Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

La princesa se comió un sapo.

- - Pintura: COLETTE CALASCIONE -
Es posible que haya que avisarle a la princesa que ella es una mujer común y corriente y que el cuento del principe azul no es verdad, que ese sapo es una iguana y que se está aprovechando. - También que el sapo sepa que solo será hombre y no principe, si tiene ganas y quiere, que ningún amor lo sacará de bicho si no se deja, que la iguana lo está pasando, y la princesa aprovechando. - Que abnegada ella, no es demasiado por un principe azul? - La pintura me pareció fuerte. La autora una valiente. - -

"COSAS DEL MAR "

-


Cuatro gordas doradas,
sembradas de romero,
custodian celosas
la popa ampulosa
de “Cosas del mar”.

Orgulloso “barco”,
que sobre valientes maderos,
se abre paso entre médanos
camino directo hacia el mar.

Erguida de piedra,
su asta humeante,
se interna en el cielo.
Sueño de brisa,
cubierto de paja,
navega errante
buscando lugar.

Nave nacida de sueños,
hija de penínsulas y bahías.
-
Dedicado a mi amigo Ricardo. Gracias!
-
Imagen Google

ESTADO NATURAL

Una mujer en estado natural
es abrazo,
mirada mansa que espera.
Es nido.
Es medano quieto,
que se hace lecho
para descanso del mar.

Una mujer en estado natural
es un lienzo limpio,
una gasa que sana.
Es pan que alimenta.

Es arena tibia,
Una infinita playa por donde perderse,
Un horizonte que calma.
Es agua dulce.

Una mujer en estado natural
Es permeable, porosa
Se deja inundar.
Acuna.
Fecunda.
Se hace vida,
Da vida.

Es la roca lisa sobre la cual
se luce erguido el faro.
Es una nave encallada,
refugio del mar bravo.

Una mujer en estado natural
rompe desde adentro su piel
para abrirse y ser abrigo,
para ser lucero,
puerto y destino.
- - Imagen: Google
-
--


-
EL OCIO ES UNA VIRTUD - - Imagen: Salih Guller - -
- Absolutamente todo se gesta en la oscuridad, en las profundidades, en silencio, en soledad, en el mas contundente encuentro con uno mismo.-Imagen Google-

RESACA

Algo rueda… soy yo misma entre las sabanas retorcidas de mi cama. Siento que mi cabeza ha tomado dimensiones impensadas, pesa mucho y veo por el rabillo apenas abierto de mi ojo derecho, que está hundida en un mullido almohadón amarillo.
Mi otro ojo se niega a abrirse, por más que lo intento, parece sellado.
Mi mente se siente desafiada y juega una pulseada a mi ojo izquierdo, me concentro… lo logro… ya ambos están abiertos, hago un esfuerzo por mantenerlos así… El almohadón no es amarillo, es el sol que entra por la ventana y le da ese color a través de la cortina que se mueve… se balancea lenta, parece hamacada por una brisa que se me sube encima y me da frio.
Quiero levantarme… mi cuerpo va despertando después que yo, perezoso, resentido.
Me siento en el borde de la cama, me doy cuenta que anoche llegué borracha, creo que se me fue la mano, me digo en voz alta. Mi voz retumba entre los huesos de mi cabeza.
Me paro, me concentro otra vez… despacio, bien agarrada de la pared mas próxima… …

BORRACHERA

Estoy borracha.

Si bien he metido de manera apropiada la llave en la cerradura, y no en cualquier cerradura, sino justamente en la de mi departamento, aun estoy bajo los efectos de vaya uno a saber cuales de todas las cosas consumidas en esta noche.
En mi living, veo que hay objetos que no están en su lugar, que se andan corriendo de un sitio a otro.
Y me rio, estoy sola… me siento liviana, flotando, la sensación se hace agradable si me relajo.
Si, no hay dudas, estoy borracha, ya que en este preciso momento se me están cayendo algunas lágrimas y aun me estoy riendo.
Tengo un nudo espantoso en la garganta que me aprieta fuerte!
Tambaleo al caminar, las piernas se me entrecruzan y aun machacada a fuego, intento mantener cordura.
La foto en que estamos juntos se desdibuja por momentos, desnudos, presos del papel, abrazos de tiempos felices.
Se mueve desde la pared.
El clavo no va a resistir, pienso.
Algo extraño pasa, te salís del cuadro, te estas corriendo. Sacas tu cuerpo del portarretra…

EL LUGAR CIERTO.

-Escuchando a Diana Krall...

Entre el delgado filo de la noche y el día, le vio el rostro iluminado de luna, acariciado por un delgado destello anémico.
Ella escondió su timidez en su pecho, que latía agitado.
El hombre la tomó desde el mentón con su mano aguada y elevó su rostro lentamente hasta que se encontraron las miradas.
El primer rallo de sol anegó sus pupilas negras.
Y allí, entre la delgada línea del encuentro y el desencuentro, entre la luna y el sol de Ipanema, se hallaron en el único lugar cierto, los ojos.-
.
. LA VIDA ES IMPRESIONANTE. ,.. .