Ir al contenido principal
Pintor: Pedro Bueno
.
La piel, filosa,
como escamas.
Las manos pálidas.
El alma seca,
sin deseos ni ganas.

Un cuerpo
convertido en carroña
para los cuerpos
que esperan.
Un sorbo de aire
la mantiene con vida.

Los pechos blancos,
inacabados, marchitos.
Un camino por la cintura
trunco, perdido.
Bajo el vientre,
Nada.

Escamas filosas
que sangran
la piel ajena.
Que lastiman
hasta el aire que rozan.
Bajo el vientre,
Nada.
Solo espesos recuerdos
Que le secan el alma.
.
-Magah-
.

Comentarios

  1. Muy bueno y muy tiste , creo que uno en lo largo de la vida pasa por esos "espesos recuerdos que secan el alma" . tiene micho sentimiento ......

    ResponderEliminar
  2. muy triste tu poema de hoy!!!!!!!!!
    hay que trabajar bastante para salir de esa situación...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo no lo veo triste.
    Lo veo real.
    Y además muy bien escrito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Un poema excelente e imaginativo, pero también real como dice mi amigo Toro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un sentimiento que todos hemos sentido... a veces, los mismos versos, descansan y se curan y nosotros volvemos a comenzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay momentos de pequeñas muertes, pero nada es perdido en la naturaleza, todo se recicla en la pròxima rosca de la tuerca.
    Deseando que recicles pronto tus seis sentidos
    cariños van hacia ti

    ResponderEliminar
  7. Real como la vida misma,muy muy bueno,escribes genial.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Estupendo Magah, las imágenes son fuertes, vívidas, las metáforas crudas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Magah tu me dijiste "caminante no hay camino..." ,pues yo espero que tu hermoso andar por el sendero pronto encuentre una vereda luminosa.
    Un abrazo de esperanza.

    ResponderEliminar
  10. Eres genial... como la vida misma.... me gusta tu blog y te seguiré....

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Aquí estoy Magah. Te explico. Hacés click con el botón derecho sobre la imagen, vas a Guardar como... y la mandás al archivo que quieras. Seleccionás el texto y lo copiás, y luego lo pegás en un archivo Word para modificar los nombres y direcciones (o sea, que yo te otorgué el premio). Ahora que te llevaste todo, lo subís o a la columna de la izquierda del blog o en el cuerpo principal. Y Listo. Cualquier cosa volveme a contactar. Voy a abrir en el mío una casilla de mensajes, así uno se puede contactar más fácilmente. Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Hola magah, te digo q me llego fuerte. Tiene sabor amargo, a dolor, a una realidad dura, a una realidad q no es ajena a ninguno. A ese fondo q tocamos antes de volver a arrancar.

    ResponderEliminar
  13. "Escamas filosas
    que sangran
    la piel ajena."

    Me ha encantado, eso de sentir el dolor que los otros sienten en su piel
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Gracias a los viejos amigos que siempre estan cerca.


    TIZIANA, TORO SALVAJE, VIVIR:

    Gracias por acoplarse a la cola de este pequeño cometa que anda queriendo buscar aires y remontar vuelo.

    ResponderEliminar
  15. Hermoso pero crudo poema, donde se lamenta el paso del tiempo en la lasitud de la soledad. He leído algunos escritos (no todos) y me gusta esa forma de escribir que tienes, por ello te pido que me permitas añadirme a tu blog como seguidor del mismo.

    Un abrazo.

    Antonio

    ResponderEliminar
  16. Observo, Magah, tus últimos poemas relacionados con el cuerpo y la nada, con almas que se van o no están. Veo rondar por ahí la idea de la muerte. Una idea que puede ser tenebrosa o, paradojicamente, de vida. Eso siempre desde donde se arribe a esa idea, se entiende.
    Tu poema es dulce y triste como un blues, y me gusta mucho. Pero no puedo APARTAR DE MÍ UNA SENSACIÓN DE DESGARRO AL LEERLO, DE COSA ÍDA. CREO QUE ESA ES LA SENSACIÓN QUE QUISISTE TRASMITIR. Al menos las que yo tomo como lector. Sean tus escritos tristes, eróticos o humorísticos, leerte es una fiesta para el alma.
    Sergio
    PD:Las mayúsculas son por un problema de mi teclado, no tienen ninguna connotación especial.

    ResponderEliminar
  17. Sergio, es así, "desgarro" es la palabra.
    Siempre entendes de que hablo.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  18. Antonio:
    Claro que eres bienvenido y gracias por tus palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico