Ir al contenido principal

RATONERA - Sexo Blogger III -



Supongo que habrá sido por alguna denuncia sobre el contenido de mi blog por lo cual  le pusieron ese cartel de advertencia de contenido luego de la última entrada, la del consolador. La verdad es que no se siente ni bien ni mal, y hasta me parece que así escribo más tranquila y en mayor intimidad.
El tipo de los comentarios anónimos  volvió a aparecer, sigue pendiente de lo que hago y digo, y no sólo ha dejado comentarios en el blog, sino que también ahora lo hace  a través del correo electrónico.
Me provoca,  saberlo atento me mantiene excitada. Me imagino muchas posibilidades de quienes podrían estar detrás de esto. Gente conocida, algún que otro ex,  pero creo que la posibilidad mayor es que  sea un desconocido que simplemente está jugando y viene adivinando a partir de largar generalidades que nos caben a más de una.
Esta última es la opción que más me atrae, la que realmente me permite ponerme a jugar y volver a atreverme. Ya se me ha ido el susto de saber que alguien merodea.
  En mi fantasía puedo imaginarlo como una sombra que no se devela, tal vez es un ser poco valiente que anda por ahí y mira sin querer ser mirado. Que anda sin ser percibido y pide, casi que ordena de esa manera que hace que todo se me haga agua entre la boca y las piernas. De esa misma manera que han confesado algunas amigas que les pasa cuando les cuento lo que me está sucediendo.
El primer correo que mandó decía en el asunto: “Esta noche para dormir vuelve a ponerte la remera negra” al abrir el correo leo: “Mañana me cuentas”. Hice lo que me pidió, pero no se le conté, no quiero que se masturbe leyendo mi correo, en todo caso prefiero que lo haga delante mío… me lo puedo imaginar…su figura desdibujada  entre la nebulosa de las sombras en mi cuarto, sentado en una silla y mirándome mientras me ato el pelo y  me suspiran las tetas…lo miro…me…
… acaba de entrar un nuevo correo…dice en el asunto: “ Humm la hacía más aventurera”  abro y adentro nada.
Esa cuestión de hacerse desear…a las mujeres nos mantiene en vilo…quien sabe manejar eso, nos tiene.

Comentarios

  1. No hay nada más excitante, que saber que hay gente "anónima" y no tanto, atenta a tus pasos, a tus palabras, a tu gesto...

    ResponderEliminar
  2. Escriba tranquila. (¿Parece entreabrirse la puerta del placard? El viento, seguramente...)

    ResponderEliminar
  3. Lo comprendo y deseo continuar...en mi caso, leyendo.
    El deseo te mantiene, despierto, expectante y con ganas de crear-la vida.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pero Magah...!! no sè diferenciar si es real o es algo escrito desde la imaginaciòn, pero està bueno.

    Un abrazo, Magah hot.!!

    ResponderEliminar
  5. Esperemos que se trate de solo de algún tímido que busque la manera de contactarse, no de algún triste acosador que encuentre placer en molestar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Provocador, misterioso, y excitante...

    no se sabe si quiere que se haga realidad, tal vez entonces pierda el halo encantador ;)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  7. maguita, no solo estás escribiendo fantástico, estás creando una tendión casi física.
    (si acaricio las yemas de mis dedos casi que te siento...)
    este anónimo flirteo te sienta bien, y se ve que a tus lectores también, por el número de comentarios...
    abrazo!
    f

    ResponderEliminar
  8. Mientras no sea Ted Bundy todo bien, Maguita. Eso sí, no sea que uno se hace tanta película y al final termina siendo un Norbitt.

    ResponderEliminar
  9. Coincido en casi todos los comentarios.
    Cuantas veces hemos idealizado un sueño, una utopía mental.

    Lo ideal es no pinchar ese globo y que ese intercambio de mails se siga sucediendo.

    Y blogger muchas veces se esta pasando de hincha bolas. Tampoco mostro algo con el posteo del consolador.
    Se estan pasando de pacatos.

    Beso beso joven. Feliz día para usted.

    ResponderEliminar
  10. Ayyyy Magah!!! Qué me pongo nerviosaaaaaaaaaaa!!! Se me hace como un nudo en la panza... Merde, que somos temerarias, eh? ;)
    Let´s play the game!!!
    Abrazo grande!!!
    P/D: Blogger parece dirigido por Charles Ingalls... Diossssssss!!!

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con Leviatan, lo mejor solo ocurre en la fantasía.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
  12. ja! esa confesión final me parece más que acertada, en todo caso me siento identificada...es un arte saber intrigarnos, despertar nuestra curiosidad escuchando, mirando atentamente para que no se queme o para que no se vuelva algo pegajoso...me gusta!

    ResponderEliminar
  13. Hola Magah!
    A mi no me apareció ningún cartel, al entrar en blog...
    En cuanto a lo demás, doy fe de que es tal cual lo contás: tenemos que hacernos desear (los hombres) para que nos presten atención. Si demostramos estar muertos de amor, seguramente nos dejarán de lado por alguna "figurita" difícil...
    Beso grande!!


    RoB

    ResponderEliminar
  14. "Mañana me cuentas" ...mmm de por acá no es el anónimo. Esta saga se está poniendo interesante. Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Yo dejo comentarios, pero nunca aparecen ( ya lo constaté en la entrada anterior)... así que siento que le escribo a la Gran Nada.
    Yo no estaría tan tranquilo con los anónimos, a menos que sea un recurso marketinero.
    En fin...
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  16. por más que querramos verlo desde un lado que le resta importancia, con humor, y demás, estos tipos en si mismos son muy peligrosos.
    Lo que los mata es que no hablemos de ellos. necesitan cámara, como dicen.

    ResponderEliminar
  17. otra cosa, ¿el cartel acerca del contenido del blog no lo pone el dueño del blog? fijate por ahi que en algún lugar lo activas o desactivas a gusto. Creo...

    ResponderEliminar
  18. otro posteo que hace honor al día
    Felicidades Magah, excelentes ambos (éste y el anterior)

    ResponderEliminar
  19. Yo he entrado como siempre.
    Bah, no hagas caso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Genial, vos seguí escribiendo así que sos un placer!
    abrazo

    ResponderEliminar
  21. Confieso que esto de "co-escribir" los post contigo, no era precisamente lo que tenía en mente. :)

    En realidad apuntaba a un juego, como decirte, más íntimo, más nuestro.

    (me gusta que hayas obedecido)

    ResponderEliminar
  22. Eso de hacerse desear esta bueno , pero despues de tanto , que al fin aparezca y jueguen juntos xDioooos!
    jajaa

    ResponderEliminar
  23. Los inquietos roedores de su mente están llamando a las comadrejas para armar una festichola de padre y señor mío. Buen momento, parece. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Si al juego del gato y la ratona vas a jugar, hay que tener una cueva cerca por si acaso. No, no es para esconderse precisamente...
    De a poco y sin pausa va escalando la tensión, esperamos pronto un descenlace!
    Besos y gran finde!!

    ResponderEliminar
  25. ¿Acaso no somos todos anónimos en la red?

    Eso es lo más divertido del juego! Lo bueno es que te trata con mucho respeto, che.

    ResponderEliminar
  26. Usted siga Maguita, que nosotros seguimos espiándolos!!!

    Mmmmmm...

    Besos en la noche!

    ResponderEliminar
  27. Un placer pasar por tu casa MAGAH, y leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. ir obedeciendo ordenes de alguien que no sabes si te ve tiene su aquel.

    porque tu si puedes pensar que estás siendo observada justo en ese momento, y a ti eso si puede excitarte.
    Y lo haces para ese anonimo.
    Para él, porque si no pensaras en el actuarías de otra manera.

    Espero que el final sea lo mas cercano a lo que desees que se pueda.

    ResponderEliminar
  29. a mi no me aparece ningun cartel....tanto lío éstos de blogger por un consolador!!!!jajajajaj.....nos estamos leyendo...beso!

    ResponderEliminar
  30. Coincido con Malena y Axis... nosotros, desde el anonimato, te seguimos espiando...
    ... mientras nuestros ratones te prestan toda la atención...
    besos

    ella

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico