Ir al contenido principal

ENSAYO




Le contaba  que estaba acariciando a una mujer.
Me quedé esperando que dé  alguna respuesta a través de su mirada.
Para mi sorpresa, su mirada, en lugar de congelarse fue tomando una textura blanda, mezcla entre dulce y excitada.
Entonces confié en que entendería de qué le estaba hablando, cerré los ojos y me dejé llevar como en un estado de ensueño a asirme de aquel deseo secreto, guardado bajo siete llaves hasta ese momento.
El estaba sentado en el piso, apoyado sobre una pared ajada, desnuda, desnudo, mudos ambos, viéndome y escuchando el susurro de  las caricias que viajaban en mis manos, sobre mi cuerpo.  Fui haciéndole sentir de las suavidades, y las curvas, los olores, los jugos, la locura frotándonos entre las piernas mojadas, los acordes tensos que fueron perdiendo tirantez a más besos y menos palabras.
El fue comprendiendo nuestros deseos, el de ella y el mío, la necesidad de probarnos, de saber por qué y qué, de compartirnos, de vernos desnudas frente a frente, tibias, blancas. Descubrirnos. Conocer. Su pelo entre mis tetas, mi lengua en sus manos.
El iba sabiendo, sintiendo, miraba atento, escuchaba mis murmullos   y me dejaba avanzar, en un afán casi morboso por seguir conociendo detalles del momento, de los sabores, las ganas, la inconciencia de ambas, mas detalles de cómo era ella y como era yo. De quienes éramos.
Fue en el instante donde ya  no tuvo posibilidades de tomarme, desde  su ausencia, sin poder penetrar entre ambas, ni penetrarme ni penetrarla, cuando supo que él no iba a estar ahí, el día que yo, como ya le había dicho,  me cogería a su mina.



Comentarios

  1. Caramba...estoy sin palabras...
    mejor dicho, trajiste algunos recuerdos a la mente.

    Que bien escribis.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y sí, a veces, no hace falta ni que te vayas a Sevilla, para perder la silla.

    Abrazo, Maga-h-


    SIL

    ResponderEliminar
  3. Que premeditación tan deliciosa...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ah, pero que buena versión de Magah Unplugged!!

    ResponderEliminar
  5. Uy Magah de Magas!; que bien describiste esta fantasía de voyeurismo lésbico … genial!.

    Algún día que estés inspirada podrías darme un gustito personal y escribir, y describir, un encuentro hetero con una bonita joven que luzca hábitos (bha, una monja…, pero linda eh!), o uno interracial (preferentemente una mujer negra) ¿si?!.

    Sé que vas a ser buenaza con tu amigo de la “primera hora” … jajaja!.

    Brillante, genia !.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Uff.

    Lo bueno de estar en momentos asi es primero disfrutarlo visualmente para luego ser participe del mismo.

    Bellisimo texto.

    ResponderEliminar
  7. me encantaría ser testigo presencial...

    enseguidita me acordé de esto, solo por la frase: "y a la semana te llevaste a la cama, a mi novia formal." el resto no tiene nada que ver, pero te va a gustar igual

    http://www.youtube.com/watch?v=lj83UgotJUA

    abrazo maguita

    ResponderEliminar
  8. Que momento. La próxima avise con antelación.
    gracias.

    ResponderEliminar
  9. mecachendié!... se me erizaron las pupilas, si puedo así decirlo. un remate perfecto para ese texto tan jugado. sus palabras, mas que descalzas, andan desnudas. y vaya qué desnudez!
    yapó!

    ResponderEliminar
  10. mis respetos MAGAH! que bueno que es!

    ResponderEliminar
  11. Explendido,me encantó...

    Un saludo

    desde mi mirada...beso

    ResponderEliminar
  12. Explendido,me encantó...

    Un saludo

    desde mi mirada...beso

    ResponderEliminar
  13. El que ríe último,ríe mejor... ¬¬?

    P.D.:El sabor de la revancha al igual que cierto aire a venganza,excita!! :P

    BESOS TIBIOS MAGU ;-)

    ResponderEliminar
  14. Uhh que bueno. Cuantas lecturas posibles. Creo que no entendió de que estaban hablando. Un beso......
    ¿cuantos meses ya?

    ResponderEliminar
  15. Me encantaría sentarme ante una mujer y escucharla describir con todo detalle cualquier acto sexual que hubiera protagonizado.

    Creo que sería excitante.

    ¿Con mi mina?
    Si tuviera y se dejara tendría que aguantarme.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu visita. Realmente, una forma muy literaria de describir una escena íntima... Enhorabuena

    ResponderEliminar
  17. Se mascaba la exclusión desde el primer renglón. Cuando se habla con tanto sentimiento no hay lugar para terceros.

    Excelente lo suyo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Cuando compartir es dañino (para el interlocutor del texto y para tus lectores atónitos ante semejante letra).

    En cuanto al mérito de la cuestión, no hay límites al morbo ni al deseo.

    ResponderEliminar
  19. Es un gran relato, y una hipótesis que suele terminar así, especialmente si es el otro/otra del mismo sexo. Besos, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  20. uauhhhhhhhhh!
    eso es saber escribir, eh!
    te felicito

    ResponderEliminar
  21. HOLA MAGA!!!Tantisimo tiempo...´Brillante lo tuyo! te comienzo a leer de nuevo...Besos!!!y una pregunta...Porqué los celos lastiman tanto???Porqué siente uno celos???

    ResponderEliminar
  22. …son cosas que suceden.
    Hasta en las mejores familias.
    D.

    ResponderEliminar
  23. Ufff pará que me toco y vuelvo!! :)











    Cuando aparece una señal de curva y contracurva, mejor tirarse a la banquina y disfrutar el paisaje!

    Besos Magah autoamante!

    ResponderEliminar
  24. Como que me aagarró calor.
    Nos nada fácil escribir dentro de estos tonos.

    Un aplauso.

    ResponderEliminar
  25. Uia Magah!!! haciendo subir temperaturas chica!!! me encantó y me llevó a otros tiempos, a otros relatos, genial!

    Y divertido ;)

    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno, Magah, me gustó... eso sí, dentro de poco vas a tener que poner advertencia de contenido ;)
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  27. ... no se. A mí me parece ver dos lecturas. Una de primera vista y un trasfondo, duro, inevitable, doloroso... de un amante que no puede soltar otra historia que fue su piel desollada y la busca en cada amante, en cada deseo, en cada susurro, en cada jadeo, en cada beso, en cada humedad...
    UUUUUUUUU, ya estoy hablando boludeces, ja! en fin, si hay trio, avisen. Beso

    ResponderEliminar
  28. jo.. ya sé que llevo mucho tiempo enotra realidad paralela, ya sabes estoy super enamoradísima..jjajaj pero coño, cómo me he perdido esto.. fue un sueño, fue realidad.. y yo sin saberlo.. besos.. y muy bien escrito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico