Ir al contenido principal

FLORES PARA URSULA

-
-


Hoy ha sido un buen día para mí y de sorpresas para Ángela, quien cuando llegó, como cada mañana a mi cuarto, se encontró con que yo no estaba allí.

Dice que se preocupó, pero que algo le decía que yo no había hecho ninguna de mis locuras, y salió a buscarme por el lugar con absoluta serenidad.

Ella confía en mí, y su actitud me fortalece de tal manera, que hace que yo también pueda volver a hacerlo, y así, haberme animado a salir caminando sola hasta el árbol de tilo, que como te conté, florece directamente en mi ventana.

No sabés que maravilla es ver las perlas de savia que se engarzan en las ramas del tilo. Si tomas una de ellas y la haces estallar entre el índice y el pulgar, te sentís con el poder de hacer brotar una pequeña flor amarilla.

Fue parada frente al árbol que entendí algo más a cerca de mi soledad, y fué comprender que tan sola puede sentirse una persona cuando luego de haber dedicado casi la mitad de su vida a cuidar a alguien, se queda sin poder hacerlo, por que los hijos, como los árboles se hacen grandes y un buen día dejan de necesitarnos.

Por ahí se dice que esto es el síndrome del nido vacío, y debe ser así, pues yo siento eso y me encuentro sumida en esta extraña soledad que me ha enfermado por mi imposibilidad de ver un poco mas allá.

Entonces dejé de mirar al árbol, me tiré de espaldas al suelo y traté de ver mas allá, y ahí estaba yo, como una perla del tilo, a la espera de que mis propias manos me hagan brotar como a una de esas flores amarillas. Supe entonces que es tiempo de cuidar de mi, que vale la pena el intento y que ya es momento de perder el miedo, por que encontrarse a solas con uno mismo, suele dar miedo, viste?

Cuando abrí los ojos, Ángela estaba acostada a mi lado sobre el césped del jardín, la miré sonriente, me puse de pie y le extendí la mano para ayudarla a levantarse, me miró y me dijo: " Pareces una linda flor amarilla".
Supongo que mi ropa y su bondadosa mirada hacia mí, le hicieron pensar en eso, pero preferí pensar que a partir de ese momento yo estaba lista para comenzar a florecer,

Un fuerte abrazo
Ursula.


-

-

Comentarios

  1. Solos estamos siempre.
    Durante unos años tenemos gente que nos acompaña.
    Luego se mueren, después vienen otros, se van... y así.
    Hasta que nosotros nos iremos y dejaremos solos a otros.
    Joder, vaya comentario deprimente que me ha salido.
    Lo siento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Perdonado Toro!...pero no ha dicho mas que la verdad y como bien sabemos, ésta no tiene remedio.
    De cualquier manera, en el mientras tanto de que todo eso pasa, estamos nosotros, y bien viene cuidarnos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El comentario del Animalito me ha dejado de lado el mio.
    Pero cuidarnos entre los que estamos, vaya gloria del camino.

    Mi gran abrazo Hermanita.

    ResponderEliminar
  4. Sabia esta Úrsula de mirada tan vital como esa savia de tilo.
    Florecer en otoño parece más milagroso.
    Besos de mutua compañía

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente la vida puede presentarse como una novela caprichosa escrita con crueldad, ¿qué es eso de cortarnos las alas y hacernos degustar del amor en abundancia para después decirnos que salgamos a volar y disfrutar de nuestra soledad?

    Úrsula, no te enfermes nunca de sensatez.

    D.

    ResponderEliminar
  6. mientras leía los decires de Ursula esta vez, me acordaba de mi comentario a cuando Ursula escribía todos los No, que me apretaron el alma.

    y se me llenó el alma de alegría ver que, aun sin alas, le titilan a Ursula aleteos por la sangre.

    buenaventura y abrazos

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría decirle a Ursula que aún con el nido lleno, la sensación de soledad también arremete.
    Me prendé de tu frase ¨las perlas de savia que se engarzan en las ramas de tilo¨.
    El desafío (no importa cómo esté el nido), es imitarlas.

    Gracias, Maga sin hache.
    El aroma de esas flores de tilo inundan mi domingo.
    Abrazo inmenso.


    SIL

    ResponderEliminar
  8. Pero cuando uno se acepta, se quiere y puede estar solo mirando alrededor sin miedo y con una sonrisa, no hay sensación mejor.
    Y el futuro siempre está ahí esperando.
    Y la única persona que nace y muere con nosotros, que se equivoca y acierta, que goza y sufre con nosotros, somos nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  9. Magahhhh, qué brillante amistad la de uds dos, los de los piecitos. Lindo-lindo!
    Que divertido lo del jean... ja! sos de mirar "detrás del árbol"?Conque, Penelope Cruz... no podria ser mejor, diosa-diosa.
    Me detuve en la columna de la izq y allí quedé, Genialidades. Porque todo es parte del todo.

    Besos y a seguir magheando, chicos.

    ResponderEliminar
  10. Y me salió mucho repetido-repetido... qué horror...

    ResponderEliminar
  11. Tal vez si un día aprendemos a llevarnos con la soledad, ya nunca más nos sintámos absurdos ante la inmensidad del mundo y las miles de personas. Es que habremos encontrado la compañía mayor: estaremos CON soledad. Besos, Magah y un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  12. Me parece que Magah está descubriendo que puede volar sin despegar del piso si se avoca a disfrutar de descubrir esas pequeñas maravillas como las perlas de savia engarzadas en las ramas de los tilos. Qué preciosura lo de las perlas Magah!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Porque eres una flor Magah, una flor mágica.

    Besos primaverales

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito!... Sin duda eres una hermosa flor....

    un abrazo
    VH

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Jaja, perdón Magahita, en general no leo los comentarios antes de hacer el mío, pero esta vez me tentó el del dueño de Justiniano, me causa gracia me desconcentré........

    Vuelvo, a Úrsula la sentí tan leve, así como su reflexión... casi a punto de despegar del césped y llegar hasta la copa del tilo sin esfuerzo. Aunque como soy una jodida, le metería un poco de peso para que le cueste 

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  17. Me encanta !

    Me gusta la confianza que Angela le está brindando a Ursula.

    Ambas se necesitan,
    sobre todo en esa confianza,
    en ese darse un espacio, libertad de poder SER, de buscarse, y encontrarse, en ese jardín.

    A nuestra amiga Ursula, indudablemente le gustan las flores, el jardín, ese perfume parece que le hace el día mas liviano, y le ayuda a encontrarse, mirarse, florecerse...

    hoy busca una sencilla flor, de color humilde, no muy llamativo..., el amarillo.

    El gesto de Angela, muy delicado, muy ángel, acostarse a su lado, sin nada decir...

    (Creo que ambas se necesitan)

    Ursula!
    eres, Eres, ERES, una linda FLOR,
    una linda flor del color que mas te guste.

    Besos Magah.

    ResponderEliminar
  18. Uno es de perderse en las obligaciones de la vida y a veces vovler a aquellos lugares que nos acarician. Como éste.
    Y encontrar un bello texto acerca de facetas de la vida que merecen la atención.
    Muy bello.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Me encanta saber que no hay un tiempo para florecer.

    Y que se puede florecer aun cuando se habían perdido las esperanzas.

    besos

    ResponderEliminar
  20. Una muy buena oportunidad para florecer!...que la disfrutes!


    Hasta cada rato!

    ResponderEliminar
  21. Ursula va a florecer sin duda, ya lo ha pensado, ahora está siendo flor.

    (pss, duele mucho lo del nido vacío, pero después pasa y empieza otra etapa)

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hay que estar presto a florecer, todos los dìas.

    A veces, llega el momento.

    a veces, no.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. La importancia de confiar es la base, confia la flor en el sol que la llama, en el rocio que la baña en la tierra que la nutre, y al final aunque temerosa, se asoma a la vida.
    Hoy ha sido un buen dia para ella, hermoso fue saber que decidio aprovecharlo.

    ResponderEliminar
  24. Por más tilo y tranquilidad. Y también, alguna que otra foto con licuadoras, jeje!
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico