Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

NO OIGO CANTAR A LAS RANAS

Es el título de uno de los cuentos del libro “El cielo de los Leones” de Angeles Mastreta.

“…El mundo que no atestiguo está vivo sin mí, para pesar mío. Mientras el campo revive en otras partes, yo amanezco en una ciudad hostil y peligrosa, desafiante y sin embargo entrañable.
Elegí vivir aquí, en el ombligo de mi país, en esta tierra sucia que acoge la nobleza y los sueños de seres extraordinarios…”
“…aquí he encontrado amores y me cobijan amigos imprescindibles. Aquí he inventado las historias…”


De las que quiero vivir.



Resistir a Buenos Aires, a su hostilidad, resistir en el camino hacia el deseo, mientras el mundo que no atestiguo está vivo sin mí.
-

Uno no aprende...NUEVA CONVIVENCIA.

-




Tener una historia entre manos es una experiencia única.
Fascinante.
Los personajes van creciendo, y en esa medida se van desprendiendo de uno.
Un día, sin darnos cuenta, ellos toman vida propia, haciendo a su gusto y antojo, y sorprendiendo con lo que hacen, piensan y sienten.

Cuando escribo, yo habito en el mundo de ellos y no ellos en el mío. Aún, cuando paradójicamente, desde hace un tiempo, sin valijas y como Dios los trajo al mundo, se instalaron en mi casa para quedarse, vaya uno a saber hasta cuando.

Por suerte cuando ellos duermen yo ando y cuando ellos andan yo duermo, es la única posibilidad para esta convivencia en mi pequeño departamento de dos ambientes.
-
-