Ir al contenido principal

FAVALORO

LOS BUENOS MUEREN
Hace 9 años la indiferencia lo mató de un disparo al corazón.
Gracias Luis, tu blog vale!

Comentarios

  1. "Y pensar que fue el maestro del bypass
    y murió de un disparo al corazón".

    Triste y verdadero. Triste y argentino.

    Abrazo enorme.

    Kutxi.

    ResponderEliminar
  2. Ver este Post TE PARTE el corazón. Verdades que hieren y matan.
    En 9 años, nada hemos aprendido.
    Un abrazo lleno de tristeza.

    ResponderEliminar
  3. Tristísimo Magah, subí hace un tiempo a mi blog, la última carta de Favaloro, una descripción realmente descarnada de una parte de nuestra realidad.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Favaloro es la demostración de que, Diez años sin cabeza, nos han dejado sin corazón. Un gran beso. Ignacio.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto lo que dice Kutxi.
    Y gracias a Luis tambien.

    Muy triste.

    Besos Maguita.

    ResponderEliminar
  6. Yo también leí la carta en la que se despide y es impresionante, sin dobles lecturas, hipersincera, a todo o nada. Sentís la impotencia que él mismo estaba sintiendo en ese momento... que pena que un amigo no la leyera a tiempo y se lo llevara unos días a mirar atardeceres al mar hasta que se le pasase... así se lo extraña, y no está bueno. Gracias Magah y lee la carta del blog de ANA

    ResponderEliminar
  7. si, Magah...sabes que pasa? No "venden"...
    tenes razon...
    un besote!

    ResponderEliminar
  8. Hola Magah, si me permitís al título de tu post quisiera agregarle algo...

    LOS BUENOS MUEREN, Y MI PADRE MURIO

    Lamento profundamente no poder unirme a este homenaje, y lo lamento de verdad, ya que de haber sido así hubiese tenido un buen recuerdo de este profesional. Este médico en el año 1972 intervenía quirugicamente en el Sanatorio Guemes, mi padre necesitaba en forma urgente una operaciòn de by pass, con sus 57 años ya no podía trabajar, por lo tanto se encontraba jubilado por invalidez, fue camionero toda su vida, y recurrió a este profesional para su cirugía. Bién este médico no lo quiso operar porque pertenecìa a PAMI y decía que esta Obra Social no abonaba los servicios, y le dijo que sus honorarios eran del orden de los u$s 18.000.- indudablemnte provengo de un hogar carente, y lo único que tenìamos era un humilde departamento, por lo tanto, la solución la ofreció, la Financiera DELAFAVA (De La Fuente y Favaloro) quienes ofrecieron trabar una hipoteca en primer grado por esa suma a nuestra ùnica vivienda. Mi padre dicidió no hacerla y recuerdo sus palabras "Juan yo me voy a morir y ellos se quedaràn con la propiedad y ustedes en la calle" se negó, se terminò operando en el Hospital Ferroviario de la zona de Retiro, con el Dr. Bianchi, el 6 de octubre de 1972 a las 6 am y falleció el mismo 6 de octubre a las 23.30, lamento no poder unirme a este homenaje, nadie mas que yo lo hubiese deseado. Si bien para quién cree en el destino hubiese muerto igual en manos de èl o de otro, a mi me ha dejado que no lo operó el mejor de todos, un quizás ... que después de tanto tiempo no puedo sacar de mi corazón. Un beso grande, espero no te moleste, pero es mi historia vivida paso a paso, yo lo he vivido, mi padre ha muerto, nosotros no tenìamos el dinero. Ya no puedo hacer nada, no soy quién para juzgarlo, pero el sabor amargo me lo ha dejado. Un beso mas amiga mìa.

    ResponderEliminar
  9. Un gusto escuchar la canción. es un mundo nuevo para mi. no lo conocía..

    Gracias por compartirlo.

    Saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. El mensaje le costó la vida y sin embargo aún hoy muchos siguen haciendo oídos sordos.
    Enhorabuena el recuerdo doña Magah.

    ResponderEliminar
  11. ¿Yo?... ¡Argentino!

    Como el tiro en el corazón
    de Favaloro.

    sin comentarios
    Besos
    Estercita

    ResponderEliminar
  12. Hoy estoy en fuera de juego.
    Buscaré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Bonito homenaje
    para Favaloro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Por estos dias estuve veriguando mucho del tema, sinceramente, una tristeza, la perdida de aquellas personas que se quieren involucrarse en un sistema corrucpto!!!
    Sera recordado, y al menos por mi REPETADO siempre!!!
    Besos Magah, excelente el recuerdo!!!

    ResponderEliminar
  15. Perdon Magah era averiguando... un lapsus con mis dedos a esta hora de la mañana!!!
    Y ademas entre con la casilla de mail del otro blog, bueh hoy dormida total, mil disculpas!!!
    Besos cielo, llenos de luz para ti, que pases un buen dia!!!

    ResponderEliminar
  16. Toda una paradoja, nos pinta un brillante tema que se llama Western.
    Enajenados hasta para sber quiénes somos.
    Cómo nos cuesta hacernos un país...
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Y ahora te das cuenta???? siempre ha sido así. sino escucha esto: Mala hierba nunca muere!!!

    ResponderEliminar
  18. dificil comentario el mío, pero.... conocí el lado oscuro de ese sol.
    no lo mató la indiferencia...., tuvo un instante de reflexión tal vez.

    ResponderEliminar
  19. leidos los comentarios, acompaño en todas sus palabras a Juan de la Cruz.
    y si, yo lamento la oscuridad, tambièn.

    ResponderEliminar
  20. Olá, bela musica...Belas imagens...Espectacular....
    Um abraço

    ResponderEliminar
  21. Cuando trabajaba a la vuelta de su Fundación, a veces me lo encontraba a la tarde en la panadería, comprando los dos facturas. A veces se quedaba concersando con las chicas que atendían y con los clientes que teníamos la suerte.
    Un capo.

    ResponderEliminar
  22. Fue una gran conmoción, hay cosas tan absurdas que no se comprenden, la burocracia por ejemplo... y la corrupción desde luego.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  23. Gran homenaje, la indiferencia mata y destroza corazones...

    Es una gran verdad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. No conocía esta historia, he leído su carta en google, escalofriante relato. gracias por compartir

    ResponderEliminar
  25. Debe haber algo hermoso despues de esta vida...porque siempre se van antes los buenos...




    Besos wapisima

    ResponderEliminar
  26. Los buenos mueren...
    Uf...
    Déjame pensar. O no.
    Otro día.
    Bexos

    ResponderEliminar
  27. Hasta con su muerte hizo símbolo de entrega y de su buena fe...pero...quizás...se esperaba más, creo que por todo lo que dió, a nueve años de su muerte aún no sé vé ni la mitad de lo que creo, él esperaba que hicieran....si reaccionaban...

    Gracias Magah, por no olvidar:)y no dejarnos olvidar:)

    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Por supuesto, siempre mueren los buenos: muy temprano, jóvenes, sufriendo, con enfermedades que los carcomen.

    Los malos sin alma, no se ven afectados , y el cáncer por lo tanto no los ataca ni se van a suicidar por un tema de una deuda...si su negocio es multiplicar deudas...para que otros se suiciden, como Favaloro. (En este caso gobernantes y sindicalistas)

    Y la gente se olvida de los muertos buenos, salvo los más cercanos.

    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

EL OLOR

-
Hoy algo se siente distinto, si bien el olor es más espeso, yo me siento menos cansada, más liviana. Acabo de abrir los ojos a la mañana que se mete en el cuarto por las hendijas de la ventana, y al girar la mirada hacia tu lado de la cama, llamativamente te encuentro atento, sereno, parece que hoy me escuchás.
Supongo que te habrás dado cuenta que desde hace ya unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa, y que he andado empecinada en encontrar la razón.
He comenzado cada martes con desesperación, abriendo todos los ventanales de los cuartos, buscando minuciosamente en cada rincón, detrás y por dentro de cada mueble, por entre los libros de la biblioteca, algún vestigio que me indique que me aproximo a la fuente de ese olor viciado.
Te confieso que por momentos me sentía molesta de ver como te quedabas mirándome sin hacer nada. Otras veces me hacías reír con alguna ocurrencia y otras tantas me daba miedo tu mirada áspera, pero inevitablemente siempre, y aun en este momento, me re…

LA CULPA ES DEL CHANCHO

Estoy borracha, bueno eso creo.
Si bien metí de manera correcta la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aún estoy bajo los efectos de una noche de excesos.
Entro y cierro la puerta con un golpe fuerte tras el cual también se va mi cuerpo tironeado por la inercia. Me incorporo con esfuerzo y me centro en mis pies, uno para adelante, después otro y así despacito, de a uno, me digo. Ahora estoy en el living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se van corriendo de un sitio a otro. Me causa gracia, me desconcentro de las pisadas y me detengo. Es una sensación extraña sentir que todo gira, y que cuando extiendo una mano para detener alguno de los objetos que se caen delante de mi nariz al piso, nunca llego a tiempo y todo se hace añicos, salvo, los que a escasos milímetros del piso cambian de dirección y vuelven a sus lugares, intactos. Son los menos, claro. El piso parece un campo minado y apenas puedo moverme, tengo mie…