Ir al contenido principal

OFELIA

 


Nunca pensé que Juan se enamoraría de mí luego de conocerme mientras yo me masturbaba entre las góndolas de un supermercado chino.

Durante bastante tiempo mantuve el prejuicio de pensar que mi actitud solo podría haber generado en él, el hambre que era capaz de despertar una puta. Él dice  que en ese momento solo quedó sorprendido ante una escena inesperada que lo sacó precipitadamente de la imagen de un trapo de piso que era lo que estaba buscando.

Pasó en verano, en una tarde insoportable donde la temperatura de más  de 34 grados había ahogado la ciudad y  la había dejado casi desierta. Una puerta, no importaba cual, era lo que yo  buscaba en aquel momento, un lugar donde resguardarme del calor. La de aquel supermercado resultó ser la indicada. Cuando se abrió sentí el fresco que paulatinamente me fue reconfortando. No sólo buscaba allí sacarme el sofoco de mi caminata, sino también un espacio que me apartara del deseo de satisfacerme sexualmente.

Caminé con la cabeza gacha por los estrechos pasillos, entre las estanterías atestados de mercadería polvorienta,  miraba hacia el piso. De pronto vi pasar a mi lado un par de ojotas descoloridas sobre la cual se rebalsaban un par de pies sucios, con las uñas largas. Una extraña repulsión hizo que levantara la cabeza para encontrarme con la cara de un joven oriental que no me quitó la vista de encima hasta que se perdió detrás de una góndola.

Sentí el olor a la carne que salía de la heladera ubicada al fondo del pasillo, caminé hasta allí. Ya no sentía calor, pero, ni el fresco, ni  aquel fuerte, espeso y abombado olor a carne,  desalentaban  mi excitación, todo por el contrario, la potenciaba. Entonces, y ya sin pensar, como aquejada por una borrachera,  todo se apagó detrás de mis parpados. Me agaché para tocar mis rodillas y sentir como mis manos rozabas despacio la piel de mis muslos y se metían tras el ruedo de la pollera  para  llegar a mi entrepierna…allí sentí  la carne húmeda y aquel olor de su entrepierna que no podía quitarme de la cabeza. Y ya no pude, no solo detener mi excitación,  sino tampoco el terrible  orgasmo que sucedió luego de agitar mis manos de manera frenética, mientras que mi espalda hacia tambalear una fila de escobillones que colaban de un estante.

Mantuve los ojos cerrados hasta que el calor de mi cuerpo volvió a desaparecer  y aquel fuerte  olor a carne se tornó  desagradable e invasivo. Entonces al abrir los ojos  vi a Juan por primera vez parado delante mio sin sacar su vista de mis piernas.  Quité mi mano de debajo de la pollera y me limpié disimuladamente sin dejar de observar su pálida rigidez. De pronto su voz le puso existencia a su cuerpo inmóvil,  me preguntó con voz monótona,  sí tenía bombacha.

Le dije que no.

Luego me preguntó cómo me llamaba.

- Ofelia- dije.

-Yo Juan- dijo él

Su cara fue recobrando los colores y para mi sorpresa lo escuché que me pedía disculpas.

-Lo que vi fue lo más maravilloso de mi vida- dijo.

Y justo cuando estábamos en la formalidad de las presentaciones, una señora china, enojadísima, apareció tras los baldes plásticos. Gritaba en su idioma, inentendible para mí,  se movía con ademanes exagerado y señalaba las cámaras del circuito cerrado de televisión y a un joven que estaba frente a uno de los monitores y que se pasaba la mano por sus genitales motivado por las imágenes que se habían transmitido a cada rincón del supermercado. 

Ya no había más razón ni posibilidad de quedarme allí, de modo que sin demorarme un segundo emprendí la marcha hacia la puerta de salida acompañada por los gruñidos de aquella mujer desencajada que se controlaba para no golpearme.

Cuando estuve en la calle y nuevamente envuelta por el calor asfixiante, me di cuenta que detrás mio venía caminando, silencioso, el muchacho que había conocido entre las góndolas. Caminamos así, sin pronunciar palabras un largo rato. Yo imaginaba que cuando menos lo esperara  desaparecería de mi vida, detrás de cualquier esquina, como tantos otros descubridores de  mis debilidades, pero no, aquel no abandonó mi paso.

-¿A dónde vas?- le pregunté.

- Realmente, y por primera vez en mi vida, no lo sé...

Yo seguí en silencio y él a unos pocos pasos detrás de mí, parecía un perro, lo único que le faltaba era ladrar.

Estoy  segura que eso me enamoró de él, su fidelidad, su ternura y su incondicionalidad.

 

Comentarios

  1. Muy weeeeeno. Creo que Juan la siguíó porque se llevo el último trapo de piso.
    Hay algo fantasioso en el relato, los super chinos no tienen aire acondicionado, bueno, no tenían.

    besos maghita.

    ResponderEliminar
  2. La escena es tremendamente "surrealista", ya que no creo que haya algo menos excitante que un super chino, amen del detalle que hizo notar "el sereno...".
    Pero bueno, nuestra mente es muy poderosa en todo sentido.
    Igualmente la situación estuvo muy bien relatada y me provocó cierto cosquilleo.
    Y si, los dinosaurios también tenemos sentimientos :)
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que después de esa escena es difícil saber adónde ir...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Magah!!
    Una historia digna de un libro de Bukowski, o de una peli de Pasolini...
    A qué chino va ud?... :-)
    Beso grande!!


    RoB


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaaj...a uno por mi barrio que tiene aire acondicionado y una heladera de carne muy olorienta.

      Beso

      Eliminar
  5. Este relato es el Romeo y Julieta del sigo XXI.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Coincido en que no debe de haber un lugar menos motivante que un super (y de los chinos...) y encontrrse una escena de tal índole debe ser por lo menos esconcertante.
    Fidelidad es algo que anda siendo escaso en los últimos tiempos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. como siempre, un excelente relato (los extrañábamos)... no solo me gustó, me dejo fantaseando...
    la imagen de Ofelia sorprendida por Juan es muy excitante... mmm...!!!
    ella

    ResponderEliminar
  8. GUAU... esto sí que es un buen cuento chino ja... me encantó...
    salu2 fieles como un perro...

    ResponderEliminar
  9. No me resultó motivador el supermercado chino, pero quien dice que hay lugares para expresar la pasión o el deseo...
    muy buen relato

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Y después dicen que sólo tienen buenos precios en los vinos...:-)

    ResponderEliminar
  11. clap, clap , clap.

    hermoso maguita...
    que manera de hacer que piensen en vos...

    ResponderEliminar
  12. Si, es una escena surrealista pero muy potente. Quizá Juan necesite seguir a alguien moviendo la cola. Ofelia tiene bien claro lo que necesita.Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Es fija que la china lo que te estaba diciendo era "Tene moneda, el pibe esta agarrandose el monedero"

    Ahora bien por un trapo de piso empezo todo, no me imagino si agarraban un Glade fragancia a vainilla :P

    Besote.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡MUY BUENO MAGUUUUUUUUU!!!!!

    Jamás imaginaría que un súper chino pudiese potenciar un deseo tan íntimo,sino más desaparecerlo,aunque como animales solemos actuar algunas veces... ;)

    P.D.:La ternura que se vislumbra en la actitud de JUAN,es digna de prestarle un poco de atención al muchacho!! :P

    BESITOS FRESCOS =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso transpira Juan...ternura. Sentì lo mismo cuando apareciò.

      Eliminar
  15. Coincido con alguno de los comentarios acerca de tu virtud para hacer de un lugar generalmente repulsivo para algunos, un nicho de placer.Saludos

    ResponderEliminar
  16. La mujer fiera dominante,y el hombre dominado,fiel como un perro, es n bonito rol que atrae a las mujeres fuertes pero no consigue enganchar, porque son domesticables y dóciles, ambas calidades no nos dan morbo.. al final aburren y a otra cosa mariposa.
    Me gusto tu forma de relatarlo.. un beso y un abrao a través del atlántico..

    ResponderEliminar
  17. Una de las mejores cosas que leí. Salú!

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso relato.
    Porque esta lleno de imágenes, se los puede ver a cada personaje, hasta sus voces.
    Sabes, hasta tiene una ternura especial.

    :)

    ResponderEliminar
  19. Si el amor, viene así de esta manera, no tiene la culpa...

    Qué hermoso amor a primera vista...

    Mi padre conoció a mi madre en la cama y en la primera cita le dio una inyección en la cola (ella estaba en la cama, el al lado, era médico).

    Bueno, voy a aflojar con Carrefour y voy a volver al barrio... fue mucho mi penar andando lejos del pago...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…