Ir al contenido principal

ALGO ASI...

-
-
Despuès de ametrallar a la luna, molesto, por tanta luz que entraba por la ventana que daba al mar, solo, pudo llorar, por la amargura de seguir sintiendo el ardor de la sal.
-
-
-

Comentarios

  1. Que buena imagen "Ametrallar a la luna".

    todos tenemos nuestros molinos de viento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Prosa lírica...

    Yo creo que brillan y gritan versos preciosos en este texto tan breve!!

    Como si fuera un juego en donde hay que descubrirlos y encolumnarlos, formando un poema.


    Llega al alma,
    como siempre,
    como toda lágrima de sal.
    Abrazo infinito, Maga sin hache.

    SIL

    ResponderEliminar
  3. Una imagen evocadora,
    de luna,amargura y sal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre que se mata la luna, el sabor de la sal en los ojos, reseca el corazón. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  5. El ardor en los ojos y en la boca.
    Que la sal no perdona. Y da sed.

    ResponderEliminar
  6. Es lógico que de ametrallar a la luna, el ardor de la sal provoque laceraciones lamentosas sobre la piel.

    Qué extraordinario lo mucho que contás con una sola oración, Magah.
    D.

    ResponderEliminar
  7. ay!... què certera descripción de la soledad!

    mágico encuentro de tus letras, magah.

    mi aplauso de pie.

    ResponderEliminar
  8. Un inconformista.

    Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Sal del mar o de las "lágrimas"?...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. La sal pica mucho!!
    Un beso querida maguita

    ResponderEliminar
  11. La sal no ensala, y el azucar no endulza...
    Las lágrimas son saladas, y el llanto en el hombre una dulzura.
    Besos pri!

    ResponderEliminar
  12. Precioso Maghita.
    Asi sin mas ni menos.
    Perfecto.

    Abrazossssss

    ResponderEliminar
  13. bella expresion, sintetica y poderosa!!!!!!
    pero yo no podria ametrallar nunca a la luna! porque soy una enomarada de ella!
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. realmente bello. Te superaste con este micro!

    ResponderEliminar
  15. Ese agujero blanco en el cielo negro tiene un poder infinito ;))

    Besos amargos

    ResponderEliminar
  16. Uno no llora: se deshace en lágrimas.
    Saladas, obvio.

    ResponderEliminar
  17. La sal nos frota la piel y llega al al alma y la luna lo sabe mujer.

    Magnífica siempre amiga Magah, besazos.

    ResponderEliminar
  18. Hay cosas que por más que las hagamos desaparecer seguirán persiguiéndonos. A veces hay que buscar muy adentro de nosotros para darnos cuenta de aquellas cosas que nos molestan de verdad.

    Me gustó.

    ResponderEliminar
  19. Hermosos versos Magah. y un poco tristes.

    ResponderEliminar
  20. Veo que tenemos varios amigos en común. Este mundo inmenso de los blogs se va enlazando a través de tantos hilos que uno tiende y levan tendiendo.
    Me encuentro muy a gusto recorriendo tu rincón, y espero que sigas pasándote cuando tengas ganas, por el mío.
    Dejo la puerta abierta...
    Hasta cada rato!

    Abrazos de sábado por la tarde.

    ResponderEliminar
  21. No hay que echarle la culpa a la luna!
    El ardor de la sal, siempre se siente.
    Beso.

    ResponderEliminar
  22. Tiene la belleza de los textos que te dejan pensando. Dice tanto pero tanto, que es una de las síntesis mejor hechas que he leído. Realmente te felicito. Me encantó, una maravilla...me la llevo, sabelo. La guardaré entre los textos que me da gusto leer y releer, los que yo llamo atemporales. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. La sal no sala y el azúcar no endulza...

    ResponderEliminar
  24. al menos las lágrimas de sal endulzan después.

    lindo,
    besos.

    ResponderEliminar
  25. coño.. me encanta..

    ResponderEliminar
  26. Te aseguro, Maguitah, que el ardor de la sal se sigue sientiendo.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…