Ir al contenido principal

SabinaS

-
Sabina:
No quiero hablar de mí. No quiero contarte mi historia, solo llegué hasta aquí y no importa como.

SaBiNa:
Tu vida me resulta un misterio, apenas sí se que preparás el mejor arroz con leche que he comido en mi vida- Le contestó tratando de acomodar su cabellera colorada.

Sabina:
Estoy segura que podrías hacer una lista de algunas otras cosas que has sabido de mí con solo mirarme y sentirme. Sabés de mi pelo negro, de mi piel blanca, de sus marcas, de sus caprichosos pliegues en mis pechos y que hoy estoy acá.

SaBiNa:
Eso es solo lo que veo.

Sabina:
Alguna vez podré dejar de ser eso que ves? Uno se teje entre lo que es y lo que el otro enlaza, como todos, somos una trama que se teje de a dos.

SaBiNa:
¿Más arroz con leche?

Sabina
Sí, con mucha canela…

-
-

Comentarios

  1. De vez en cuando o de cuando en vez hay que mirarse bien adentro para resolver algunos acertijos, Sabina va por buien camino.

    ResponderEliminar
  2. y tambien con que el otro quiere verse en uno.

    Me pasas un poco de leche con canela
    sin arroz, será posible?.

    ResponderEliminar
  3. Uno se teje entre lo que es y lo que el otro enlaza///
    AMÉN.

    Si no es así, no hay hilatura posible, Maga sin hache...



    Abrazo infinito.

    SIL

    ResponderEliminar
  4. "Uno se teje entre lo que es y lo que el otro enlaza" ¡Qué potente esa frase!
    Ya mismo me mando a hacer una bufanda eterna.
    D.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que a algunas personas les definen sus sabores...

    ResponderEliminar
  6. Contundente. Y profunda.

    Sabés? Este talento tuyo para las historias cortas me resulta atrapante e inabordable. Me encanta, puedo?

    Un gran saludo con enorme admiración.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó todo menos el arroz con leche, puagggggggggg

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno.

    No es solo mirar.

    Hay que saber ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y hay quien enlaza tan mal! Así no hay tejido posible...
    Arroz con leche para las Sabinas.

    Y un Abrazo para Vos, Magah!

    ResponderEliminar
  10. un gran momento para Sabina....un gran encuentro para ella...su yo le sigue de cerca..
    un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno...
    y el arroz con leche y canela mmmmmmm! mama mía.

    Saludos desde Mundo Aquilante!

    ResponderEliminar
  12. esa trama que me entrama y me encanta, me tiene entramada a tus letras, alumbrada.

    y con la mirada de tu alma en vuelo.

    ResponderEliminar
  13. A mi me vuelve loca el arroz con leche y la canela es afrodisíaca, de locuraaaaaaaa
    Besos Maguita

    ResponderEliminar
  14. Creo que no hay nada mas intimo que besar la espalda mientras me preparan el desayuno....vengo del post anterior, acá sigue el arroz con leche!

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Coincido con Toro Salvaje
    entretenido el diàlogo
    pero tampoco gusto del arroz con leche
    mucho menos si tiene canela
    en cambio a mis nenes si

    viò? :)

    Bue finde♥

    ResponderEliminar
  16. Ave Maria !

    ya se' que voy a comer antes de acostarme esta noche...

    besos.

    ResponderEliminar
  17. Me encantan esos devaneos de conversaciones demasiado profundas que acaban en preguntas sencillas ;))

    Besos sin azucar

    ResponderEliminar
  18. curiosamente me he sentido atrayente hacia tu blog. me encantó! la cuestión y los procesos de los que soy participe en este espacio. un saludo. me quedo por mas.

    ResponderEliminar
  19. Algunas tramas que se tejen entre más de dos también tiene su encanto :)

    Y van llegando Sabinas al baile

    Besos

    Estercita

    ResponderEliminar
  20. Que buen dialogo!

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  21. Entrelazar... para ser.
    Una conclusión poderosa para ser acompañada de delicioso arroz con leche con mucha canela!!

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
  22. Lo importante es que no sea el arroz con leche el único punto de contacto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Bello diálogo, y se puede deducir que falta poco para que Sabina y Sabina empiecen a aceptarse...lástima que quizá se acaben estos diálogos para los que los leemos. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Uno nunca termina de conocer al otro, pero el sabor de la canela tiene un gran poder de atracción, más aún si tiene como base la dulzura y suavidad del arroz con leche...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico