Ir al contenido principal

LA BARRERA DEL PUDOR

-



“…Para él, las acciones, las palabras, los gestos, los giros en las conversaciones, los silencios, los énfasis, incluso el acto más trivial, tenían un significado único. Y su sensibilidad, que el creía infalible, determinaba cual era su significado. Mediante pespuntes que unían las marcas que su juicio había establecido, hilvanaba una lectura supuestamente objetiva de la realidad. Al contrario de mi propia naturaleza, que acoge cada hecho con sus variaciones, dentro de un contexto, en un rango de posibilidades. El me “leía” a cada instante, como se lee un texto lleno de metáforas herméticas, sacando conclusiones tan sofisticadas como erróneas, con una habilidad para el retorcimiento que suele atribuírseles a las mujeres. Fueron tantos los malentendidos que ya no consigo recordarlos con precisión, pero queda el registro de la pesadez, de la dificultad de avanzar, de haberme vuelto una experta en desactivar los explosivos que él veía sembrados a su alrededor…”

Del libro “LA BARRERA DEL PUDOR” de Pablo Simonetti

-
-

Comentarios

  1. Gracias por compartir, veo una buena opciòn para el verano.

    Besotes!
    =) HUMO

    ResponderEliminar
  2. primer acercamiento, no lo conocía. interesante...
    beso grande magah!

    ResponderEliminar
  3. Es que hay tipos asì.

    Re heavy. Re jodidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No conozco a este autor, prometo investigar, me gusta.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Esa característica retorcida para ver las cosas es común a ambos géneros.

    La mayoría de los enemigos son nuestras propias sombras.

    Muy buena punta de iceberg nos mostraste.

    Abrazo grande

    SIL

    ResponderEliminar
  6. que gran retazo
    una punta de iceberg como dijo sil
    muchísimas gracias por compartirlo

    besos

    ResponderEliminar
  7. Sip sip, elegiste un buen extracto. En la vida real, suele ser bastante duro relacionarse con alguien así. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad Magah, la habilidad para el retorcimiento se suele atribuir a las mujeres. Y a los hombres una simpleza extraordinaria, rayana en la apatía. A veces los envidio.
    Pinta bien el libro. Después contanos.
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Exceso de intelectualidad. Es eso, y no que los pensares atenten contra una vida sana, más bien lo contrario. Pero equilibrio… sacar un poco el cuerpo de la silla y ejercitar otros músculos devuelven una adrenalina y un entusiasmo que el análisis, como camino exclusivo, retrasa, retuerce y eclipsa.

    Un paseo en bici, una caminata por el parque, desafinar una guitarra o mancharse los dedos con acuarelas, de a dos, le hace mejor a la comunicación que varias horas ininterrumpidas de diálogo analítico.

    ...pero qué fácil es caer en los vicios que señala Simonetti.

    Un beso grande,
    D.

    ResponderEliminar
  10. "...pero queda el registro de la pesadez, de la dificultad de avanzar..." ufff, y luego de eso, una queda exhausta!!
    Mentes ilusas que siguen asociando entreverado con mujer....cuando hoy todo es todo y de todos los colores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno...
    qué feo que lo lean así a uno... pero es que los adultos debemos recuperar la espontánea mirada infantil.
    Está muy bien escrito, gracias por compartir.

    Saludos desde Mundo Aquilante

    ResponderEliminar
  12. Que bonita sensaciòn me llevo luego de leer las palabras que seleccionaste...

    P.D.:Hay dìas en que creemos estar como un papel,en blanco,aunque por suerte existen quienes tienen el talento para descubrir invisibilidades... :)

    BESITOS PORFIADOS

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…