Ir al contenido principal

RECIENCITO NOMAS.




Subte, linea D hacia Congreso de Tucumán. Inicio de hora pico. Demoras. Llenísimo mal. Pesado. Una voz femenina irrumpe por el altavoz de los vagones:

-Buenas tardes muchachos

Caras atentas y sorprendidas de los pasajeros. Convengamos que un saludo, y encima con tono cordial, no es habitual. Y continuó:

- Encima de que la formación va llena, que reventamos aquí adentro, hay pungas señoras y señores. Cuiden sus pertenencias y después no digan que no les avisé.

Sonrisas y miradas en busquedas de complicidad entre tanta soledad apiñada. Y terminó diciendo:

- Que tengan un buen viaje.

Todos nos ocupamos de poner bajo resguardo nuestras cosas. Le puso onda, nos arrancó una sonrisa y fué eficiente.




Así parece más fácil.

Comentarios

  1. Que encanto. Me gusta asi con buena onda.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá todo fuera con esa buena onda! es verdad que sería mas facil!

    ResponderEliminar
  3. Ese subte es mi tortura fatal diariamente. Y la mujer, realmente, puso lo mejor de sí. Hay que celebrarlo!

    En cuanto al post anterior, coincido contigo. Como dueño de perro me he tenido que limpiar varios calzados de los imbéciles que no levantan la caquita de los propios. Salgo con dos o tres bolsitas y no pasa nada si recogemos lo que dejan nuestras mascotas. Pero es una de las cosas que hay que aprender, que lo público (calles, estado, presupuesto) es nuestro, no de otro. Lo que allí pasa nos afecta a todos. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si maghita, hay que ponerle onda y cuidado que los muchachos no te afanen.
    Una manera es cantar como pipo pescador, “el viajar es un placer”.
    Je.

    Abrazzzzo

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajja

    ¡¡¡BENÍSIMOOOOOO!!!!!!

    Eso es lo que yo llamo un servicio a la omunidad... ;)

    P.D.:De peque siempre deliraba con que algún día hablaría por los parlantes de los trenes anque subtes y que no te quepa duda alguna de que seguramente habría emitido un mensajete bastante similar... ¬¬
    jajajajajajaj

    BESOS Y ALERTAS =)

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste imaginar el mismo mensaje pero acá en la Docta:

    "Muchachos esto está hasta el moño, no se hagan los bobis y guarden los dedos en lo bolsillos, uste doñita agarre el bolso y guarde lo que tenga, despues a llorar al campito"

    En fin, la tonada me la reservo.

    ResponderEliminar
  7. medio como que vengo con una crisis ocupacional importante, pero como que me dieron ganas de ser voz en off

    ResponderEliminar
  8. el subte d cada vez peor!

    el otro día viví algo similar nada más que de paso nos contaron que al informar del punguerío se bajó uno del tren y le puso una trompada a la mina que hablaba...y sin custodios ni nada, eh?

    o sea que tiene doble mérito que nos sigan avisando! todos los días veo como chorean!

    ResponderEliminar
  9. Mas allá de la onda, se jugó. Conozco a un colectivero que avisó..y...le cortaron un dedo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Con onda, con eficacia, con humor. Cumplió su trabajo.
    Muy bueno lo de esa señorita!!

    ResponderEliminar
  11. yo creo que me hubiese asustado de tanta amabilidad, je :)
    besos!

    ResponderEliminar
  12. Aquí hacen lo mismo pero sin humor.
    El metro es un festín para los ladrones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Las cositas claras y el chocolate espeso... el que avisa no estraidor, también...

    ResponderEliminar
  14. El final ideal hubiese sido "nos robó una sonrisa" ja.
    Cosa seria la de los pungas, cuando fui a esta última feria del libro, a un amigo que encontramos allá, le robaron en la D la billetera cuando volvíamos al centro.

    Saludos doña Magah!

    PD: Puso "morí" porque se murió del susto, no?? Jajaja.

    ResponderEliminar
  15. Esa buena onda puede cambiar la energía de todo un día, muy bueno lo de esta chica.
    Ojalá no fuera necesario avisar que nos cuidemos de los pungas, no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Así deberíamos hacer, sacar toda la creatividad en el trabajo, total, tenemos que hacer lo mismo, mejor hacerlo con gracia.


    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Que genia!!!! Y si, como dice Dany, muy jugada... Pero hasta ellos estan hartos de los pungas, ya me robaron el teléfono dos veces en la D...

    Con buena onda te cambia el día

    Beso

    ResponderEliminar
  18. La cosa es no solo que se dice sino tambien como se dice.
    Y meterle onda evidentemente garpa mucho siempre.

    Besote y buena semana.

    ResponderEliminar
  19. de eso se trata querida Magah!

    un gran beso

    ResponderEliminar
  20. Siempre mando a mi socia a advertir a los de la línea D para punguear tranquilo en la B.

    ResponderEliminar
  21. Eficiencia, gentileza y valentía.
    3 en uno

    Un abrazo grande, Maga-h

    SIL

    ResponderEliminar
  22. Bueno, al menos una sonrisa, un lunes a la mañana, no es poco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Esa es la actitud!


    Y esa era mi billetera, señor.

    ResponderEliminar
  24. Las cosas simples que cambian el sentido de un día.

    La manera de acabar con lo que esta mal es enfrentarlo, no aceptandolo como irresoluble.

    La amabilidad es un lujo. Las personas amables, joyas.

    ResponderEliminar
  25. Me resisto a creer que hay que depender de la buena onda de quien trata de hacer safar la mala onda de quienes debieran hacer el subte "el" medio de transporte de una buenos aires colapsada por el tránsito!

    ResponderEliminar
  26. Todo un detalle, jejeje.
    Por cierto, no conocía la palabra "punga"; en España no se dice.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. La vamo a hacer boleta a la ortiva esa! Ya ni siquiera afanar se puede... :-)

    ResponderEliminar
  28. mirá qué onda la mina! cada tanto avisan, cierto. casi siempre roban, también. y siempre parece menos sola la soledad, eso sí.
    un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico