Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

COMO HORMIGAS

“…si, a menudo siento algo parecido a lo que contàs sobre esas hormigas emergiendo de abajo de la tierra de tus macetas, cada mañana cuando salgo del subte para ir a mi trabajo, cuando vamos todos en fila, como zombis, todos vestidos de gris, trasladados por una cinta mecánica, y lanzados al ruedo a pelearla como se puede. Nos arrebatamos por  ese pedazo de cielo que se va descubriendo a medida que la escalera  va subiendo, como si fuera  un hueso pelado y nosotros  unos perros hambrientos.  Nos quedamos satisfechos moviendo  la cola por esa migaja y por ese pedacito celeste,  nos tomamos el  aire en una bocanada desesperada como para salir del encierro,  y le damos valor a todo eso pensando en que siempre hay alguien que la pasa peor que nosotros. No hay consuelo más pobre y estúpido que ese. Sería de necios negar la existencia de un mundo que parece estar ahogándose en el egoísmo y el cemento,  y ya casi que me has convencido de que esta en nosotros hacer más linda la realidad que no…

ALEGORIA DE LA CAVERNA

- -

Y SALIMOS A LA LUZ.
(Hay caminos que no tienen retorno)


JOANNA

Le pasó la mano por el pelo luego que cerrara la puerta tras de ella. Se quedó conmocionado, parecía que había entrado un hada.  Y él que sólo había visto y esperado el cuerpo de esa mujer, ahora tenía la sospecha de que también tenía alma. Se retiró unos pasos para poder verla, y se encontró con una mirada casi de niña, que por momentos miraba sus pies, o los de él. Se lo preguntaba mientras intentaba saber que hacer con sus manos. Daba un paso hacia ella pensando en besarla y dos para atrás cuando no podía sentir más que deseos por seguir mirándola. La vió tan linda que hasta fantaseó con que era un holograma y que si estiraba su mano, la misma se perdería en un cuerpo inexistente. Respiró fuerte para sentir su olor, su aliento, y no sintió nada. Ni perfume. Esa no era la mujer que el había encontrado en el bar en una trasnoche de alcohol, llorando, arruinada sobre una mesa mojada de  lagrimas y  ron. Esa era la mujer de sus sueños, la que perseveraba cada noche de pesadillas o…