Ir al contenido principal

FIGURA FONDO






Sus nalgas  se hicieron figura sobre un fondo de agua y cielo azul.
Quedé cautivado por las redondeces de sus caderas que iban ocupando el primer plano mientras ella se arrodillaba frente al rio y miraba su cara que se ondulada al  reflejarse en el agua.
De pronto dejé de escuchar la tímida declaración de amor que estaba haciéndome y sentí que el tiempo  se detuvo por el lapso suficiente como para agitar sobre sus nalgas la rama con la que dibujaba arabescos sobre la tierra.  Al escuchar el latigazo que cortaba el aire en dirección a su trasero, recobré la lucidez y tome registro de mi acto cuando ya la rama impactaba filosa sobre la tela liviana del vestido que cubría su cuerpo.
Se me heló la sangre y mi cara aterrada quedó a la espera de  su mirada enfurecida. Sin embargo la vi levantar la vista  y girar la cabeza  hacia mí con una mirada  confundida.
Ambos  quedamos paralizados sin entender que era lo que estaba sucediendo. Me arrodillé cerca de ella convencido de haberla dañado y poniéndome al  alcance de los  insultos que esperaba, pero que nunca recibí. Seguí sin hallar más que una expresión asustada y mansa en aquella mirada suya tan parecida a la que solía atravesarme cuando se desmoronaba en un orgasmo debajo de mí.
Se había excitado.
Intuí que su inmovilidad no tenía que ver con una ofensa sino con el pedido inconfesable de que volviera a hacerlo.
Me pudo su ternura y ese olor tibio de su cuello sudoroso por la excitación, que siempre era infalible   en su cortejo. El tiempo volvió a detenerse y allí mismo le enredé las manos con la tela de su pollera y como si fuera un cuatrero desaforado le tapé la boca para que no grite los gritos que no daría, le arranqué a girones la ropa interior y embestí  entre sus piernas sin humanidad.
Mientras sentía que la hería, mientras sentía el poder que ejercía sobre ella, mas allá de la fuerza con que continuaba invadiendo su cuerpo, mientras mojaba su cara con el sudor de la mía, no aparté mis sentidos de sus gestos y su pulso, y solo advertí en ella un placer extraño pero tan profundo como nunca había percibido.
Y la cuidé como nunca y la gocé como por primera vez en mi vida.


Comentarios

  1. Lindo!
    Me senti el portador de la vara...

    IKing

    ResponderEliminar
  2. Es curioso, podría ser un relato erótico o la fantasía de un violador real o potencial-tal vez estoy viendo demasiado UVE. Beso sin rama.

    ResponderEliminar
  3. Perverso...pero mas de una mujer tiene la fantasía de una violacion consentida----

    ResponderEliminar
  4. Qué festín se harían los psicólogos contigo. Eres muy obvia. Eso técnicamente se llama "proyectar".

    (La proyección es un mecanismo psicológico mediante el cual el individuo atribuye a otras personas sentimientos, pensamientos o impulsos propios que niega o le resultan inaceptables)

    A que te sueñas la mujer azotada.

    ResponderEliminar
  5. Pero no sabe que mejor que una vara es mejor un 7 colas con bolita de metal en la punta.Me contaron.

    Y la sensacion de ser descubierto a la vera del rio es indescriptible.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
  6. Si los personajes gozaron con la cuestión, mejor para ellos, pero yo me quedo con las caricias, los mimos y tal vez hasta la cucharita... Aunque rescato la adrenalina de la posibilidad de ser descubiertos, eso suma emoción!
    Lo del ramazo, lo tomaría como una provocación, como cuando los pibes en la primaria "se gustan" y se empujan o se tironean del pelo y hasta ahí llegaría. Después hablamos de los detalles.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Has leído la famosa saga de 50 sombras de Grey, aquí en Europa está haciendo furo, es una novela mala pero hay muchísimas lectoras locas con su lectura, y trata sobre el "bondage" o el sadomasoquismo leve.. me acordé de cuando me dijiste que te trajera de España algún libro erótico.. bueno.. tú escribes mucho mejor con diferencia, pero el tema me recordo a esa lectura... besos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Ico, no lo leí.
      Me dijeron que no vale la pena.
      Por acá también suena mucho y confieso que me has hecho despertar la curiosidad, veré ya que por ahora estoy leyendo otras cosas.

      Abrazo enorme

      Eliminar
  8. magah... me encantó tu relato...
    coincido con que lo que dice Etienne... los mimos y las caricias son lo nuestro.
    Eso sí... esos "lugares poco comunes" y expuestos, nos pueden (hicimos un post hablando del tema, hace un tiempo)... pero nada de violencia, nada de arrancar la ropa... sí a sacarle la ropa, lentamente, al otro...
    besos
    ella

    ResponderEliminar
  9. Dios, qué calidad narrativa y qué poder de seducción...me provocó! Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es un relato de complicidades y muy bien narrado, Maghita. Sobre todo, eso muy bien narrado por lo que no se dice. clap clap clap`Magah. Saludos admirados van!

    ResponderEliminar
  11. Creo que los dos se acaban de sorprender de lo que han descubierto.

    El camino al placer está lleno de posibilidades y todas son legitimas cuando ambos disfrutan.

    ResponderEliminar
  12. El juego que nos parte y nos abre deseos, brazos, besos, sudor y saliva mezclados...

    en el túnel de las piernas puedes percibir el crepitar de células. se abren como si fueran dos alas y te abrazas como si fueran un candado.
    pubis y sus nalgas. senos y piernas.
    unodesea que raspe su empuje, la cadencia, que no dé sosiego
    La simultaneidad se acopla bien hùmeda.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó cómo fuiste llevando la voz masculina, no es algo fácil de conseguir, me refiero a que es un punto débil de las escritoras.
    Muy bien, Magah, y no habrá interpretaciones de ningún tipo.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  14. Bueno, la figura que se ve al fondo, me encanta.

    Perfecto el texto.

    Tiene volumen y calidad lo que escribes, das forma ,no solo resaltas el fondo de la figura, tu vas más allá, no es fácil hacer esto.

    Besos, me gustó tu entrada.

    Hacer resaltar lo importante, ni siquiera te quedas en las formas, vas muy alla...espero no contagiarme.

    Lo dicho enhorabuena, por tu entrada.

    ¿ cómo lo haces?

    ResponderEliminar
  15. Algunas perversidades son excitantes para algunos...
    (¿le compró ropa interior nueva?...)

    ResponderEliminar
  16. Hola Magah!!
    Un bello relato, muy bien estructurado...
    Una bella fantasía para hacer realidad, también... ;-)
    Beso grande!!


    RoB


    ResponderEliminar
  17. Me permití leer la historia sin involucrar preferencias personales. Es más, la leí un par de veces porque está muy bien contada y transmite "el intercambio emocional" de los dos. No se me ocurrió emitir juicios de valor. Es así. Y así moviliza al lector.
    Se extrañaban sus Palabras Descalzas!
    Besazo Maguita! ;-)

    ResponderEliminar
  18. Me encantó lo del pedido inconfesable de que lo volviera a hacer :)

    Esos pedidos inconfesables son los más sublimes.


    Abrazo, Magah.

    Lo vi por face, me había tragado la curva de esta entrada en blogger.


    Le mando un beso

    ResponderEliminar
  19. de a poco pero sin tregua me vi involucrada,
    Y te digo más, hasta por un momento me pude meter en la piel de él. Tus relatos tiene eso, me llevan de la nariz

    besos

    ResponderEliminar
  20. Es muy buena tu narración. Ahonda en un tabú y en el goce del dolor o la sumisión. Estoy leyendo Luz de Agosto, de Faulkner, y justamente estoy en la etapa donde relata su afección al castigo físico como goce. Pero debo reconocer que tu relato es bastante más entretenido y mucho mejor aspectado! Un placer, de a poquito voy volviendo, como quien dice. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Hola, que tengas un lindo Jueves, un gusto pasar por tu magnifico blog, felicitaciones por tu buen trabajo, de manera cordial te invito a que visites El Blog de Boris Estebitan y leas un poema mio titulado “El corazón extraviado”

    ResponderEliminar
  22. Cuando hay relatos eróticos es porque aun hay vida.
    Cuando hay orgasmos es porque aun hay muerte.
    Quiero morirme.
    Y partir al cosmos como una fiera hemorragia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. qué lindo magah! placer y dulzura, hay mejor combinación?

    ResponderEliminar
  24. muy interesante texto, es difícil ponerse del otro género y escribir así. me gustó, te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  25. mas allá de lo que pasa sexualmente (que es interesante), tu relato es hot... y con eso me alcanza para que sea bueno ja... salu2...

    ResponderEliminar
  26. Delicada inmersión en el placer:gracias, Magah.

    ResponderEliminar
  27. MAGAH: Hace mucho que no pasaba por aquí y me sorprendió tu relato, quizá he estado muy perdida y no noté esta vena tuya... :)
    Felicidades, me recordaste al Marqués de Sade.

    ResponderEliminar
  28. Hola amig@,

    Te visito porque los temas de tu blog me resultan interesantes y útiles para mi propio aprendizaje en lo personal.

    Te agrego a mi lista de blogs útiles, y si te apetece, puedes visitarme
    en felicidadenlavida

    Un fuerte abrazo y espero nuevos temas, para continuar disfrutando de la lectura;
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  29. relato erótico, perverso. atrapa lentamente, y no suelta.


    abrazo, magah*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…