Ir al contenido principal

ROBANDO

-
-



Dijo Etienne:

En estos días de velocidad y violencia, el primer extraño lo vemos en el espejo del baño...

La imagen es de Gustavo y el texto lo dejò Etienne en un comentario en la entrada anterior.

Me pareciò bueno pensarlo y tomar conciencia para ir cerrando el año con lo bueno que nos pasò e hicimos, y lo que no, hacerlo sin falta, ya, ya, ya mismo!!!!
-
-

Comentarios

  1. Cuanta verdad en sus palabras.

    Para una persona con insomnio cronico verme a la mañana temprano te diria que hasta me asusta que esa cara pueda robarme.

    Beso beso.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el amanecer es mi mejor hora. Me levanto con pilas, pero se me van agotando durante el día.

    Besos y feliz viernes.

    ResponderEliminar
  3. la invitación, las palabras y la ilustración es un excelente combo!

    buenísimo.
    beso grande

    ResponderEliminar
  4. letsduit
    letsduit,
    letsduit duit duit!

    aigotafilin!
    dubadu

    (pah! será el exceso de sol?
    menos mal que está fresquito)

    besos, maguita...
    f

    ResponderEliminar
  5. Lo que más me alegra de que se acaba el año es que de inmediato comienza otro. Lo que no se hizo ya se hará… con entusiasmo y tanta prisa como sea posible, pero sin ansiedad.

    Jo jo jo,
    D.

    ResponderEliminar
  6. Por lo general, el espejo se rompe cuando me miro, sin importar la hora del dia!!!

    ResponderEliminar
  7. Es jodido ese extraño del espejo, pero es el único que jamás nos abandona.
    El desafío es lograr ser su amigo.

    Beso grande.


    SIL

    ResponderEliminar
  8. Yo tendrìa para escribir un libro, este fue el año màs dificil, cruel y jodido en toda mi vida, me paso de todo, pasè por todos los estados, y sobrevivì a los huracanes, rayos, ciclones y acà estoy, esperando el año nuevo con esperanzas.

    Volvì a nacer, luego de soportar lo que no todos pueden soportar, la peleo dìa a dìa y creo que lo mejor està por llegar.

    Me quedo con lo bueno, con la esperanza, con los proyectos y con la ilusiòn.

    Una de las mejores cosas que me pasò es haber conocido por este medio gente con tan buena onda.

    Lo celebro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ehhh choriza jajajaja, en la entrada anterior estoy con nombre y apellido, en esta sólo el nombre, en la siguiente seguro que anónimo jajajaja!!!

    Si el que vemos es un extraño con cara de toor y encima se refleja en una tapa de inodoro, es hora de mirarse los trapitos malolientes y sucios, lavarlos con lágrimas y dejarlos secar al sol.

    Besos Magah :)

    ResponderEliminar
  10. Si Magah, esa revisión es muy necesaria, confrontarse y recoger los vidrios. Buena invitación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hay veces que lo que me extraña es poder verme en un espejo!! :-)

    ResponderEliminar
  12. Realmente, suelo ver a otro tipo que no soy yo...

    ResponderEliminar
  13. el tema es que yo sí me reconozco, no soy una extraña. Esa que está hecha mierda ahí con unas ojeras xl violetas soy yo! este año ha sido durísimo y no sé si no termina peor. La parca se aquerenció en la flia y no se quiere ir la muy turra y eso me tiene un poco perdida de la bloggosfera... besos magah

    ResponderEliminar
  14. A veces es verdad que somos extraños mirandonos en el espejo, pero que lindo es cuando nos reconocemos y aceptamos... A HACER los pendientes para lo que queda del año! Besos Magah! ;)

    ResponderEliminar
  15. Por si las moscas,
    será bueno hacerse amigo
    de ese extraño.

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  16. :)


    bss


    Propósitos para el 2012. No pienso hacer ninguno. Este año tenía pensado solo improvisar.

    ResponderEliminar
  17. No entiendo bien el mecanismo de hacer balances a fin de año......
    cualquier época es buena, igual que para tomar buena sidra fría.

    La velocidad no está matando de a poco y más en esta ciudad.

    Yo voy a contrapelo....y lo disfruto.

    Uhhh son casi las ocho....me tengo que ir corriendo la pmqlp......

    ResponderEliminar
  18. Ha quedado genial Magah, es que el Loco Gustavo es genial :)))


    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  19. ay Magah, odio los balances, será q estoy rodeada de contadores. Pero lo que sí sé es que hice lo mejor que pude durante el año, equivocada o no, por supuesto. A estas alturas no quiero nada más

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que en lugar de cerrar el año, es mejor cerrar el baño.

    ResponderEliminar
  21. No me alcanzaría ni con un milagro para hacer YA YA YA YA todo eso que ansío concretar y me desgasta tanto tanto sentir que donde pongo un ladrillo se me caen ochenta... :/

    P.D.:Igual yo sigo poniéndole garra,no vaya a creer!!! ;)

    BESITOS POSIBLES

    ResponderEliminar
  22. que bueno el post... es verdad, a fin de año se acumulan las obligaciones y decisiones a tomar... a mi me está pasando...

    a ponerle power entonces...

    salu2

    Cuando el arte ataque

    ResponderEliminar
  23. Aca abajo comento, diciendo gracias por citarme primero y por encontrar un dibujo tan similar...
    Arranquemos pum para arriba, ahora y en cualquier momento, que ya la vida se nos caga de risa igualmente!
    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

EL OLOR

-
Hoy algo se siente distinto, si bien el olor es más espeso, yo me siento menos cansada, más liviana. Acabo de abrir los ojos a la mañana que se mete en el cuarto por las hendijas de la ventana, y al girar la mirada hacia tu lado de la cama, llamativamente te encuentro atento, sereno, parece que hoy me escuchás.
Supongo que te habrás dado cuenta que desde hace ya unos días un olor nauseabundo inunda nuestra casa, y que he andado empecinada en encontrar la razón.
He comenzado cada martes con desesperación, abriendo todos los ventanales de los cuartos, buscando minuciosamente en cada rincón, detrás y por dentro de cada mueble, por entre los libros de la biblioteca, algún vestigio que me indique que me aproximo a la fuente de ese olor viciado.
Te confieso que por momentos me sentía molesta de ver como te quedabas mirándome sin hacer nada. Otras veces me hacías reír con alguna ocurrencia y otras tantas me daba miedo tu mirada áspera, pero inevitablemente siempre, y aun en este momento, me re…

LA CULPA ES DEL CHANCHO

Estoy borracha, bueno eso creo.
Si bien metí de manera correcta la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aún estoy bajo los efectos de una noche de excesos.
Entro y cierro la puerta con un golpe fuerte tras el cual también se va mi cuerpo tironeado por la inercia. Me incorporo con esfuerzo y me centro en mis pies, uno para adelante, después otro y así despacito, de a uno, me digo. Ahora estoy en el living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se van corriendo de un sitio a otro. Me causa gracia, me desconcentro de las pisadas y me detengo. Es una sensación extraña sentir que todo gira, y que cuando extiendo una mano para detener alguno de los objetos que se caen delante de mi nariz al piso, nunca llego a tiempo y todo se hace añicos, salvo, los que a escasos milímetros del piso cambian de dirección y vuelven a sus lugares, intactos. Son los menos, claro. El piso parece un campo minado y apenas puedo moverme, tengo mie…