Ir al contenido principal

KAWABATA


 
"...En medio del acto sexual, un hombre repara en que le ha sacado unas gotas de sangre al pecho de su amada, no entiende cómo. Ella tampoco, cuando él se lo hace ver después del orgasmo: ni siquiera puede localizar el punto de donde salieron esas gotas de sangre. En la vida de ese hombre, esa joven terminará siendo únicamente ese momento: aquel en el que aprendió que los labios pueden, si son lo suficientemente suaves, sacar sangre del cuerpo amado sin que duela, más bien al contrario..."
 
 
 
Autor: Yasunari Kawabata
 
 

Comentarios

  1. 川端 康成

    A veces parece increíble que vidas tortuosas puedan tener ese don de la creatividad. Pero
    hay incontables ejemplos.

    Un beso Magah! Tanto tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vió que preciosidad???...

      Cómo pasa el tiempo, no?...Ramiro ya anda en triciclo??

      beso

      Eliminar
  2. Ser recordado como un momento, puede ser la manera más apropiada de recordar a algunos. Beso!

    ResponderEliminar
  3. Kawabata es...tan insondable...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. terrible texto, nunca lo habia leido, me ha encantado, beso

    ResponderEliminar
  5. Uyyyy!!! Qué mix de sensaciones! Intenso, perturbador...
    Un beso, Maguita!

    ResponderEliminar
  6. Kawabata, desconocia al autor pero me dieron ganas de seguir leyendolo.

    Y a veces en esa descripcion que ud hizo las relaciones son eso, solo un instante donde el recuerdo que deja son dos gotas en los labios.

    Beso beso.

    P.d.: postee mas seguido, esta obligada :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud. es más lindo Leviatan!!!

      Eliminar
    2. Ya lo se! Me lo digo todos los dias frente al espejo.
      Abuelita era mentirosa en demasia y no sabiamos cuando decia la verdad. Por ej un "te quiero" lo dudabas y mucho ¿?

      Beso beso.

      Eliminar
    3. Levi...mis hijos dicen lo mismo. Ya no me preguntan más a mí si están lindos, bien vestidos etc. Se lo preguntan a su hermana.

      Exceso de amor...cero objetividad.
      Lo prefiero, mi madre nos decía a mi hermana y a mí que éramos "del montón" y se jactaba de ser honesta.

      Terribleeeee...ahora me creo del montón de mujeres inteligentes y bellas, ella nunca había aclarado de que montón, pero empiezo a sospechar que era del montón de las que no sobresalen ni por arriba ni por abajo, y no tienen más valores para ser resaltados.

      Eliminar
  7. Kawabata es capaz de sacar una lección de fiereza vital de casi cualquier diminuto momento.
    Es uno de mis autores en prosa favoritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Dani, sin duda lo es. Me resultó de una experiencia sublime leerlo y desgustar cada imagen y sensación.

      Eliminar
  8. Es un párrafo muy bonito, y en cierta medida encierra esa gran verdad del amor, de fagocitar, de nuestra dulce y caníbal naturaleza gregaria. El enemigo, el pariente fallecido, el amado, se incorporan al cuerpo pretendiendo asimilar su fuerza, su identidad, su amor. Y pervive esa sensación en nuestras mentes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto eso que ud dice tan bien..."...nuestra dulce y canibal naturaleza gregaria."

      Eliminar
  9. Me gusta esta sensualidad... lo que el cuerpo nos puede deparar se descubre cada día con nuestro amad@, siempre nos renovamos a través de él.. este es uno de los logros que nos hacen inmortales... linda espero tu correo.. besos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El texto es pura sensualidad y a mí me ha dado la sensación de ser una puerta abierta para lanzarse al vacío que la imaginación da.

      Besos van por mail!

      Eliminar
  10. Estamos orientales vos y yo...
    Es muy interesante (ando escaso de adjetivos precisos) la visión de los poetas de aquella parte del mundo, una sensibilidad que pareciera inasible e inalcansable para cualquier otro, un análisis y un estado muy particular de ánimo que te dejan en el espíritu después de leerlos.
    Voy a agenciarme algún librillo de este señor Kawabata!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he besado a un oriental...digo porque pensaba saludarlo enviándole "besos orientales" pero en realidad no se como son...

      ...me los imagino y listo.

      Eliminar
  11. Que raro, nuestra mujer frígida, dejando post de contenido sexual. (tienes la idea fija)

    Las madres nunca se equivocan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te gustarìa que fuera "vuestra" mujer, no se sí frígida pero...

      Eliminar
  12. perviven es verdad, salvo que hayan sido nada.
    todos serán inolvidables por alguna razón. porque además siempre el cruce de caminos fue por algo.

    ResponderEliminar
  13. Vade retro. Se cuenta cierta anécdota en torno a Don Churchill, un día una mujer le dice: si yo fuera su esposa le envenenaría el café, a lo que el lúcido estadista inglés le respondió: señora, si ud. fuera mi mujer yo me lo tomaría.

    Telón lento.

    ResponderEliminar
  14. Ya te lo había dicho antes, es muy genial tu blog :)

    ResponderEliminar
  15. fuerte... y bello escrito...

    está evolucionando tu blog no? salu2...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico