Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

CARTA A UN SEÑOR DE LA CALLE SUIPACHA.

Don Julio, usted sabe que yo siempre lo recuerdo, pero he de confesarle que últimamente lo he hecho mucho más.
Resulta que hace un par de días al volver a casa ya entrada la noche, comencé a sentir extrañas sensaciones en mi cuerpo, movimientos y ruidos internos realmente desconocidos, y por lo tanto desconcertantes.
Le diré que dentro de la desgracia de lo sucedido, fue una suerte que el asunto tuviera un rápido desenlace, y que antes de que terminara de preguntarme por tercera vez qué me estaba pasando, la razón de mis malestares me fue revelada. Vomité un sapo. Sí Don Julio, y no un sapito, un sapo adulto y verdadero. Un sapo mayúsculo y bien crecido.
No voy a ocultarle que por breves instantes fui presa de la desesperación, pero casi de inmediato usted se me apareció en la mente y recordé aquella carta en la cual usted le contaba a Andree a cerca de los conejitos que usted vomitaba.
Qué suerte fue haber sabido de su caso amigo, porque de no haberlo hecho, hubiera vivido momentos m…

Iba caminando, vidrieras mirando y...

Ups!









Me encanta Buenos Aires!



La foto es mía.