Ir al contenido principal

URSULA

-
-

Corresponde que te diga que estoy bien, no es un detalle menor respirar cada nueva mañana y que cada día, a pesar del otoño, vaya siendo un poco más cálido.

Te cuento que aquí la gente viste toda de blanco, incluso yo. Reconozco que aunque no me guste mucho este color, las prendas comienzan a resultarme más cómodas y lucen bien si uno las mantiene limpias y bien planchadas.

Al principio me sentía absolutamente presa en ellas, parecía que tenían vida propia y que se habían adueñado de mi voluntad… era tan difícil vivir dentro de ellas, sentía que su abrazo era demasiado apretado para mis alas y que si ese ahogo se sostenía en el tiempo, les provocaría asfixia.

Lo curioso era que aún pudiendo formularme ese pensamiento con una minima porción de mi cerebro, la que conservaba conexión directa a ellas, el resto de mis cables estaban como desconectados y ello me dejaba sumida en una quietud extraña y ajena.

Por estos días aquí todos han empezado a ser mas amables conmigo, parece que ha sido bueno que les dijera que ya no tengo alas, y hoy insisten en convencerme de que nunca las tuve, tal vez sea cierto, y tal vez por eso hoy me sienta bien.

Deben tener razón… así es mas fácil, ya que vivir con alas en la tierra es tan dificil...es cosa de locos, no?

Te abraza.
Ursula


-
-

Comentarios

  1. Uf, esto fue como un delirio encantador. Me encantan -pero me encantan- los relatos en los que una primera persona habla, dirigiéndose a alguien. Tienen que estar bien logrados para que funcionen, claro. Y este, me encantó!

    ResponderEliminar
  2. Las alas son para las moscas, los que necesitan reafirmar que las tienen es para que los demás se lo crean. Otros vuelan a escondidas, sin dar explicaciones y eligiendo fecha, lugar y color de camisa.
    D.

    ResponderEliminar
  3. My God...
    Ursula al fin tomó las pastillas para no soñar.
    Terrible dislate.
    No debiera resignar sus alas tan fácilmente.

    Te lo digo por experiencia !!

    Abrazo y que llegue.


    SIL

    ResponderEliminar
  4. Tener que tener las alas planchadas es un infierno...

    ResponderEliminar
  5. Una lástima que se decidiera a tomar esas pastillas! hacen falta muchos más seres alados!!

    abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Si ella está bien lo demás no importa.

    Me fascinan los locos.
    Será por su naturalidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No quiero que se convenza de que nunca tuvo alitas. NO quiero!!!

    Voy y le digo,eh. Le digo que todos tenemos alas aunque no se nos vean debajo del tapado.


    besotazos!!

    ResponderEliminar
  8. Que Linda Ursula, escribe con cierto aire de inocencia.

    Algún día nacerá una isla continente (solo) para Ursulas que quieran volar, sin prendas que aprieten, sin miniaturas de colores que pongan a dormir en quietudes extrañas o ajenas.

    Es tierno ese abrazo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Querida Úrsula.

    Como creo recordarás - ya que estos lares habitaste en otros tiempos -, la vestimenta no es tan uniforme como cuentas. Ello no significa que sea menos encorsetada que la que hoy usas.

    No estoy convencido que te sea beneficioso reconocer que ya no posees alas. Supongo sabrás que esa es la puerta para el ALTA.

    Piensa en lo benéfico de vivir de ese lado del “cerco”, sin las exigencias diarias que demanda obtener un techo que te albergue y evitar el insomnio por estomago vacío, tratando de conseguir migajas que aplaquen el hambre.

    No olvides que existe algo tan o más difícil que vivir con alas en la tierra; y es vivir con los pies bien puestos sobre ella.
    La gente es menos solidaria y tolerante cuando ello pasa…, también cosa de locos no?

    Fuerte abrazo.
    Rik

    ResponderEliminar
  10. Cuando el vuelo sale torcido es mejor estar unos días en la tierra con las alas envueltas en ropa blanca y con gente que quiere, simplemente para poder volver a volar mejor. A volar bien alto, bien lejos, volar sin caerse...

    ResponderEliminar
  11. sin embargo, ese titilar en su espalda.....
    (o sólo lo vemos los locos?)


    abrazos enmermelados, compañera!

    ResponderEliminar
  12. Muy bien escrito. Me gustò mucho.

    No hay que mostrar la alas.

    Te las cortan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Magah, gracias por tu visita a mi blog. Pasé por acá para ver qué había y ...wow! Cuánto para leer! Tenés un blog lleno de palabras, vida, visitas, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  14. O ropa mas cómoda para que las alas se sientan libres

    Abracito.

    ResponderEliminar
  15. no hace falta alas para volar bien alto hasta tocar el cielo con las manos... solo un corazon bien sabio.. besotes

    ResponderEliminar
  16. Si uno entiende que tiene alas, no hay que dejarse convencer de otra cosa. Después de todo uno es como se percibe a sí mismo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Tierna Úrsula. Se mantiene en un delicado equilibrio respecto de su entorno, pero la lleva. Sorprenderá a todos cuando levante vuelo!

    Besos Magah!

    ResponderEliminar
  18. Lo peor es que las alas te las esconden en unas camisas blancas con unas mangas larguísimas, que pesan demasiado y no dejan remontar.

    ResponderEliminar
  19. Tal vez hay que saber cuàndo desplegar las alas sin que el resto lo note,no??

    P.D.:Y para un dìa gris como el de hoy,escuchar a la ENORME JANIS,es un orgasmo MAGU!!!
    jajajajajajaajajaj

    BESITOS BLUSEROS ;)

    ResponderEliminar
  20. Las alas son como las ilusiones, siempre están, aunque a veces parezca que no.
    Ya se va a dar cuenta, solo es cuestión de tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Conservaré mis Alas, a pesar de verme Loca... Uuff Magah, sos Grosa, sabelo!

    Abrazos voladores!... SIEMPRE!

    ResponderEliminar
  22. Juro que pense que habia comentado.
    Pero como estas escribiendo muy seguido se me paso!
    woooow y que bueno que vine porque este texto no tiene desperdicio.
    Me pregunataba si Ursula tendria un lugarcito alli donde se siente bien, donde a veces la locura es mas saludable que la cordura.
    Increiblemente genial.
    Besos de esta fulana!

    ResponderEliminar
  23. Mientras te iba leyendo, un brusco escalofrío encantador se adueñaba de mi espalda.

    Gracias por compartir estos deliciosos fragmentos.

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  24. Es precioso Magah, las nubes son deliciosas pero aqui también somos felices, No crees??? ;)))

    Besos voladores

    ResponderEliminar
  25. Me maravilla entrar a tu casa y encontrarme con tus sublimes palabras.

    Precioso vuelo de alas desplegadas.


    Te abrazo.


    M.

    ResponderEliminar
  26. Quien como Ursula tuvo alas, aunque se las corten-nieguen-peguen, las sigue teniendo en la mente y no le impedirán que siga volando, aunque la metan dentro de un corset.

    Precioso relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. GABU

    Yes, yes, yessssss... es literalmente un orgasmo escuchar a Janis en este tema por sobre todos!

    Que grande que te guste, muchos creen que es cosa de locos, vio?

    ResponderEliminar
  28. Uy Magahita, se me complicaron las alas, será porque estoy aterrizando?

    Beijos

    Estercita

    ResponderEliminar
  29. Creo que las alas andan escaseando hoy por hoy, de modo que hay que tener cuidado, donde y frente a quien las desplegamos.
    Acá por vez primera, un gusto conocer tu lugar, beso grande!

    ResponderEliminar
  30. Las alas crecen en el momento justo que uno las necesita, con un esfuerzo extra uno mira y de pronto están ahí como si naciéramos con ellas...nadie tiene por qué darse cuenta...ni uno andar comentando demasiado...se vuela y listo. Un abrazo Magah, bonita entrada.

    ResponderEliminar
  31. De poetas y de locos todos tenemos un poco, por que no tendriamos alas entonces???
    Yo voto por las alas pero shhhhh no se lo digamos a nadie y menos aun a esos muchachos de blanco.
    Exelente relato.

    ResponderEliminar
  32. Ay Magah, qué hermoso debe ser sentir un abrazo de alas!
    Besos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

CUALQUIERA DE NOSOTROS

Ultimamente suelo encontrarme tratando de hacer asociaciones entre cada palabra de los anónimos recibidos y personas de mi pasado. Trato de descubrir muletillas omodismos que lo revelen, pero cada posible asociación cae por su propio peso y me encuentro sin nada.

Como dijo D. ese  "Mañana me cuentas"a mí también me hace pensar en que el tipo no es de acá, pero resulta que su correo me parece bien argentino, yahoo.com.ar,y su nombre, A. I., podría ser de cualquier lado. Me pregunto si será hombre o mujer, y me he quedado pensando en el comentario de M: “¿Acaso no somos todos anónimos en la red?"Y si, lo somos, algunos del todo y otros a medias, lo que me lleva a concluir que el anónimo podríamos ser cualquiera de nosotros. Tras ese pensamiento y queriendo huir de él,agarré la bicicleta y me fui hasta el rio. Me iba a venir bien salir de casa y ventilarme un poco de mis ideas. El cuerpo se me helaba al ir llegando a la costa. Me cansé de pedalear, me tiré en el pasto y traté…

LOLA 3 a.m. Deducciones y Postre.

- 3 a.m.
En el preciso instante que Lola se incorpora de manera repentina en su cama, sobresaltada, Ulises se levanta cual resorte en su cucha.

Lola sale de entre las sabanas, se pone una camiseta larga, y va hasta la heladera, solo encuentra una manzana, la friega en su ropa y le da un primer mordisco. El jugo cae de entre sus comisuras.

Vuelve al cuarto, saca su notebook de abajo de la cama y la enciende. Ulises a su lado, sin quitarle la vista de encima.

- ¿Me querés decir Ulises por que carajo fingimos orgasmos?... Leo en Palabras Descalzas al respecto y lo que más me ha sorprendido no es que nosotras finjamos, ya que yo también lo he hecho, lo que me ha dejado de la nuca es que los tipos lo saben y que además ellos también fingen. ¿Cómo se llama esta película “Mentime que me gusta”?
El perro ladea la cabeza.
- Los que dicen saber que fingimos, dicen no saber por que lo hacemos o que prefieren eso a sentir que se cojen una bolsa de papas, o a pensar que tienen un frígida en la cama o l…