal vez de una manera diferente a la que nos proponemos ahora. 

Creo que así somos justos y benevolentes con nosotros mismos y todos nuestros tiempos.

Creo que plantearnos la vida como trozos inconexos es olvidar lo aprendido de lo vivido.

Creo que la vida es un trayecto, un camino que  iniciamos en un cierto momento y se termina no sabemos cuándo, si es que se termina. 


Comentarios

  1. Nada es inconexo.
    Somos, incluso, resultado irrefutable de esa conexión anterior.




    Un abrazo grande, Maga-h-




    SIL

    ResponderEliminar
  2. Excelente reflexión Magah! Las decisiones tomadas y las que se tomarán están ligadas a nuestros momentos. Sin anclarse al pasado y sin mirar al futuro como una tierra idílica, la idea es utilizar con buena vibra los momentos de lucidez y de claridad que muchos logramos alcanzar en cierta edad y poner en práctica lo que nos hace sentir plenos. El tiempo es HOY. Pero sin dudas es muy poco feliz la afirmación: Todo pasado fue peor o mejor. Con la volubilidad que nos caracteriza aferrarse a esa ley realmente es una pérdida de tiempo.
    A seguir andando, mi amiga. De eso se trata este juego!
    Besos miles!

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que alguien me dice una frase asi yo le digo lo siguiente:

    Todo momento vivido es vida por lo pronto no reniegues de lo hecho anteriormente.
    Si lo consideraste como aprendizaje, te diré que hasta el día que te mueras te van a enseñar algo. Por ende seria que lo tuyo no fue vida sino un constante aprendizaje al pedo"

    Muy Border, lo se.

    Hermosa su reflexion.

    ResponderEliminar
  4. Cada día que amanece, es nuevo. Llega sin estrenar.

    Puedes recorrerlo siguiendo la costumbre arrastrada desde ayer, puedes aventurarte a nuevas experiencias.

    Nada es correcto o incorrecto, lo que elijas libremente será -casi seguro- lo mejor.

    Pero hay una verdad verdadera; llega una edad que te das cuenta que es necesario -para disfrutar de la vida- cambiar de prioridades. Aceptas que lo mas valioso no suele tener precio. Y que vale la pena ceder precio para ganar tiempo.

    Entonces empieza ese periodo en que valoramos disponer de nuestro tiempo a nuestro antojo. Si, empezamos otra vida, la que intentaremos disfrutar en adelante.

    Hay gentes que nunca llegan a este estadio.

    ResponderEliminar
  5. Y estoy de acuerdo con tu entrada y con casi todo de todos los comentarios posteriores. Tal vez la clave de la autora que citás es "sin pausa y sin prisa", como que a su entender así se debe vivir de verdad, y también estaría de acuerdo, la tranquilidad, mental, física, espiritual, sin despreciar la económica, lleva tiempo. Suele darse por los 40 y pico, justo a tiempo como para terminar el resto de la mitad con cierta sensación de "misión cumplida". Pero seamos conscientes que es un flor de privilegio. Besos sin bolsillos! :-)

    ResponderEliminar
  6. "sin pausa y sin prisa"
    Con los ojos abierto y respirando...en todos los tiempos y de la manera que se es en cada paso, y cuando lo vemos, sentimos, se ve el trayecto y el camino para seguir andando.


    Abrazo hermana!

    ResponderEliminar
  7. Coincido, nada es inconexo. Lo que soy ahora es por todo lo que fui antes y lo que seré es por todo lo que soy ahora.
    Textazo, Magita!
    Me voy rumiando.
    Beso va

    ResponderEliminar
  8. y yo creo que uno vive cada momento de la manera que puede, a veces ni siquiera de la manera que quiere. Que cada etapa tiene su riqueza y que si lo vivimos de esa o aquella manera era porque si, porque era lo que sentíamos en ese momento
    Siempre hay tiempo para cambiar y modificar errores lo que no siempre se da tan fácil es entender cuál fue el error, si fuera tan sencillo no tropezaríamos más de una vez con la misma piedra (lo digo por mí, claro)

    besos Magah, muchas felicidades y el mejor de los años. Es un deseo con mi corazón

    ResponderEliminar
  9. Nunca renegué de mis andanzas. Admito que estos 40 años me encuentran cansada. Y que si intento un cambio es, justamente ese "bajar un cambio". Dedicarme a mí, a mi salud, a mi bienestar por los años que se avecinan. Pero a lo hecho...pecho. Contenta con cada decisión y con cada obstáculo.

    Un abrazo Magah, tantísimo tiempo!!!
    Felíz año

    ResponderEliminar
  10. cumplir los 40 es como llegar a la mitad de la vida, talvez por eso se cree que se vive de una manera diferente, se ve y se siente de una manera diferente...quizás sea la madurez, los cambios corporales, afectivos, las cicatrices...

    ResponderEliminar
  11. Para los cuarentones el Año Nuevo está lleno de reflexiones "vitales".
    Somos algo así como un viaje incompleto...
    Un beso amiga!

    Salu2

    ResponderEliminar
  12. Supongo que decir que "comenzará a vivir" es hacer borrón y cuenta nueva de un estilo de vida, ya que no creo que olvide lo aprendido o corte con lazos anteriores, salvo dràstico cambio de identidad. Por ahí, es un decir algo pero querer decir otra: tal vez la expresión sería: hoy comenzaré a prestar más atención a las decisiones que tome, pensaré más en mi mismo y no tanto en las convenciones, seré más receptivo a las cosas importantes y no me dejaré arrastrar por lo urgente, no dejaré que nadie haga mis elecciones por mi y haré las cosas que me hagan feliz. Eso o similar, según sea el abajo firmante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Hay algo muy discursivo en eso, y claro, no digo nada original, el cuarentón (hola) lo dijo. Yo creo que antes habíamos vivido sin pensarlo, y quizá, nos mandamos algunos mocos. Pero vivimos, y creo que lo mejor es seguir viviendo, como cuando niños o adolescentes, con la experiencia en la espalda. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico