Ir al contenido principal

JAZMINES, CIRO Y LOS PERSAS

-
Ahora se huelen los jazmines.

Llamativo, están en casa desde el domingo y recién hoy al respirar, aliviada y en paz, olí su penetrante aroma.
Podría decirse que con los aromas sucede lo mismo que con las miradas?


Tantas veces uno no ve…

Tantas veces uno anda por inercia…
-
Tantas veces ensordecidos, descuidados, quietos, moribundos, fanatizados, sin respirar.
-
A veces uno es tan ciego, tan sordo, tan, pero tan, pero tan tan tan imbécil…

-

-

Comentarios

  1. oh si, claro que si
    pero el tema es darse cuenta

    a tiempo

    muy bueno magah, en esto pensaba cuando escribí el post que subo en un rato
    beso

    ResponderEliminar
  2. seguro que los jazmines se preguntan lo mismo: por qué recién ahora los respirás

    ResponderEliminar
  3. VIR

    ... y yo en vos, en tu pragmatismo, cuando escribía esto.

    Besos mujer!

    ResponderEliminar
  4. MABEL

    Nunca sueltes el cuchillo!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. el aroma de los jazmines nos encuentra con ese mundo de ternura que vive en nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Suele pasar... andamos con la cabeza gacha y mirando al suelo. Como encogidos, como apesadumbrados... y nos perdemos lo mejor ¡Arriba las cabezas!

    Besito.

    ResponderEliminar
  7. Los sentidos se pierden cuando perdemos el sentido.

    Temazo de Ciro! Se lo dedicó a su hija, sabías?

    ResponderEliminar
  8. Tantas veces muertos, aunque vivos.
    Tantas veces
    sin sentidos
    y sin sentido!!!

    Suerte que existan arengas -como éstas- que nos empujan dulcemente a replantear un mil cosas...

    Abrazo inmenso, Maga- (h)

    :)

    SIL

    ResponderEliminar
  9. MARCELO

    No lo sabía.
    Ahora es mas inmenso!

    ResponderEliminar
  10. todos alguna vez, nos sentimos así.
    kisses

    ResponderEliminar
  11. Uno corre tanto, que se olvida de las pequeñas cosas.

    una làstima.

    Pero si reaccionas a tiempo, vives.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. "De nuevo perdí la ruta..." anda cantando Pedro Aznar, perdemos el aroma de los jazmines, nos perdemos miradas intensas, nos perdemos de nosotros...

    Pero un día descubrimos que los jazmines estaban allí, ofreciendo su fragancia...

    Beso :)

    ResponderEliminar
  13. Por este otro lado del mundo huele a castañas y hojas caídas...casi huele a frío y hogar.

    Salu2

    ResponderEliminar
  14. Y cuando nos damos cuenta suele ser tarde.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Nos olvidamos de deleitarnos
    con los colores, con los olores
    con tantas cosas...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. los viernes, a veces, provocan esas cosas. jazmines y bailar así.

    ojalá fuera viernes siempre, no?

    es siempre buen comienzo, sentir que huelen los jazmines.

    yo tambien la quiero!

    ResponderEliminar
  17. Cierto es lo que decís, Magah. Dejamos pasar muchas circunstancias, personas, cosas, hechos, sin percibirlas. Yo le digo orbitar el ombligo. Y perdemos mucho para aprender y disfrutar, aun cuando no sea lo más bello, lo más placentero. A veces creemos que somos tan importantes que lo que nos pasa detiene al mundo, y nos olvidamos de ser. En fin, buen fin de semana, que el próximo será otro, no este. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Alguna vez escribi que tenia miedo a dormirme, miedo a concordecer, esta por ahi en mi blog y hablo no del dormirme en sentido literal, sino dormirme, que se me seque el espiritu.. deseo que nunca, jamás, eso llegue a pasarme.
    Me gusta lo que escribis, me siento bastante identificada con varias cosas!
    Nos posteamos, bso!

    ResponderEliminar
  19. Me es difícil comentar esta vez.

    Sin lugar a dudas, solemos ser imbéciles ente determinadas situaciones.

    Que suerte que el olor a jazmín, es renovador de espíritus -al menos, del mío-

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Las miradas siempre estan ahi, los jasmines nunca se marchitan, su olor vuela en la atmosfera, lo importante es advertir la maravilla en algun momento de nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  21. Soy de creer que todo esta envuelto por un misterioso porque...

    P.D.:Eese instante exacto en que "algo" hace que las cosas sucedan,porque de haber sido despuès uno no lo notarìa tampoco... ;)

    BESITOS DE VIERNES UP =)

    ResponderEliminar
  22. Si,Si. Somos tan, tan, tan...hasta que nos suena la campana y aprendemos la lección. Siempre hay un jazmín que nos espera! (hay que dejar de oler cactus)
    Buena reflexión y música Magah! Abrazote!

    ResponderEliminar
  23. Si,es cierto.Muchas veces nos perdemos muchas cosas por estar idiotizados o como tu dices moribundos.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. «El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas a los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos».

    Alfred Adler

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico