Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

LA LUNA DE SAN ISIDRO A BELGRANO

-



- ¿Qué crees que hay del otro lado de la luna llena Ulises?

La luna se iba trepando al cielo. Ulises, miró su reflejo sobre el agua del río y la retó con unos cuantos ladridos.

- Por lo pronto sabemos que hoy la tierra está entre el sol y la luna. Es como estar en el lugar exacto para alguna locura ¿No te parece?

Ulises volvió a ladrar. Lola se agachó a su lado y le rascó la cabeza.

- Nos la llevamos Ulises, nos robamos la luna… solo necesitamos un hilo largo.

Viajó la luna llena enlazada de un hilo desde San Isidro a Belgrano, andando por Libertador.

Al llegar, Lola anudó el hilo a la reja del balcón.

-No va a faltarnos la luna Ulises, tal vez sea de locos, pero así tampoco faltarán locuras, para cuerda, está tu correa.




ALGO ASI...

- - Despuès de ametrallar a la luna, molesto, por tanta luz que entraba por la ventana que daba al mar, solo, pudo llorar, por la amargura de seguir sintiendo el ardor de la sal. - - -

TERCERA Y ULTIMA ESCENA y se acabó.

- El se mantiene inmóvil mientras la abraza. De repente su cuerpo cobra tensión, en el preciso instante, como repelida, ella lo suelta, se retira un paso hacia atrás.

Un puño apretado rompe sobre su boca, la tira al piso con el golpe. El la insulta, le arranca la ropa sin que ella pueda detenerlo. Se le tira encima y mientras la sigue insultando la besa. El rostro y la mirada se le hacen de hielo. La vuelve a golpear, otro puño cerrado al estómago. Ella se ahoga. El limpia con su mano el hilo de sangre que cae de su boca. Levanta el brazo y lo deja caer pesado sobre su cara, que como un latigazo gira sobre el piso hacia un lado. Ella intenta salir de entre su cuerpo, se aleja reptando de espaldas por el piso, el la deja irse, la mira. Cuando queda su pierna al alcance de su mano, la toma por el tobillo y aprieta fuerte.

EL:
Maldita hija de puta. Mentirosa.

Aprieta los dientes. La cara se le impregna de odio. La mujer trata de alejarse y le grita

Ella:Esto se termina.

El lleva la vista …

SEGUNDA ESCENA de un crimen que se va planeando.

- La mujer camina rápido por la vereda. Mira la hora en el celular que lleva en la mano. Otra vez solo faltan diez minutos. Esta vez para las seis de la tarde. Corre. Corre más fuerte.
Llega a la puerta, revuelve apurada la cartera. Saca la llave y abre. Una vez adentro, se apoya sobre la puerta ya cerrada. Está agitada y su corazón late visiblemente acelerado. Respira profundamente intentando recobrar el aire perdido, se arregla el pelo.
El esposo se acerca a la casa por la misma vereda. Mientras camina hacia ella, saca la llave de un bolsillo. Se acerca a la puerta. Nota que la misma se mueve levemente, replica un temblor que viene desde adentro. Presta atención en silencio. Se agacha y pone su ojo sobre el agujero de la cerradura.
La ve. Ella camina hacia el interior de la casa arrastrando la cartera por el piso y arreglando su ropa. El sigue mirando sin moverse. Su puño se cierra fuerte apretando las llaves. Cuando la figura desalineada desaparece de su vista, se incorpora, deja pa…

PRIMERA ESCENA de un crimen aun no planeado.

-
-
Levanta lentamente la cabeza y mira el reloj de pared. Doce y veinte. Solo le quedan diez minutos. Prepara el almuerzo. Está ausente de la tarea, pensativa, triste. Apura a terminar detalles, ordena, pone sobre la mesa dos individuales que saca del segundo cajón de la mesada. Sobre ellos ubica cada plato, cada vaso y los cubiertos. El tenedor a la izquierda de cada plato. Le queda en la mano el último cuchillo. Lo mira, lo gira con lentitud viendo cada lado de la hoja. Lo limpia detenidamente con el borde de su camisa. Lo levanta a la altura de sus ojos y los ve reflejados en el acero. No le gustan. Doce y media en punto llega su esposo, le besa la mejilla. Ella acerca la comida ya servida en cada plato. Se sienta y espera. Espera, teme, sabe. Aún así, ahí se queda.
El insulto entra afilado por sus oídos, le va desgarrando el alma, como un trueno ajeno, lejano, que la hace ocultarse tras las mantas en la noche, mientras del otro lado de la puerta solo escucha gritos, ruidos. Tiene m…

Ey!!...¿Qué es eso de BLOGGER, Ulises?

-
-
- Ey Ulises, que diablos es eso de BLOGGER? Acabo de recibir este “flyer” por mail.

Ulises camina raudo, moviendo la cola, hasta quedar al alcance de la mano de Lola que le acaricia la cabeza.

-Parecen raros… ¿Qué harán escondidos detrás de una computadora?...Me los imagino verdosos por falta de sol, antisociables, malhumorados… Extraño, ¿no?... ¿Serán una secta?

Ulises agacha la cabeza y en clara muestra de resignación, la mueve de un lado al otro. Piensa:”No hay remedio, ahí va Lola”

-Prepará el bolso Ulises, ahí vamos, ¿Qué peor a lo que ya conocemos vamos a encontrar? -
-
Una iniciativa de un ser entusiasta que declara: NO NEUROSIS.

¿QUIEN SE ANIMA?
-
-

EL ESCRITOR Y LA MAGA: Camino de arena.

-

-Escena 1- Int.- Ómnibus larga distancia- Día
La Maga, acurrucada en un asiento del micro con la cabeza apoyada en la ventanilla, mirando hacia afuera. Tiene anteojos negros y auriculares. Ve que arriban a la terminal de ómnibus. Con movimientos lentos, se seca con sus manos las lágrimas que le caen sobre las mejillas, luego se calza la mochila en la espalda. El resto de los pasajeros se aprontan para descender. Ella baja última.

Escena 2- Ext.- Terminal de ómnibus- Día
Se ven los pies de La Maga sobre el cemento, quietos. Comienza a caminar despacio. Al lado, pasos mas rápidos de otras pocas personas. Van quedando solo los suyos que continúan hasta una calle de arena. Se detiene. Se levanta hacia la cabeza los anteojos de sol y ve a lo lejos el mar que está más azul que el mismo cielo. Sigue caminando unos metros y vuelve a detenerse para sacarse una campera liviana que lleva puesta. El sol pega fuerte.

Escena 3- Int.- Casa de Justine– Día
Justine está asomada a una ventana. Mira el c…

Y Lo Cuento Por Última vez, si?

Cata Reyes cuenta el episodio por décima quinta vez. La peluca rojiza, llena de espesos rulos, se ve corrida sobre su cabeza. Se la ve palida y agotada. Asiente resignada ante la mirada inquisidora de los periodistas y comienza nuevamente el relato. Antes se rasca la cabeza, una vez más, con claro fastidio.

-El cuarto 37 es chico-dice- cuando entré, la luz del velador amurado a la pared, al lado de la cama, estaba prendida.

Se detiene, toma aire como dándose aliento y prosigue:

- El lugar olía mal, había como un aire raro, pregunté si había alguien y nadie contestó. Tranquila metí el carro de la limpieza, lo arrastré con fuerza por sobre la alfombra roja, y como siempre hago, insulté al pasajero por el desorden que había dejado. Las sabanas revueltas, eso obvio-aclara- pero arriba de ellas había dos bolsos abiertos y toda la ropa que se había sacado, chaqueta, pantalón y camisa. La almohada estaba doblada como si el tipo hubiera estado echado, mirando el techo o la tele, que estaba pr…

Que sea el día de todos los LOCOS.

-
Este post no es mío, es regalo de mi amiga Tiziana y quería compartirlo. Las "locas" también han hecho mucho pensando en que algo era posible.

Y creo que fue Borges quien dijo que los únicos que nunca cambian son los tontos y los muertos. Si bien es cierto que una cosa es sufrir un cambio y otra muy distinta es hacérselo sufrir a otros, convengamos que uno cambia cuando no soporta más lo que le pasa, por mucho que les pese a los que no puedan soportarlo. Así, la que hasta ayer te esperaba despierta, te cambia la cerradura; la que te esperaba dormida, se compra portaligas; la que veía siete telenovelas,se anota en siete cursos; la que manejaba una empresa, se quiere ir a vivir en carpa; la que cuidaba a la suegra como a una madre, la interna en un geriátrico; la flaca se pone hecha una vaca y la gorda baja veinte kilos. En el medio, te van tratando de "pirada", insatisfecha, ciclotímica,inmadura,egoísta y por supuesto, del peor de los insultos: feminista.
Y no fue fá…