Ir al contenido principal

De "Sociedad Conyugal"

-
-

- ¿Quién fue tan oportuno como para interrumpir tu orgasmo con un mensaje de texto?- preguntó Martín desde el baño.

- Mi marido- contestó ella desde la cama.

- Ah! Bien, deberíamos pensar que es el único que tiene derecho a hacerlo, no?... “
-

Comentarios

  1. Por alguna razón tuve que actualizar la entrada.
    Transcribo los mensajes que habían dejado.



    Ricardo dijo...

    Ni siquiera.

    ----------------------------------


    Horacio Fioriello dijo...

    Hay maridos que más que un derecho tienen el don...no?

    ---------------------------------

    ResponderEliminar
  2. Sumamente oportuno el sms. ¿para q se tiene un marido asi?
    besos!

    ResponderEliminar
  3. mmmmm, creo que si aún tuviera ese derecho, no necesitaría ejercerlo

    me pa que lo perdió en alguna vuelta de tuerca


    besote

    ResponderEliminar
  4. Y no es el único derecho que le asiste, convengamos...

    Me encantó la publicación.
    Es tan simpática,
    como trágica,
    cómo lógica...

    Abrazo inmenso, MAGA -sin hache- de las palabras.

    ResponderEliminar
  5. Que poco detallista es el marido.

    Desde luego...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¿A quién se le ocurre llamar en tan preciso momento?
    Pobre cornudito!!
    Jejeje
    Un besoteee

    ResponderEliminar
  7. ja! Me hizo gracia... fue tan solo un sms. Qué intuición. Se puede hablar de tener derecho? O es ella la que le da el poder de interrumpir... Besos.

    ResponderEliminar
  8. Claro.
    La tecnología te aguarda en cualquier lugar.

    Besos, Maguita.

    ResponderEliminar
  9. Actual, muy :P
    pero el unico que tiene derecho...mmm...depende...los derechos se ganan o se otorgan.

    ResponderEliminar
  10. Muy ingenioso post, los maridos son siempre inoportunos. Ja ja, solo me atrevo a comentar en broma.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ojos que no ven, celular que lo siente :=) Besos

    ResponderEliminar
  12. Peor sería si ella ahi al instante se lo contestó...!! pobre pata e´lana ....no pega una....!!

    ResponderEliminar
  13. uuuuuuuuuu. Ideal para una historieta.
    Excelente final.

    ResponderEliminar
  14. JOJO!
    Que suerte pa´ la desgracia!!
    Me gusto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. la refleccion es q como cuando uno va al cine, hay q apagar el celular en esos momentos... sin dudas...


    salu2

    ResponderEliminar
  16. Digo yo que algún derecho le quedará al pobre hombre, no??

    Besos infieles

    ResponderEliminar
  17. Cuando sólo teníamos a ENTel, esas cosas no pasaban.

    Besos y risas, Magah!

    ResponderEliminar
  18. Seguramente lo llamaron. Ella lo usó de excusa para decir que no se enganchó.
    La duda me surge desde el lugar en que en esos momentos, si son de fuego, no hay nada que interrumpa.

    Tal vez, el marido lo haga mejor...
    no todo lo que es rutina agobia, no?

    beso,

    ResponderEliminar
  19. Oops! El celular de ella no tendrá GPS, nó?

    Besos,

    ResponderEliminar
  20. ¡Pobre marido!

    Pueda que abuse
    del mensaje y sea
    corto en la presencia.

    ¡Genial!

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Espero que el mensaje no dijera:

    "He invitado a mi amigo Martin a cenar esta noche. TQ"

    ResponderEliminar
  22. La intriga y la telefonía móvil hacen de un cornudo un hombre sin sombras, capaz de estar hasta donde no está.

    Pero las mujeres engañan cada día mejor.


    Un abrazo enorme,

    Kutxi.

    ResponderEliminar
  23. conclusión: el marido termina siendo la mejor excusa para cualquier mujer, aunque más no sea para zafar de las preguntas incómodas de su amante.
    Las mentiras tienen patas cortas, así como los amantes la suelen tener más larga que el marido.
    Al final, el que duerme tranquilo es el que pregunta menos...

    ResponderEliminar
  24. El dato en casi todo, es no tener celular.

    jaja!

    Q estes muy bien!


    ...

    ResponderEliminar
  25. Interesante que él crea que el marido aun tiene derechos. Un gran beso.

    ResponderEliminar
  26. es que el marido siempre es la excusa!!!

    beso magah

    ResponderEliminar
  27. En situaciones asi hay que apagarlo!!! jejeje... espectacular Magah!!!

    ResponderEliminar
  28. Magahita, te hago responsable, por tu causa mi última neurona se tomó el raje.
    De todos modos no tengo dudas, si es Personal como el mío fueron ellos ofreciendo esas ofertas de 90000000000 llamadas gratis pagando en dos segundos pagando 2000000000000000 solo para los que tiene Personal

    Beijos

    Estercita

    ResponderEliminar
  29. jajajajajajajaja... Mucho muy bueno.
    Bravo!!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  30. nadie tiene derecho a interrumpir un orgasmo. Nadie es el dueño de ningún orgasmo. El problema es bancar eso.
    Un beso.
    Me gustó.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Si el amante era mañoso, le daría más orgasmos... ¿qué decia el mensaje? :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. jejejeje, ya se sabe en esto de las relaciones extramatrimoniales...

    la foto tambien me agradó mucho.

    ResponderEliminar
  34. Parece que orgasmos interrumpidos y maridos se han convertido en inseparables dentro y fuera de la cama.
    Gran cuento… cruel también.
    D.

    ResponderEliminar
  35. De alguna forma tiene que vengarse no??

    Ya lo dijeron por ahí arriba: pobre cornudito =)



    beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  36. Yo, amante, habría preguntado: -¿Quién fue el XXX XXX XXX INOPORTUNO hijo de XXX?
    Y vos, b... de m..., te podrías acordar de apagar el teléfono, eh?

    Ah, menos mal que yo terminé bárbaro...

    ResponderEliminar
  37. Que hacía con el celular prendido? jajajaj! Y bué ... ahora ya aprendió para la próxima.
    Paseando por aqui me encontré con la canción del Pinar de la Garré y me puse nostálgica, cuanto hace que no la escuchaba!
    un saludo

    ResponderEliminar
  38. magah
    me encantó conocerte

    sos tan mágica como te imaginaba

    beso

    ResponderEliminar
  39. hay momentos de la vida en que el tfno ha de estar desconectado, no?

    ResponderEliminar
  40. Si encima de marido ausente no tuviera el derecho... Je
    Abrazos

    ResponderEliminar
  41. Jaaaaa!!
    y sí, realmente!

    Es más, es una fina ironía, encuentro!

    besos

    ResponderEliminar
  42. Muy buena minificción! Que inoportuno ese marido... jaja

    ResponderEliminar
  43. ja..ja.. muy bueno.. a veces pasa...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no leíste, no comentes...

Entradas populares de este blog

SEXO POR METRO

No entraba aire por la ventana del cuarto, estaba abierta de par en par pero el ambiente estaba enviciado, como el mismo Buenos Aires en esos últimos días de diciembre, oscuro, pegajoso y malhumorado. Tratar de leer a la luz de la vela se convertía en una tarea harto difícil, sin embargo no podía abandonar la lectura, despatarrada en la cama y con la cabeza apoyada sobre una pila de almohadas que me aproximaban a la llama de la vela: “…Dejé que pasaran unos minutos y volví a asomarme por la ventana para espiarla. Adele ahora estaba dándome la espalda yse quitaba el vestido, lo levantó despaciodesde la falda y lo estiró por sobre su cabeza, la cual quedó tapada en el mismo momento en que se iban descubriendo sus nalgas redondas y rosadas, preciosas, ahí, al final de esa espalda eterna que se empequeñecía en extremo a la altura de la cintura. Tuve que hacer un esfuerzo por ahogar los suspiros que batallaban por salir de mi boca…” De repente me desperté sobresaltada por unos gemidos que ent…

ATAQUE MASIVO 2da. edición

Apenas veo, por las hendijas de la persiana y por la ínfima abertura de mis parpados, el gris del cielo. Apenas un filoso hilo de frío me roza la piel arrebato las sabanas y me cubro. Voy abriendo los ojos bajo la tela, descubro una distancia eterna entre la punta de mi nariz y los dedos de mis pies.
Aquí abajo también amanece por más que no quiero. Abro los ojos, amodorrada, todo es gris también aquí. Huelo el calor de mi cuerpo encerrado entre mis brazos y respiro profundo, me lleno de aire  y de pronto siento que comienzo a flotar, que me elevo hacia el techo, estoy arañando el cielo raso… hay música del otro lado.
Apoyo mi oreja en su suelo, un suspiro largo, me excito, me gusta lo que escucho, lo que siento, me erotiza. Mi pecho se pega contra su piso, y él me siente, se tira al suelo, me percibe, me busca arrastrándose como un animal en celo, me huele, callado, tiembla y yo siento su miedo, latimos fuerte, jadea y lo sigo, camino en cuatro patas por mi cielo, siguiéndolo, me desli…

El beso de Federico