Ir al contenido principal

LOLA...Cuerpo a Tierra!

-
Lola grita desde la ducha.
-
- Ulises, creo que me estoy enamorando!!

Ulises se acercó moviendo el rabo y se acostó sobre la alfombra de baño con sus orejas paradas.

- Escuchaste perro?...uff este shampoo barato parece que es mas lo que arde que lo que lava… ¿Estás ahí?...
Ulises dio un breve ladrido.
- El vecino nuevo Ulises, es un lindo de aquellos… a decir verdad no me da ni la hora, se acercó solo para presentarse el día que llegó y después de eso no dice mas que “buen día” o “buenas noches”… Te juro que pensando en él no puedo dejar de pecar…

Ulises volvió a ladrar.
-
- Ya se que te gusta verme contenta perro – Lola se asomó con la cabeza llena de espuma- a mi también me gusta verme así… Se llama Víctor… ¿Crees que éste también será un loco de la guerra, de esos que cuando escuchan el estallido de un globo de cumpleaños, se echan cuerpo a tierra y comienzan a disparar a mansalva solo para defenderse por las dudas ?...mmm… ayudame Ulises, esta vez tenemos que tener las orejas bien paradas.
-

Comentarios

  1. Bueno, soldado que huye, sirve para otra guerra.

    Eso hay que tenerlo en cuenta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Si ya lo vivio seria bueno aprender de los errores , yo que ella, me alejo de los globos y de los cumpleaños por las dudas, dicen que quien se quema con leche ve una vaca y llora.

    ResponderEliminar
  3. Aunque lo fuera merece una oportunidad.

    Venga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo que se piensa no es pecado. Sepaló.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. jajaj buenisimooo magah!!! y lo mejor de todo esto: Te juro que pensando en él no puedo dejar de pecar…


    besosss!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Peca un poco más de pensamiento y míralo hasta que caiga. Luego, veremos.

    ResponderEliminar
  7. Te juro que pensando en él no puedo dejar de pecar…//

    Esos locos ultra-defensivos son los que más nos hacen PENSAR...
    jajaja...
    A Ulises le falta hablar, INSISTO.

    Abrazo inmenso, maga sin hache.

    SIL

    ResponderEliminar
  8. ¿Las orejas paradas? ¡Noo! Que las cosas pasen, si total ya enamorada está… ahora que se lo levante y se la juegue…
    D.

    ResponderEliminar
  9. Me he reído
    como vos no tenés idea !!!

    Me salpicaron tus letras,
    con espuma, shampoo !!

    Estoy atenta, y me estoy pasando un Q-tip, en los oídos,

    Magah, tu Ulises me mira, me está mirando como cosa rara, mira como me paso el Q-tip por mis oídos.

    estemos atentos Ulises, le digo, para ver que pasa con la Lola y el Victor...

    Ay!,
    que salpiqueo !

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. De pensamiento puedes pecar como quieras sin ningun problema.
    muy bonito el blog y geniales textos, un placer pasar a leerte.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Jajajajajajá! Ulises es un 4x4, "todo terreno"!

    El vecino terminará cuerpo a tierra y disparando, pero no por el globo sino por el ruidoso amor de su vecina!

    Un abrazo Magah! Gracias por la sonrisa!

    ResponderEliminar
  12. O sea que las mujeres que se confiesan con su perro mientras se enjabonan no son tan locas como un pobre hombre luchando por su vida? Muy bueno, saludos!

    ResponderEliminar
  13. Mmmmmmmmnosè si LOLA podrà atajarse antes de tiempo...

    P.D.:Lo bueno es que ULISES tendrà siempre la percepciòn alerta!!

    BESULLIS

    ResponderEliminar
  14. Confieso que he pecado gravemente, entonces!

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Qué linda, Lola. Estará alerta, aunque ya bajó la guardia.
    Qué bueno que haya vuelto!
    Besos

    ResponderEliminar
  16. La etiqueta no podía ser mejor "Lola anda suelta"... Me alegro pero te anticipo que sólo los perros tienen esa capacidad, cómo te diría... de hasta predecir cuándo va a venir el dueño. Los humanos no, lo máximo que podemos hacer es tratar de no engañarnos, de ver las cosas como son, y sobre todo conocernos...
    Seja bemvinda Lola! Esta chica se parece mucho al futuro de Ursula...

    ResponderEliminar
  17. Lola!
    Escuchame bien!
    Dale una oportunidad, eh!!
    No todos son tan cagones que de primera se echan cuerpo a tierra.
    Estan los que le ponen el cuerpo a las cosas lindas o balas?
    :)

    Vamos Lola, te lo digo por que... vos haceme caso.

    Besos a mi hermanita.

    ResponderEliminar
  18. Parece que Lola es algo indecisa, no ?? ja ja ja

    A ver si Ulises tiene más intuición ;))

    Besos ilusionados

    ResponderEliminar
  19. Que grande Ulises! Lola y todas las mujeres enamoradas exhalan ese tipo de euforia alegre, creo que es contagiosa jaja

    Besos Magahita querida, me encantó recibir tu llamada ;)

    Estercita

    ResponderEliminar
  20. Hay que pecarrrrrrrrrrrrr!
    Jajaja, muy bueno, Maghita!
    Besitos.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  21. jajaja, esperemos que no sea ese tipo de loco... pero confíe en su intuición.

    Saludos desde Mundo Aquilante!

    ResponderEliminar
  22. mmmm....se me ocurre que Lola está a las puertas de una hermosa historia de amor!...no debe precipitarse, claro, pero tampoco dejarla pasar! jejeje
    Muy buena suerte para ella!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. estemmmm...
    Ulises, yo la banco como usté a esta Lola, mire lo que le digo.

    y no me ponga esa carita de costado, Pichín, que ya entiende de que hablamos.... (*_*)

    ResponderEliminar
  24. No quedan dudas: para las cuestiones del corazón, el mejor consejero será Ulises!!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  25. hola, pase a responder a la gente linda que pasó por mi blog, y jaja.. muy bueno lo suyo!
    Me gustan especialmente las sugerencias de lectura al final de cada entrada, como se hacen? configuraciones?
    saludos!

    ResponderEliminar
  26. Ulises sirve para todo...jejeje.
    ¿Seguro que es un perro?

    Salu2

    ResponderEliminar
  27. ulises para mí es un humano disfrazado de perro
    quiero uno como él
    muy bueno magah
    beso enorme

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico