Ir al contenido principal

Y Lo Cuento Por Última vez, si?


Cata Reyes cuenta el episodio por décima quinta vez. La peluca rojiza, llena de espesos rulos, se ve corrida sobre su cabeza. Se la ve palida y agotada. Asiente resignada ante la mirada inquisidora de los periodistas y comienza nuevamente el relato. Antes se rasca la cabeza, una vez más, con claro fastidio.

-El cuarto 37 es chico-dice- cuando entré, la luz del velador amurado a la pared, al lado de la cama, estaba prendida.

Se detiene, toma aire como dándose aliento y prosigue:

- El lugar olía mal, había como un aire raro, pregunté si había alguien y nadie contestó. Tranquila metí el carro de la limpieza, lo arrastré con fuerza por sobre la alfombra roja, y como siempre hago, insulté al pasajero por el desorden que había dejado. Las sabanas revueltas, eso obvio-aclara- pero arriba de ellas había dos bolsos abiertos y toda la ropa que se había sacado, chaqueta, pantalón y camisa. La almohada estaba doblada como si el tipo hubiera estado echado, mirando el techo o la tele, que estaba prendida en uno de esos canales pornográficos; o leyendo la biblia que encontré tirada a un costado de la cama. Yo venía cansada de limpiar las habitaciones de los otros pisos, a si que me senté un ratito en uno de los silloncitos que hay en los cuartos, pero la verdad me dieron un poco de asco las mujeres de la tele y me paré a apagarlo. De ahí me fui derechito al baño a juntar las toallas.

Cata se rasca otra vez la cabeza, hace un breve silencio, toma aire otra vez y sigue el relato, atajándose con las manos, de los micrófonos que temía se le metieran en la boca.

- Ahí, sentado en el piso, apoyado sobre los azulejos fríos, lo encontré a ese tipo, con la cabeza ladeada hacia un hombro, sin quitarme la vista de encima mientras un hilo de sangre le caía de la comisura de la boca sobre su cuerpo gordo y desnudo. Después no me acuerdo mas, solamente me desmayé, creo que lo que si atiné a hacer, fue a tirarme sobre la alfombra del cuarto, evitando morir del susto encima de ese asqueroso muerto.




Lugar del hecho, habitación 37 del "Gran Hotel Esperanza"

-

-



Comentarios

  1. Por la foto parece un hecho real! Que susto!

    ResponderEliminar
  2. No debe ser agradable repetir muchas veces el relato de un suceso como ese!!!...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. me gusta esa Cata que se desmaya sobre las alfombras, mire.

    escuche! me encanta este salón lleno de luz!

    bien vuelta, compañera!

    ResponderEliminar
  4. Cata es la verdadera víctima del amarillismo periodístico, Magah...

    Pero, al menos vivió para contarlo.
    Buffffff, la foto es impactante.


    Besos miles, Maga sin hache.


    SIL

    ResponderEliminar
  5. La peluca rojiza, llena de espesos rulos...//


    Che...
    No será la/el asesino...verdad?

    Glup.

    ResponderEliminar
  6. Lindo relato, me he quedado con ganas de más...reune todo para el comienzo de una novela, es la forma precisa para enganchar al lector. Que curioso, un hecho sin retroceso en sus consecuencias, y el Hotel se llama "Gran Hotel Esperanza". Habrá mas ? Un beso Magah

    ResponderEliminar
  7. Será que la Reyes encontró a su esperanza de destino en esa habitación, a ser relatado...
    Muy atrapante!
    besos, priMagah

    ResponderEliminar
  8. Es que los cadáveres son poco agradecidos.
    Siempre tienen mala pinta, son rígidos, inflexibles, y a los pocos días de no ducharse, huelen mal y encima son visitados por sus amigos los gusanos.

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lindo giro para un retorno doña Aghata.

    Seguramente no sabremos que Jack es el asesino hasta el final e iras abusando de nuestras emociones y de nuestra adiccion (como siempre) por tus relatos.

    ResponderEliminar
  10. Jejeje...
    Es bueno desmayarse en lugar seco y mullido...
    Bienvenida.
    Salu2

    ResponderEliminar
  11. que puntería para desmayarse la entrevistada!

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno. Supongo que los periodistas, como siempre, habrán hallado algunos adornos para enriquecer la historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno!!! no resulta facil leer cosas realmente buenas en los blogs, asi que brindo por ti!!

    ResponderEliminar
  14. Buenisimo Magah!!! aca estoy amiga!!! leyendote... diria como muchos que la foto es tal cual la verdadera... Magah... vos no serás Cata??.... jajaja.. na mentira!!! un fuertisimo abrazo y gracia por el aguante en mi espacio! un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Pobre mujer,con esa vida si que no gana para sustos!!!!

    P.D.:Me impresionò muchìsimo la fotografìa!! Pasò en verdad??

    Cada vez que paso por la puerta de algùn hotel es inevitable que piense en el ambiente impersonal y algo turbio que a veces lo envuelve todo...


    BECHIOS MUCHIOS MAGU ♣

    ResponderEliminar
  16. La biblia y un canal pornografico, interesante caso para investigar. Dudaria mucho de la certeza del calificativo del hotel.

    Que estes muy bien!


    ...

    ResponderEliminar
  17. Mmmmmm, ¿Cata será tan inocente como parece? ¿Su peluca medio corrida no será señal de actividad previa al crimen?
    Muchos interrogantes Magah, necesitamos un buen detective para este caso!

    Estaremos atentos a la investigación...

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar
  18. Qué buen relato.
    Me gustó el detalle
    de la peluca,un poco
    de humor no viene mal.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. "joer" que yuyu ja ja ja

    Besos asustados

    ResponderEliminar
  20. Bien por Cata. No hay que desmayarse encima de los muertos, quiajco!

    Me gustó la oposición canal porno/biblia.

    besos

    ResponderEliminar
  21. Debía de ser un pez gordo, el gordo occiso, para tanta entrevista no? Y seguro que a la piojosa ni unos mangos le tiraron...!

    Muy bueno nena!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. cuando lei el tìtulo dije ayyy que tierno...jaajaj(vaya sorpresa que me encontrè)
    Muy bueno Magah!es atrapante...detallado y llegar al final y ver la foto,genial!
    Beso enorme!
    Nos vemos el viernes:)

    ResponderEliminar
  23. Por aqui ando en tu espacio.... Paseando entre tus cosilas...

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  24. Entre un asqueroso muerto y una muerte asquerosa hay tantas historias para contar...

    ResponderEliminar
  25. Un nombre irónicamente triste para ese "Gran Hotel"

    ResponderEliminar
  26. Magahita, cuanto misterio en esa escena, para mí que Cata es trava y tuvo un encuentro inmediato con el difunto, se vieron la porno juntos, Cata lo mató, le leyó la biblia y cómodamente se desmayó:)

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  27. Las causas de la muerte del finado jamás las conoceremos, pero arriesgo que alguna relación hay entre la pornografía y la Biblia... mucha coincidencia que un tipo quede frito después que se le revelaran con descripciones minuciosas escenas tan deseadas como abundantes en fantasía.
    D.

    ResponderEliminar
  28. pocas horas de viaje y otro camino...caminos mas naturales..de pastizales....de bosques..de rocas...de nive...


    besotes

    ResponderEliminar
  29. A veces la vida te sorprende en una solitaria habitación desnudo y con un aspecto ridículo.. por qué no comienzas el cuento en retrospectiva.. lo haces tú o lo hago yo¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…